Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Acabar con la jornada partida y salir a las seis, ¿es posible cambiar el horario laboral?

CEOE Aragón considera "simplista" asociar de forma general la conciliación con adelantar a las 18.00 el fin de la jornada de trabajo.

Los aragoneses se muestran partidarios de adelantar el fin de la jornada laboral
Los aragoneses se muestran partidarios de adelantar el fin de la jornada laboral.

Los visitantes europeos siempre incluyen, entre una de las cosas que más les sorprende de nuestro país, el hecho de que cualquier día de entre semana siga habiendo vida en la calle hasta bien entrada la noche. España es el país del horario desfasado: el de los supermercados y tiendas de ropa abiertos hasta las 22.00, el de los programas en 'primetime' interminables y el de las veladas en familia que se prolongan en el sofá hasta la madrugada. En comparación con nuestros vecinos europeos, lo hacemos todo tarde. Pero claro, también salimos del trabajo casi dos horas después y somos el único de la zona en el que impera una jornada laboral partida que obliga al trabajador a hacer un parón de casi dos horas para comer.

 

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, anunció este lunes en el Congreso de los Diputados que el Gobierno impulsará el diálogo parlamentario para estudiar tanto un posible cambio de huso horario como la elaboración de un pacto nacional para la racionalización de la jornada laboral. Todo, según dijo, con el propósito de que los españoles puedan salir de trabajar a las 18.00 y disfrutar de una mayor conciliación de la vida familiar con la laboral.

"Nada es imposible", aventuraba este martes José María García, director general de la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE), en una entrevista para Heraldo TV. De todas formas, a continuación matizaba que el ámbito laboral es "muy complejo", que existen sectores de actividad en los que este cambio resultaría difícil de implantar y señalaba que quizás el Gobierno, con su anuncio del lunes, está "generando unas expectativas difíciles de cumplir".

Asociación simplista

Fernando Callizo, presidente de CEOE Aragón, añade que asociar de forma genérica el concepto de conciliación con terminar la jornada laboral a las 18.00 resulta una forma de proceder "muy simplista". Callizo considera que esa fórmula "no tiene en cuenta a gran parte de las empresas ni a sus trabajadores", refiriéndose con esto a industrias con diferentes turnos de trabajo, al transporte de mercancías y viajeros, a los servicios sanitarios, las actividades de ocio, la hostelería, el comercio e incluso, los propios medios de comunicación.

Desde la Confederación señalan, de hecho, que la mayor parte de las empresas terminan optando por aplicar otras medidas de conciliación más realistas. Entre ellas, la flexibilidad de horarios de entrada y salida, las jornadas intensivas o la acumulacion de horas. Según explica, otras se decantan más bien por facilitar los cambios de turno y los permisos, por incentivar el teletrabajo o por la distribución flexible de las vacaciones.

La CEOE se ha pronunciado además estos días para resaltar su convicción de que una buena conciliación puede redundar en una mayor competitividad de las empresas, ya que propicia un mejor clima laboral, una mayor motivación, la reducción del absentismo y más posibilidades de retener el talento. Por eso, insiste en que el cambio de jornada no es la única vía y ha impulsado el programa 'Más iguales, más empresa', un proyecto en el que durante este último año han participado 26 empresas aragonesas y que está orientado implementar distintas medidas de conciliación en función de las características de cada una.

Los principales sindicatos también se pronunciaron sobre el anuncio emitido por Fátima Báñez momentos antes de participar en Zaragoza en una asamblea de delegados sindicales. Los portavoces de CC.OO. y UGT recordaron que la racionalización de la jornada es una demanda del movimiento sindical desde hace muchos años, pero indicaron que la reforma laboral aprobada por el PP ha sido, "precisamente", lo que ha impedido avanzar en esa dirección durante los procesos de negociación colectiva. El secretario general de UGT-Aragón Daniel Alastuey recalcó, además, que a la hora de hablar de conciliación hay temas "mucho más urgentes", como la regularización de los horarios comerciales.

 
 Comercios y hostelería

Al margen de algunos sectores en los que resulta evidente la necesidad de la jornada a turnos (sanitario, emergencias, etc), el comercial y el hostelero son los otros dos que ven más clara la imposibilidad de aplicar esta jornada laboral 'racionalizada'. Aun así, los empresarios de ambos sectores ven muy claro que podrían salir beneficiados.

Por ejemplo, el Mercado Central de Zaragoza. Sus detallistas echan la persiana cada día a las ocho de la tarde tras jornadas maratonianas que arrancan, incluso, antes de las seis de la mañana. Justo al lado, algunas cadenas de supermercados acumulan filas en las cajas hasta casi las 21.30. "Si las oficinas cerrasen antes, habría más gente que llegaría a hacer la compra al mercado y eso nos beneficiaría", exponía este martes José Carlos Gran, presidente de la Asociación de detallistas del Mercado Central. Coincide de todas formas con los sindicatos en la necesidad de reajustar los horarios tanto del pequeño comercio como de las grandes superficies para que todos los trabajadores pudiesen llegar a beneficiarse de esa nueva tesitura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión