Despliega el menú
Aragón

Las familias piden que, ante las dudas, el panga se retire de los comedores escolares

Al menos dos empresas de cáterin lo sirven con regularidad en Aragón. Los mayoristas de pescado detectan que su venta es cada vez más minoritaria.

Varios filetes de panga expuestos en una de las pescaderías del Mercado Central.
Los padres retoman la cruzada contra el panga y piden que se retire de los colegios
Aránzazu Navarro

Cientos de escolares aragoneses comieron panga el miércoles en sus colegios. El menú de ese día hubiera pasado desapercibido de no ser por que, unas horas antes, se había emitido un reportaje que mostraba las nocivas prácticas que rodean al proceso de crianza de este pescado en el río Mekong. Ahora, las dudas sobre su consumo asoman de nuevo, sobre todo cuando los comensales son niños.

En Aragón, no está prohibida su inclusión en los menús escolares y nutricionistas y sanitarios insisten en que los controles funcionan: si se vende, es seguro. Al menos dos empresas lo ofrecen con cierta regularidad en varios coles y guarderías. No obstante, la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad ha lanzado una nueva campaña (en la imagen inferior, el cartel que la abandera) exigiendo que deje de servirse en los centros escolares que aún lo reciben. Algunos ya consiguieron hace un par de años que este pescado se retirase de la carta negociando directamente con sus cáterin.

La federación que agrupa a las familias de la escuela pública (Fapar) es clara: "Ante la duda y la alerta que genera, pedimos que no se sirva en ningún comedor". Las familias llaman al principio de precaución, sobre todo teniendo en cuenta que se habla de la alimentación de menores de edad.

No son los únicos que consideran que no está de más apostar por otras variedades. Los nuevos pliegos para que las empresas de cáterin opten a los comedores escolares darán más puntos a las que cumplan ciertos requisitos como desterrar el panga y la perca del Nilo, la tilapia y el fogonero. También a las que utilicen aceite de oliva virgen extra en todos los platos y a las que incluyan verduras, frutas y hortalizas frescas y de temporada. Se valorará, además, un diseño equilibrado de carnes blancas y rojas o que no sirvan frituras, precocinados como las pizzas y barritas de pescado.

Muchas empresas ya cumplen en Aragón muchos de estos requisitos y ofrecen verduras, hortalizas, queso o cereales de proximidad, como es el caso de Comer Bien.

También el uso de recipientes de plástico para conservar y calentar la comida en los colegios que tienen línea fría ha sido motivo de estudio en los últimos meses. La DGA, las empresas de catering, la Universidad de Zaragoza y la Plataforma de comedores escolares públicos de calidad crearon -a petición de las familias- un grupo de trabajo para estudiar la seguridad de estos materiales.

Los estudios descartaron que hubiera migración de partículas de las barquetas a la comida. Aun así, en el nuevo concurso la DGA favorece el uso de acero inoxidable y limita el plástico dando más puntos a las que lo restrinjan en todo el proceso.

Poca venta en las pescaderías

En las pescaderías aragonesas notan que el consumo de panga es cada vez más minoritario. "La gente no lo quiere y los detallistas ni suelen ofrecerlo en sus locales, es más frecuente su venta por las grandes cadenas", explica Félix Escobar, presidente de la Asociación de Mayoristas de Pescado de Mercazaragoza.

Escobar recuerda que comer buen pescado no siempre es un lujo. "Se puede optar por los peces de temporada, que siempre salen más económicos. Los detallistas, además, aconsejan bien al cliente", asegura.

Etiquetas
Comentarios