Despliega el menú
Aragón

El nuevo plan de salud mental en Aragón busca el consenso

El borrador del plan para el periodo 2017-2021 estará abierto durante dos meses a las aportaciones del órgano consultivo y a las externas.

Sebastián Celaya en la reunión del Consejo Asesor de la Salud Mental de Aragón.
Sebastián Celaya en la reunión del Consejo Asesor de la Salud Mental de Aragón.
Raquel Labodía

El Consejo Asesor de Salud Mental se ha reunido este martes en Zaragoza para abordar el borrador del Plan de Salud Mental de Aragón para el periodo 2017-2021, abierto durante dos meses a las aportaciones del órgano consultivo y las externas y en el que se persigue el consenso.

Según ha explicado en declaraciones a los medios previas a la reunión el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, las líneas generales del documento, que pretende ser "consensuado", pasan por atender al paciente con trastorno de salud mental grave, procurar la reinserción social y laboral y evitar la "estigmatización" de este colectivo.

El consejero ha descrito el borrador como un "punto de partida" para la realización de un Plan de Salud Mental en el que a partir de ahora y a lo largo de dos meses pueden tomar parte usuarios y familiares, asociaciones, entidades y profesionales y servicios del ámbito de la salud mental.

El borrador establece una serie de líneas estratégicas que se centran en la atención e intervención con las familias, en la prevención y en una apuesta por la autonomía y desarrollo de las personas con trastornos de salud mental mediante una atención de calidad, integral y comunitaria.

La prioridad, según ha explicado el director general de Asistencia Sanitaria del Gobierno de Aragón, Manuel García Encabo, es hacer frente a algunas insuficiencias del sistema de salud mental mediante el aumento del número de camas para pacientes agudos, el refuerzo de la atención infantil y juvenil y la puesta en marcha de un alojamiento alternativo en pisos o residencias.

Además, ha recalcado la idoneidad de trabajar en colaboración con la Atención Primaria, por lo que el plan recoge proyectos concretos para aumentar la capacitación de sus profesionales en este ámbito.

Otro de los puntos clave es fijar un sistema de información clínica para facilitar la toma de decisiones de los profesionales. Entre las iniciativas que se van a llevar a cabo en este sentido, el director general ha citado la historia clínica electrónica en salud mental, una red para evaluar objetivamente los procesos de rehabilitación y un registro de pacientes con transtornos de salud mental graves.

Según datos facilitados por el Departamento de Sanidad aragonés, en Aragón se atiende en el servicio de Atención Primaria a unos 68.000 pacientes al año por trastornos de salud mental, siendo los diagnósticos más frecuentes los de ansiedad y depresión.

En cuanto al proyecto de ampliación de camas para los pacientes con transtornos agudos en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, una de las mayores reivindicaciones de los pacientes y de sus familias, el consejero ha señalado que se encuentra en fase de redacción por parte del arquitecto y que se espera que las obras comiencen en el plazo de dos o tres meses.

Etiquetas
Comentarios