Despliega el menú
Aragón

"Los juguetes no sexistas facilitan el desarrollo de los más pequeños"

Lluvia Bustos, educadora infantil, explica la importancia de elegir un juguete adecuado sobre todo a edades tempranas.

Lluvia Bustos, educadora infantil especializada en Inteligencia Emocional en Zaragoza.
Lluvia Bustos, educadora infantil especializada en Inteligencia Emocional en Zaragoza.
C. Ivars

La elección de un juguete no es ningún juego. Es más, podría determinar el desarrollo de las capacidades de los más pequeños como explica Lluvia Bustos, educadora infantil especializada en Inteligencia Emocional en Zaragoza, que desarrolla su actividad en la guardería ‘Arqueritos’ del barrio de Arcosur. A raíz de una experiencia personal con su sobrina de 6 años decidió investigar sobre los juguetes sexistas.

“Siempre hemos tratado de darle juguetes muy diversos, sin embargo, culturalmente recibía el mensaje de que todo lo que quería era rosa. Un día nos dijo que no quería jugar a rugby porque era 'de chicos'. Entonces me pregunté: ¿cómo ha llegado a su mente con tan solo tres años?”, explica.

En ese momento comenzó a documentarse sobre la distribución de estos productos en establecimientos comerciales y sobre los anuncios publicitarios. Para la educadora infantil, esta división entre 'juguetes para niñas y para niños' es un error: “De los 0 a los 6 años los más pequeños determinan cómo van a ser sus relaciones. Todo lo que aprendemos en este periodo se reproduce durante el resto de nuestra vida”, asevera.

En esta etapa se afianzan también los roles y las reglas sociales. “Se decide lo que puedo hacer y lo que no, y si el mensaje que me llega es que como chica no juegue a fútbol porque me van a hacer daño, o que no puedo jugar a las muñecas porque soy un chico… ahí hay una labor muy importante por parte de los padres”, afirma la experta.

En su opinión, se trata de un problema que se reproduce en distintos ámbitos y en todas las etapas educativas. Lo vemos, sin ir más lejos, en nuestra manera de interactuar con los más pequeños, que “en el caso de las niñas es más lingüística y cariñosa mientras que con ellos se realiza de manera más enérgica”, hasta la adolescencia, en la que “las expectativas de éxito varían mucho si eres un hombre o una mujer”.

También se evidencia esta distinción en los anuncios, la publicidad y los catálogos de juguetes. “En el caso de las niñas recibimos mensajes contradictorios. Nos piden que seamos independientes y capaces, pero también que cuidemos a los demás con amor y dedicación y que no dejemos de lado nuestra imagen”, argumenta. Al otro lado, en los apartados de 'juegos para niños' encontramos muñecos de acción, coches, armas y "el mensaje de que pueden con todo".

También ocurre lo mismo en cuanto al “reparto” de las profesiones entre los juegos, ya que “todavía existen ciertos perfiles profesionales que nos parece que encajan más en niños como el de mecánico o bombero”.

Pero, ¿cuáles son los juguetes no sexistas? Según Bustos, hay que tratar de seleccionar juegos que puedan ser indistintamente para chicos y chicas, que sean creativos y les hagan pensar, y sobre todo que estimulen su curiosidad. “La vida de un niño es investigación, son científicos en potencia”, añade. También hay que procurar que eliminen etiquetas sociales y, preferiblemente, que sean cooperativos y fomenten la participación y el trabajo en equipo.

Sobre todo, la importancia de elegir este tipo de juegos radica en el desarrollo de los más pequeños: “los juguetes no sexistas facilitan un mayor desarrollo de las habilidades y capacidades en edades tempranas que de otra manera estamos limitando o coartando”. Además, añade, “proporcionan un ambiente educativo mucho más rico y variado que ofrece una mayor estimulación en todos los sentidos”.

Precisamente, coincidiendo con el inicio de las vacaciones de Navidad el Ayuntamiento de Zaragoza ponía en marcha la campaña 'Regalo igualdad' de la mano de la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza. ¿El objetivo? Concienciar sobre el uso sexista de determinados juguetes. Con ese cometido se repartían más de 1.300 dípticos por las escuelas infantiles y en la Casa de la Mujer.

No más de cuatro juguetes

Otro de los grandes problemas en estas fechas se centra en el exceso de regalos que reciben los niños por Papá Noel y Reyes. “A menudo, cada miembro de la familia lleva un regalo y se acaban juntando con tantos que no saben ni qué hacer con ellos”, explica Bustos. Para solucionarlo, la experta ofrece una alternativa, la denominada ‘Regla de los cuatro juguetes’.

“Se trata de una norma que indica que cada niño no debe de tener más de cuatro cosas y que estas deberían de ser algo de ropa o complementos que necesite, algo para leer, un juguete que realmente desee –tiene que aprender a elegir solo una cosa- y, finalmente, algo que necesite”.

Etiquetas
Comentarios