Despliega el menú
Aragón

"ETA puede haber acabado, pero olvidan a las víctimas"

El documental ‘Contra la impunidad’ recuerda dos casos de aragoneses afectados. El teniente Miguel Ángel Madariaga denuncia que la Justicia no responde a más de 300 asesinatos de la banda sin resolver.

Miguel Ángel Madariaga, teniente retirado de la Guardia Civil, junto al ordenador en el que vio el documental 'Contra la impunidad'.
Miguel Ángel Madariaga, teniente retirado de la Guardia Civil, junto al ordenador en el que vio el documental 'Contra la impunidad'.
Aránzazu Navarro

Cuando han pasado ya cinco años desde que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia –aunque la banda terrorista no ha entregado las armas–, el documental ‘Contra la impunidad’, estrenado este fin de semana, denuncia el olvido de las víctimas y los más de 300 asesinatos todavía sin resolver. Dos de los personajes que aparecen en este trabajo dirigido por IñakiArteta son los aragoneses Pedro Juan Jesús Boix y Miguel Ángel Madariaga, que hablan de atentados ocurridos en 1979, en los años de plomo.

 

Pedro Juan Jesús Boix denuncia que sufrieron "desamparo" de la sociedad española tras un triple atentado ocurrido el 29 de julio de 1979 entre las estaciones de Chamartín y Atocha, y el aeropuerto de Barajas, donde murió su hermano, el atleta zaragozano Juan Manuel Jesús Boix. "No tuvo repercusión social porque casi todos los días había atentados y mataban guardia civiles y policías", señala el hermano del fallecido, aunque la dimensión de esta acción podría haber sido como la del 11-M de 2004, provocado por los yihadistas. "Fue el azar", indica.

Etarra detenida, pero sin juicio

En el documental, el periodista JuanferCalderín, autor del libro ‘Agujero del sistema, más de 300 asesinatos de ETA sin resolver’, desvela a Pedro Juan que por el atentado de su hermano, en el que murieron siete personas, se llegó a detener a una etarra y en el sumario explicó con detalle cómo ocurrieron los hechos. Pero nadie fue juzgado por ese crimen.

"No hemos sabido nada judicialmente en veinte años, ni del Gobierno ni del Poder Judicial", critica el hermano del fallecido, que era estudiante de Derecho y un gran deportista, campeón de España de 3.000 metros y del mundo en campo a través. "Han tenido que pasar 34 años para enterarme de algo del atentado, sin que se haya celebrado un juicio ni haya procesados", agrega. El triple atentado de Madrid en 1979 fue obra de ETA político militar (que negoció su disolución con el Gobierno), pero la Justicia no se puso en marcha a pesar de la detención practicada.

El otro caso que incluye el documental de Iñaki Arteta es el del oficial aragonés de la Guardia Civil Miguel Ángel Madariaga, que quedó herido muy grave tras ser ametrallado el 3 de febrero de 1979 en el cuartel de Andoain (Guipúzcoa) por cuatro integrantes del comando Adarra. En ese atentado falleció el guardia José Díaz. "Las víctimas fuimos un estorbo en los años de plomo y en los de la negociación", considera Madariaga, quien el pasado viernes vio el documental con este diario en su domicilio.

"Tenemos una Justicia lenta. Conseguí que en el año 2012 fueran procesados cuatro etarras, pero el Juzgado ha archivado mi caso", critica el teniente Madariaga. "A pesar de haberme entrevistado con el etarraKepaPicabea, que era de la vía Nanclares y me confesó que era miembro del comando Adarra, no lo han sentado en un banquillo. Al menos, logré que no saliera libre hasta 2022 y no le dieran el tercer grado", rememora tras 37 años de batalla judicial y policial sin conseguir que se haga justicia.

Madariaga tiene archivadas en su memoria todas las pesquisas que emprendió para que la Guardia Civil, la Fiscalía y el juez Fernando Andreu le ayudaran en el procesamiento de Picabea. Hasta logró abrir la prisión de Zaballa (donde el etarra está preso como arrepentido)a través del juez de Vigilancia Penitenciaria y llegó a entrevistarse con él tras enviarle una carta, pero no ha conseguido nada positivo.

"Picabea me dijo que si me podía dar la mano y le contesté que sí, para que viera cómo me la dejó", detalla el oficial aragonés, quien tiene todavía una bala alojada en la cadera y sufrió secuelas en todo el cuerpo. 

Interpreta que Picabea hizo su papel como un etarra de la vía Nanclares (creada por el Gobierno del PSOE para ganar la batalla a la banda terrorista en las cárceles) y por eso reconoció el asesinato del estanquero Carlos García en Irún, al estar "prescrito". Pero de su atentado solo admitió ser miembro del comando Adarra, que cometió la acción, y argumentó que estaba trabajando en una fábrica de Hernani. "Mi atentado fue un sábado por la tarde y la empresa estaba cerrada", apunta.

"ETA puede haber terminado, pero a las víctimas nos han olvidado. Han quedado más de 300 asesinatos sin resolver", concluye Madariaga. "Se han vulnerado todos mis derechos. ¿Tiene más derechos el terrorista que yo?", se pregunta.Arteta: "Se maltrata a quienes sufrieron atentados" 

Iñaki Arteta, director del documental ‘Contra la impunidad’, estrenó este fin de semana su trabajo después de llevarlo en octubre a la Seminci en Valladolid. Explica que a través de un periodista joven como JuanferCalderín, un canario que trabajó en ‘El Mundo’ en el País Vasco y ahora está en el gabinete de Covite (Colectivo de Víctimas de Terrorismo), ha contado la historia de varias víctimas de ETA muy seleccionadas.

Arteta detalla que eligió a Pedro Juan Jesús Boix porque "el triple atentado de 1979 en las estaciones de Chamartín y Atocha y en al aeropuerto de Barajas era muy espectacular" y además, resulta llamativo que "hubiera unos autores que no juzgaron" y "se escaparon".

"Hay un maltrato de la Justicia a los que sufrieron atentados y debería tratarse mejor a las víctimas", denuncia el director del documental, que realizó un contundente ‘1980’, sobre el año con más víctimas de ETA. "Ahora nos dicen que tenemos que mirar hacia adelante, olvidando el pasado. No se puede pasar página. La sociedad vasca arrastra todavía la enfermedad del terrorismo. Hay que mirar de frente el sufrimiento. Todos somos parte de nuestro pasado", agrega.

Sobre el ejemplo de Miguel Ángel Madariaga, el director precisa que es un caso muy paradigmático porque ha sido el investigador de su propio atentado y es uno de los pocos que ha conseguido hablar con un etarra que participó en él. "Es rizar el rizo, pero no ha conseguido un juicio", lamenta IñakiArteta.

El documental ‘Contra la impunidad’, producido por Telemadrid y TVE, se va a emitir en los cines de varias provincias españolas. "Tenemos claro que vamos a estrenarlo en cines de las tres provincias del País Vasco a lo largo de enero y en Madrid. Pero lo demás depende de lo que consiga la distribuidora", señala el director, quien trabaja con Leize Producción. "En TVE se tiene que emitir entre marzo y abril", señala.

"Menos asesinos que otros"

Arteta considera que "el nacionalismo ha bendecido al terrorismo del País Vasco", lo que ha provocado que "parezcan menos asesinos que otros".

"Hay un olvido muy largo de las víctimas de los años 80 y 90, una descompensación en el trato de los gobiernos y una falta de sensibilidad de la sociedad con ellos", concluye.

Etiquetas
Comentarios