Despliega el menú
Aragón

Gastronomía

Los precios de la comida siguen sin dar un respiro en Nochevieja

Los mercados esperan que este viernes y sábado repunten las compras después de una semana tranquila.

Imagen de archivo de una pescadería.
Imagen de archivo de un comercio.
ARáNZAZU NAVARRO

Este viernes, los mercados aragoneses estarán a pleno rendimiento. Al menos, esta es la expectativa que tienen la gran mayoría de los puestos. “Esta semana ha sido bastante tranquila, así que esperamos que la mayor parte de las compras que se realizan para Nochevieja y Año Nuevo se lleven a cabo entre el viernes y el sábado”, especifica Jorge Labrador, pescadero del mercado de Valdespartera. Según señala, esta es una tendencia habitual, ya que la mayoría de las familias esperan al último momento para realizar las compras de los productos frescos como el pescado y el marisco.

“Este viernes será el día de más afluencia y el sábado adquirirán los últimos detalles, especialmente aquello que no han tenido tiempo o que no encontraron el día anterior”, puntualiza Miguel Cañete, pescadero con puesto en los mercados de San Miguel y San Vicente de Paúl. Por su parte, desde la carnicería MAG destacan que estos días son más de mostrador, mientras que en Nochebuena eran de encargos. 

Aquellos que acudan estos días a comprar, encontrarán el pescado y el marisco más caro que de costumbre. “Suele depender un poco de cada año, pero generalmente no hay una subida tan importante como la que estamos viviendo estos días”, detalla Labrador. Una situación que atribuye al temporal y a un mayor interés del público por los mariscos vivos: “Por ejemplo, la nécora ha pasado de venderse por 42 euros la semana pasada a que este viernes yo la tenga que comprar por 50”. La misma situación viven en otros mercados de la ciudad. “El kilo de percebe está 20 euros más caro que la semana pasada, en Nochebuena costaba 78 euros y ahora, 98”, detalla Cañete.

Desde su punto de vista, el problema ha sido que en cinco días, los barcos no han tenido tiempo suficiente para volver totalmente cargados por lo que hay una menor cantidad de productos. Así, el precio de la merluza también ha subido alrededor de cinco euros el kilo. “La de arrastre estaba a 9,98 y ahora son 14,98 y la de pincho ha pasado de 12,98 a 16,98 aproximadamente”, sostiene Cañete. Este descenso del producto también se une a una reducción de familias que deciden cocinar en casa: “Estos días se vende una cuarta parte que en Navidad. Se nota que cada vez hay más gente que decide comer fuera”.

Por el contrario, los productos cárnicos mantienen unos precios similares a los de la semana pasada. "Generalmente, el importe empieza a variar en octubre, debido al Pilar, y ya se mantiene más o menos estable hasta después de enero", detalla Víctor Salvo, carnicero del mercado Gran Vía. Pone como ejemplo el precio de la paletilla, que ronda los 14,5 euros; o el del ternasco de Denominación de Origen, que cuesta unos 12,95 euros. "No ha habido casi cambios desde la semana pasada a esta", sostiene. 

Una situación similar se vive en Carnicerías MAG: "El cordero subió a principios de enero, pero ahora se ha mantenido estable". Lo mismo ocurre con otros productos como el solomillo de ternera "que varía entre los 35 y los 40 euros el kilo" o el chuletón, a casi 12 euros. 

El precio de la uva se mantiene

La gran estrella de la Nochevieja es la uva. En este caso, al igual que en el sector cárnico, los precios se mantienen estables, a pesar de que las lluvias de las últimas semanas han provocado que la producción se reduzca alrededor de un 30%.

"Las pérdidas en el campo han sido considerables pero todavía sigue habiendo suficiente producto para esta Navidad, por lo que el precio no se ha modificado en Zaragoza", puntualiza Javier Monge, mayorista de fruta de Mercazaragoza. El importe de este producto varía desde los 2,75 o 3 euros de la uva de aledo hasta los cinco euros de la de sin pepitas. 

Una navidad, dentro de la media

Desde los diversos puestos del mercado, la gran mayoría coinciden en que la compra navideña de este año ha sido similar a la de 2015. “Las ventas han sido muy parecidas, no hemos percibido un repunte especial ni tampoco un descenso”, detalla Cañete. Asimismo, destaca que la mayor diferencia con el año pasado ha sido en la organización: “Sí que se ha notado que, por los días de la semana que ha habido fiesta, las compras se han repartido un poco más que otros años, aunque el mayor volumen siempre se produce en los días previos”.

Por su parte, Labrador destaca que sí que ha notado un incremento de las ventas “aunque todavía no han terminado las fiestas y todo puede cambiar”. No obstante, puntualiza que el sentir general del mercado en el que se encuentra no es tan positivo: “Aseguran que este año ha sido algo peor que el anterior”. Esta sensación también la tienen en Carnicerías MAG. "Ha sido un año bastante normal, e incluso, me atrevería a decir que un poco más bajo que otros años", sostienen. 

Lo que sí que se ha percibido este año es un mayor interés por evitar la cocina: "Desde hace cinco años ofrecemos la posibilidad de comprar la paletilla o el cochinillo asado, con patatas incluidas, y cada vez hay más interesados. Esta semana hemos estado con el horno sin parar".

Etiquetas
Comentarios