Aragón
Suscríbete

¿Cambiará el IBI en su municipio?

Las capitales de Huesca y Teruel se suman a la medida, mientras otros 45 municipios optan por una bajada de los valores. El incremento medio es del 4% y, en muchos casos, se trasladará a los recibos del IBI.

Acuerdo entre Hacienda y la federación de municipios. El Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias acordaron la semana pasada revisar la aplicación de la regla de gasto en todas las entidades locales. La medida se aplicaría en 2018.
Acuerdo entre Hacienda y la federación de municipios. El Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias acordaron la semana pasada revisar la aplicación de la regla de gasto en todas las entidades locales. La medida se aplicaría en 2018.
Luca Piergiovann/efe

Los habitantes de casi la mitad de los municipios de Aragón van a sufrir en 2017 un aumento catastral que, en la mayoría de los casos, se trasladará automáticamente al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El Gobierno central acaba de autorizar por decreto la petición de 1.895 municipios españoles –314 aragoneses– de actualizar al alza su catastro de forma inmediata. La medida se publicó en el BOE el pasado sábado y permite a esos Ayuntamientos cobrar el IBI con los nuevos valores desde el próximo 1 de enero.

Junto a esas localidades que han solicitado formalmente la subida, ha habido otras 557 en España que también han instado una actualización, pero a la baja. En Aragón, hay 45 municipios en este listado. Aunque la revisión del valor catastral ya es oficial, todos estos ayuntamientos tienen ahora en su mano que afecte o no a sus ciudadanos. Así, los 314 ayuntamientos aragoneses que han revisado su valor catastral al alza tienen capacidad legal para aprobar una bajada del tipo municipal del IBI y así evitar que suba el recibo. En este sentido, el Gobierno central ha remarcado que la revisión catastral de todos estos ayuntamientos ha sido a petición propia, no por iniciativa estatal. Otros 372 municipios aragoneses no modificarán su catastro.

Entre los municipios aragoneses que revisarán al alza destacan las dos capitales de Huesca (multiplicará por 1,03 su coeficiente actual) y Teruel (lo multiplicará por 1,05). El Gobierno municipal de Huesca rechazó incluir en las ordenanzas fiscales una bajada del IBI, lo que de facto va a suponer que sus ciudadanos paguen más por este impuesto el próximo año. La decisión la tomó en solitario el equipo de Gobierno.

En cuanto a Teruel, el Ayuntamiento sí ha planteado una bajada respecto a 2016, pero exclusivamente limitada a las familias numerosas que cumplan determinados criterios de renta.

Las capitales oscense y turolense no son las únicas ciudades aragonesas que van a revisar al alza sus valores catastrales. También han optado por solicitarlo al Ministerio de Hacienda ayuntamientos como los de Calatayud, Fuentes de Ebro, Cariñena, Gallur Mallén, Villanúa, Sallent, Calanda, Calamocha y Mora de Rubielos. En el lado contrario, el de las bajadas, están Ejea, Aínsa-Sobrarbe y Mas de las Matas, entre otros.

La aprobación por decreto de la subida del catastro es una novedad, ya que esa revisión se aprobaba siempre por ley, dentro del proyecto de Presupuestos del Estado. Según justificó el Gobierno central, han decidido tramitarlo como decreto –por lo que no ha habido debate parlamentario– ya que buscan que los ayuntamientos puedan aplicar las subidas desde enero y el presupuesto del Estado aún no estará aprobado.El efecto de la crisis económica

La revisión catastral que van a aplicar este año más de 400 ayuntamientos aragoneses tiene otra singularidad, ya que un 10% aproximadamente lo hacen a la baja. Todos los ayuntamientos que lo revisen y cuya última actualización hubiese sido entre 2005 y 2011, bajarán el valor catastral de sus inmuebles. El motivo es la crisis económica, que ha hecho perder valor a los inmuebles en esos últimos años. En cambio, si la anterior revisión era previa a 2005, entonces toca subida. Fuentes del Gobierno central indicaron que, de media, se estima que la revisión catastral va a suponer un incremento del 4% en el valor que se marca a los inmuebles.

La revisión al alza llega en una situación financiera que ya era muy aceptable para los ayuntamientos aragoneses. La mayoría de ellos tienen previsto en 2017 recibir más ingresos que los recaudados en 2016. De esta manera, los municipios que suban su catastro y no hayan decidido compensarlo con una bajada del IBI tendrán un incremento mayor de sus ingresos, tanto a costa de los impuestos estatales como de los que cobran directamente a sus ciudadanos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión