Despliega el menú
Aragón

¿Cuántos alumnos con necesidades educativas especiales tienen beca?

La comunidad aragonesa es una de las que tiene mayor cobertura de las ayudas estatales, con casi un 50% de los matriculados.

Herramientas para los niños con autismo.
Herramientas para los niños con autismo.
HA

Poco más de 400 euros. Esta es la ayuda media que reciben los alumnos con necesidad específica de apoyo educativo en Aragón. En concreto, entre los 3.417 que obtuvieron una beca en el curso 2014-2015. Cada año, el Ministerio de Educación Cultura y Deporte pone en marcha unas becas para ayudar a eso niños o adolescentes que tienen unas características especiales: desde una discapacidad hasta unas altas capacidades, pasando por trastornos de la conducta o TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad).

Según los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en Aragón alrededor del 48% de los alumnos que cumplen estas características obtienen una beca, que les permite costearse un logopeda, una silla de ruedas o un profesor de apoyo, dependiendo de las circunstancias personales de cada menor. Este porcentaje está bastante por encima de la media nacional (29%); pero aún así se encuentra lejos de la cobertura que tienen otras comunidades como Madrid donde se roza el 58%.

En Aragón, en el curso 2014-2015 había un total de casi 4.000 alumnos matriculados con algún tipo de discapacidad, unos 3.100 que tenían alguna necesidad de apoyo educativo (por trastornos del aprendizaje, del lenguaje o retraso madurativo) y casi un centenar estaban considerados como altas capacidades. La gran mayoría de ellos son susceptibles de poder acceder a estas ayudas que solo distribuye el Ministerio, puesto que el Gobierno de Aragón (o cualquier otra comunidad autónoma) no ofrece becas para estas cuestiones. "Si somos puristas, solo deberían acceder a estas ayudas los que tienen una discapacidad, autismo o altas capacidades. Sin embargo, muchos de los que tienen necesidad de apoyo educativo como un TDAH o una dislexia también se incluyen. De hecho, la Lomce ya lo contempla de esta manera", recuerda Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía.

No obstante, no todos aquellos que cumplen los requisitos necesarios llegan a conseguir esta prestación. Para acceder a estas cuantías es necesario presentar diversos informes que acrediten la necesidad especial del menor y además tener unos ingresos inferiores a los marcados por el Ministerio (11.937 en familias de un miembro; 19.444 cuando sean dos; 25.534 si son tres; 30.287 si está formada por cuatro personas y así sucesivamente). Por esta razón, existen notables diferencias entre las distintas comunidades autónomas. Por ejemplo, los alumnos matriculados en estudios obligatorios (Infantil, Primaria, ESO o Educación Espacial) en Aragón reciben de media 445 euros; mientras que los de Andalucía tienen una ayuda de unos 768 euros y los de Galicia llegan hasta los 809. Por el contrario, también existen otras comunidades como Asturias (334 euros) y Ceuta (279) que reciben menos ayuda de media.

Esta situación se repite en las enseñanzas no obligatorias, donde la beca media en Aragón asciende hasta los 307 euros, casi 300 menos que en Andalucía. En esta ocasión, las ayudas para las familias aragonesas son las terceras más bajas del país, solo por delante de Madrid (270 euros) y Ceuta (260). Entre estos estudios se encuentran los que cursan FP Básica, FP Media, FP Superior, Bachillerato y otras titulaciones en las que se pueda matricular este alumnado. No hay que olvidar que el 75% de ellos van a colegios ordinarios donde, si lo necesitan, tienen personal específico para ayudarles.

"En Aragón hay menos empleo sumergido y las rentas son ligeramente superiores a la media, por lo que no es de extrañar que las ayudas que se reciban sean algo más bajas", recuerda Planas. Sin embargo, recalca que estas cuantías son suficientes para hacer frente a los gastos necesarios: "La educación es gratuita, el transporte y comedor suele estar costeado por la comunidad, por lo que el dinero va destinado a la reeducación del menor, es decir, la contratación de un logopeda, un psicólogo...". Asimismo, recuerda que las situaciones en las que estas cuantías no son suficientes son muy excepecionales: "Hay casos en los que existe una discapacidad grave, pero no es la norma". 

Planas sí que considera que la burocracia existente para solicitar la ayuda es excesivamente compleja. "Hay que tener en cuenta que no todos los padres pueden o saben hacer los trámites por internet. Además, las trabajadoras sociales de los colegios no suelen contar con toda la información por parte del Ministerio de manera inmediata", explica. Al mismo tiempo, lamenta que año tras año se deban entregar los mismos documentos. "Hay situaciones que no cambian. Por ejemplo, el Gobierno de Aragón solo revisa la discapacidad cada tres años. ¿Por qué hay que pedir el documento todos los años si ya se sabe que no ha habido variación?", se pregunta.

Más ayudas, menos cuantía

Según los datos del Ministerio de Educación, cada año hay más becas para alumnos con necesidades educativas especiales en Aragón. Prueba de ello es que mientras que en el curso 2006-2007 había un millar de ayudas para todos los menores, esta cifra ha ido creciendo de manera paulatina hasta los 3.417 que se registraron en el 2014-2015. De hecho, solo en los últimos cinco años, ha aumentado más de un 85% pasando de 1.844 (curso 2009-2010) a 3.417.

Por el contrario, la cuantía media que reciben estas familias ha ido desciendo con el paso de los años. Mientras que en el curso 2006-2007 se cobraba una media de 697 euros por beca; en el 2009-2011 este importe ya descendía hasta los 522 y en la actualidad (los últimos datos son del año 2014-2015) se sitúa en 437 euros. Una reducción de casi el 40% en menos de una década. De este modo, al igual que las becas generales, en estos momentos se registra un mayor número de beneficiarios, pero la cuantía que reciben es menor.

“Parece que, al igual que en las becas con carácter general, la cantidad de becas y las cuantías son menores de lo necesario”, recalcan desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de alumnos de la Escuela Pública de Aragón (FAPAR). Por ello, reclaman que se revisen los requisitos y se realice una ampliación de las ayudas para llegar al máximo posible de alumnos.

“Estas ayudas se pueden complementar con las autonómicas relativas a libros, material escolar y comedor”, recuerdan. En este caso, el Gobierno de Aragón ha trabajado en el último año para intentar llegar al máximo de alumnos posibles, modificando el criterio de la renta en el caso del comedor. De este modo, las familias debían tener ingresos inferiores a dos veces el IPREM en vez de una, que es lo que establecía la anterior normativa. Por ello, en este curso académico más de 10.500 niños tienen becas de comedor y un total de 17.174 estudiantes tienen ayudas para adquirir el material escolar.

Etiquetas
Comentarios