Despliega el menú
Aragón

Los 9 tramos de carretera más peligrosos de Aragón

Son 171,7 kilómetros que en tres años acumulan 59 accidentes con 14 fallecidos y 60 heridos graves.

Accidente en la N-232 a la altura de El Burgo, uno de los tramos negros
Accidente en la N-232 a la altura de El Burgo, uno de los tramos negros
Diputación de Zaragoza

Hay tramos de carreteras que imprimen un respeto especial entre los conductores. Lo hacen porque es conocida su alta siniestralidad, esto es, el gran número de accidentes, muertes y lesiones que se producen a lo largo de un puñado de kilómetros. Un estudio del Real Automóvil Club de España (RACE) localiza los puntos más peligrosos de la red de carreteras del Estado, entre los que aparecen nueve aragoneses. La Comunidad es la tercera con mayor porcentaje de vías de riesgo elevado (18,84%), solo por detrás de Cantabria (20,87%).


El trazado aragonés más peligroso según el baremo empleado (número de accidentes, heridos, muertos y volumen de tráfico) se encuentra en la provincia de Huesca, concretamente en los 19,6 kilómetros de la N-240 que separan el cruce con la N-330 en Jaca del nudo con la A-132 en Bailó. En el período de estudio, este recorrido por el que apenas circulan 2.471 vehículos de forma diaria aglutina cinco accidentes con hasta siete heridos de carácter grave. Por fortuna, y pese a tener el índice de riesgo más alto de la Comunidad (94,3), no debe lamentarse la pérdida de vidas humanas.




El segundo tramo con un índice más elevado (85,7) también se encuentra en el Alto Aragón. Se trata de poco más de 20 kilómetros de la N-230 que transcurren entre el desvío al municipio leridano de Tremp y la localidad ribagorzana de Sopeira. Una carretera en la que resulta complicado completar adelantamientos, con un tránsito diario medio de 3.133 automóviles y en la que ha habido seis accidentes con ocho heridos graves.


La N-232, pese al incesante goteo de accidentes, no es la más peligrosa según los estándares empleados por RACE para su informe, ya que el paso diario de vehículos a motor es muy elevado: 5.793, muchos de ellos pesados. Sí es la más mortal. En el trienio de estudio, ocho percances se han cobrado seis vidas y han dejado otros tantos heridos de gravedad en apenas 15,3 kilómetros entre Quinto y Fuentes de Ebro, lo que arroja una ‘nota’ de 82,4.


Los 16,5 kilómetros de la N-240 entre Monzón hasta el cruce con la N-123 (a la altura de Barbastro) emergen como cuarto recorrido más peligroso, con un índice de peligrosidad de 75,7 y hasta siete accidentes entre 2013 y 2015. En ellos hubo tres fallecidos y cinco heridos graves. Por esta vía circulan 5.121 vehículos diariamente.


Por detrás se encuentra la N-330, cuyo trazado entre el principio de la variante este de Sabiñánigo y el principio de la variante de Jaca, tan solo 18,8 kilómetros, arroja un índice de 73,6. En el citado trienio se registraron cinco percances con otros tantos heridos graves.Calatayud, Sopeira, Bujaraloz...

Otras calzadas aragonesas que resultan comprometidas para conductores y pasajeros son la N-330 entre Jaca y Villanúa (un fallecido y dos heridos), la N-234 desde Calatayud hasta Cervera (dos heridos graves), la N-230 desde el acceso a Sopeira hasta el principio del municipio leridano de Pont de Suert (3 siniestros con 4 heridos graves) y los 40 kilómetros de la N-2 entre Bujaraloz y Fraga (20 accidentes, 4 fallecidos y 21 heridos graves).Motos y camiones

Los vehículos pesados están presentes en el 22% de los accidentes mortales y graves, según recoge el informe. El 13,5% de los accidentes mortales y graves donde hay implicados vehículos pesados se produce en 20 ramales, frente al 9,7% de los resultados globales.


Al igual que en motocicletas, aunque en menor medida, este dato refleja que la lesividad de los vehículos pesados está más concentrada en puntos concretos. Uno de los tramos con mayor proporción de accidentes mortales y graves con vehículos pesados de la Red de Carreteras del Estado es la N-232 en Zaragoza, entre los kilómetros 269 y 296,8, donde se han producido tres accidentes mortales y siete graves.


Por su parte, la lesividad de los motoristas está concentrada en 20 espacios concretos de la red de Carreteras del Estado, 493 kilómetros en los que se producen el 22% de los accidentes graves y mortales de motoristas. Ninguno de ellos transita por Aragón.

Etiquetas
Comentarios