Despliega el menú
Aragón

"¿Por dónde voy a Traumatología?"

El Servet ha puesto en marcha el proyecto Guías de Hospital, que gestiona Cruz Roja, y que da información sobre la ubicación de servicios y consultas a los pacientes.

Gloria Lahoz, Lahoucine Aouane, Ana Gómez, J. Antonio Martín y J. Antonio Ibáñez, voluntarios.
"¿Por dónde voy a Traumatología?"
Oliver Duch

Miles de metros cuadrados y un laberinto de despachos y consultas difíciles de ubicar. Por algo lo llaman la Casa Grande de Zaragoza y, por ello, muchos ciudadanos e incluso trabajadores consideran casi una odisea poder llegar a su destino sin perderse por el camino una, dos o hasta tres veces. La dirección general de Derechos y Garantías de los Usuarios ha puesto en marcha el proyecto Guías de Hospital, gestionado por Cruz Roja, cuyos voluntarios orientan o acompañan a los usuarios por el Miguel Servet de Zaragoza.

La iniciativa se puso en marcha a finales del año pasado, pero es ahora cuando ha tomado forma. En estos meses de prueba piloto, la experiencia se ha consolidado hasta el punto de tener que duplicar los voluntarios que forman parte del proyecto. Ahora, 16 personas atienden, de lunes a viernes de 8.30 a 13.30, las peticiones de los pacientes ambulatorios que pasan por el centro sanitario a diario (desde la dirección se calcula que son unas 20.000 personas).

"Las solicitudes son de lo más variadas. Sobre todo requieren nuestra ayuda gente de fuera de Zaragoza y la más mayor", reconoce Gloria Lahoz, una de las voluntarias de este programa, que recuerda que hay muchas peticiones sobre la ubicación de una determinada consulta o la interpretación de un volante. "En una ocasión, hubo un extranjero que apenas sabía español que nos dijo que venía a ver al doctor de la tripa. Tuvimos que interpretar que era Digestivo y acompañarlo", explica.

Los voluntarios reciben unas nociones básicas sobre la organización del hospital, pero después tienen que "aprender por sí mismos". "No vamos a negar que algunas veces te pierdes. Esto es muy grande y hasta los propios trabajadores muchas veces nos piden consejo para saber dónde están algunos lugares", asegura Gloria.

De hecho, José Antonio Ibáñez, otro de los colaboradores del proyecto, todavía recuerda el día en el que se cruzó con un celador que andaba un poco despistado. "Yo le ayudé a encontrar lo que buscaba y yo le pregunté por otro lugar. Hubo un intercambio de información", bromea mientras señala los mapas que Cruz Roja facilita a los usuarios para guiarlos por el hospital.

Extender el programa

Los voluntarios de Cruz Roja están ubicados en el hall del hospital general y en consultas externas, aunque no descartan poder extender su proyecto a otros edificios del centro, como el hospital Infantil. Además, desde la dirección de Derechos y Garantías de los Usuarios se piensa en poder ampliarlo a otros centros de la capital aragonesa, como el Clínico, e incluso a otros más pequeños de la Comunidad aragonesa.

La directora de Derechos y Garantías de los Usuarios, Rosa María Cihuelo, destaca la necesidad de proyectos como estos que lo que tratan es "humanizar" la sanidad. "Ese precisamente es el nuevo modelo de salud", subraya Cihuelo, que hace hincapié en la importancia de que los usuarios sepan que alguien está a tu lado.

Etiquetas
Comentarios