Despliega el menú
Aragón

Los menús escolares de unos veinte colegios zaragozanos se cocinan en Málaga

La empresa Serunión cocina en Málaga para los colegios zaragozanos y usa la línea fría. El nuevo concurso de comedores no tiene en cuenta la ubicación de la cocina.

Imagen de archivo de un comedor escolar zaragozano.
Imagen de archivo de un comedor escolar zaragozano.

La comida de unos veinte colegios zaragozanos (los que gestiona la empresa de catering Serunión) recorre más de 800 kilómetros desde la cocina al plato. Serunión tiene una cocina central en Málaga; ahí cocina, envasa los menús escolares mediante el sistema de línea fría y los traslada a Zaragoza. Después se distribuye a los colegios varias veces a la semana.

Serunión gestiona los comedores escolares de unos 20 colegios de la provincia de Zaragoza: en las localidades de Zaragoza, Utebo, Sástago, Pastriz, Mallén, Fuentes de Ebro, Caspe, La Almunia y Ainzón, según datos recopilados por la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad (que se creó en 2014 y agrupa a 52 asociaciones de padres, FAPAR y otras entidades). El actual contrato de comedores escolares está prorrogado y ahora está en marcha el proceso para adjudicar de nuevo el servicio. El pliego de condiciones del nuevo concurso no tiene en cuenta la ubicación de la cocina.

Según explican varios colegios gestionados ahora por Serunión, la multinacional trasladó hace unos años la elaboración de los menús escolares de Zaragoza a Málaga. Allí cocinan los menús y después los trasladan a Zaragoza mediante el sistema de línea fría (conservados en barquetas termoselladas a baja temperatura, sin llegar a congelarse). La empresa distribuye las barquetas de comida a los colegios dos o tres días a la semana (en función de la capacidad de sus neveras). En los centros escolares se calienta en hornos de vapor. El sistema de línea fría se utiliza en casi todos los colegios aragoneses, salvo los que tienen cocina propia. El pan y la fruta son de proveedores locales y siguen otra línea de distribución.

Serunión gestiona comedores escolares, de empresas, hospitales y atención domiciliaria a mayores en toda España. Heraldo.es ha preguntado a la empresa por la organización de los comedores escolares zaragozanos pero no ha recibido información.

"Llevamos más de 15 años con la misma empresa. Antes cocinaban en Utebo y traían la comida caliente al colegio. Las familias se quejan de la línea fría, pero los expertos destacan que es mejor nutricionalmente y sanitariamente. Hay más quejas por la línea fría que por el hecho de que la comida se haga en Málaga", afirma la directora del colegio Parque Goya de Zaragoza, Amparo Terrado.

"Tenemos suerte de que las cocinas de reparto de la empresa están en un polígono en Utebo, cerca del colegio. Si hay que hacer algún cambio o mandar más raciones, lo hacen", apunta la directora del colegio Miguel Artazos de Utebo, Araceli Villaba.

En el colegio Agustina de Aragón de Parque Goya también comían menús de Serunión cocinados en Málaga hasta el año pasado. Este curso han cambiado a una cocina autogestionada. "Estamos muy contentos con el cambio. La calidad es mucho mejor", subraya el director, Juan Castillo.

Pendientes del nuevo concurso de comedores

Mientras, los colegios públicos de la provincia de Zaragoza están pendientes de la resolución del contrato de comedores para los próximos cuatro años. Las empresas que quisieran optar a gestionar estos comedores debían presentar sus ofertas antes del 31 de enero. El 15 de febrero se conocerán las propuestas. No está claro si las nuevas adjudicatarias comenzarán a trabajar este curso o el próximo.

El pliego de condiciones del nuevo concurso incluye algunas novedades, como premiar la apuesta por la calidad. Tendrán más puntos las propuestas que eliminen el panga y los fritos, las que incluyan frutas y verduras de temporada, y las que incluyan alimentos ecológicos. También se tendrán en cuenta las mejoras en las cocinas y el compromiso de eliminar las barquetas de plástico. Sin embargo, no hay ninguna referencia a la ubicación y la proximidad de las cocinas.

"La distancia aumenta los costes medioambientales. La calidad no varía, es la misma que otros menús cocinados y conservados con el sistema de línea fría en Zaragoza. Nosotros pedíamos que se incluyera una cláusula para que la cocina no pudiera estar a más de 50 kilómetros de distancia del límite provincial. En los pliegos andaluces para el servicio de comedor sí se ha incluido la proximidad", señala Pablo Alconchel, portavoz de la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad.

Etiquetas
Comentarios