Aragón
Suscríbete

El nuevo plantón de Podemos al resto de la izquierda demora sine díe los presupuestos

Reitera que el acuerdo de diálogo lo invalidaron los socialistas al facilitar la investidura de Rajoy. PSOE y CHA exigen "responsabilidad" para tratar "propuestas" tras darle el "sillón" a Barba.

Los representantes de CHA_–izda.– y PSOE se dirigen a la reunión a la que también acudió IU.
El nuevo plantón de Podemos al resto de la izquierda demora sine díe los presupuestos
Oliver Duch

Los partidos de la izquierda escenificaron ayer su ruptura en las Cortes, donde Podemos dio un nuevo  plantón a los socios del Gobierno PSOE y CHA. Ante el creciente distanciamiento de la formación morada y su negativa a hablar de los presupuestos, socialistas y nacionalistas optaron por forzar la convocatoria de la mesa a cuatro a la que se comprometieron a sentarse los grupos progresistas en el acuerdo que firmaron el 13 de septiembre para negociar las cuestiones relevantes tras otorgar la presidencia de las Cortes a la podemista Violeta Barba.

Y el resultado fue el esperado: se quedaron en tres y el encuentro se finiquitó en apenas 20 minutos. Constatado el fracaso, la diputada de IU, Patricia Luquin, se limitó a advertir de que "no tiene sentido" volver a sentarse si falta un actor "fundamental" como es Podemos. Pese a ello, PSOE y CHA no dieron por roto el acuerdo y volvieron a apelar a la "responsabilidad" para negociar los presupuestos antes de que lleguen a la Cámara. Tras varios portazos de Podemos, el Ejecutivo de Lambán se comprometió a presentar el borrador antes de Navidad, pero ayer el portavoz socialista, Javier Sada, dijo que "hay margen" y confió en que sea "suficiente" para que Podemos reconsidere su postura.

"No hay límite de tiempo, el límite es garantizar un presupuesto que incremente las partidas para políticas progresistas", y eso pasa por la implicación de Podemos, declaró Sada tras la fallida reunión, aunque matizó que el objetivo es que el documento económico esté "cuanto antes". Desde el Gobierno, insistieron en que la previsión es tenerlo listo antes de fin de año. En todo caso, PSOE y CHA recordaron que las cuentas están condicionadas por  la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Según el portavoz socialista, Podemos declinó asistir a la cita de ayer sin aportar "ninguna razón", y volvió a pedir "responsabilidad" a sus socios de investidura, "ya no con los grupos firmantes (del acuerdo de septiembre) sino con los ciudadanos".

"¿Es tan difícil pedir que se cumpla lo que se firma?", se preguntó en alusión a la ruptura unilateral de la formación morada, que hasta ayer no se había visibilizado. Javier Sada les acusó de "engañar a la ciudadanía" y de "pensar más en el protagonismo propio que en los aragoneses".

También su homólogo de CHA, Gregorio Briz, fue muy duro con los de Pablo Echenique. Cree que están cometiendo "un error importantísimo". "Juegan al partidismo y a estrategias a veces no confesables que tiene más que ver con Madrid", recriminó, al tiempo que lamentó que rechacen la posibilidad de marcar sus prioridades presupuestarias. Aunque confió en que Podemos "vuelva a pensarlo", si finalmente las cuentas se elaboran sin su colaboración, avisó, "solo podrán enmendar un 0,5% y no decidirán el proyecto ni las políticas". Además, Briz se preguntó "de quién sería la culpa" si hay que recurrir a la prórroga. "Traer los presupuestos depende de Madrid", dijo, pero no pueden ir a las Cortes "sin garantías".

El pacto de la presidencia

"No entendemos esta falta de responsabilidad y ética", afirmó, y advirtió de que si se rompe este acuerdo, "se rompen todos", en referencia al pacto que alcanzó la izquierda solo unos días antes para hacer presidenta de las Cortes a la podemista Violeta Barba tras la renuncia de Antonio Cosculluela. CHA ha insinuado que debería irse si su partido no cumple, pero ayer Briz fue prudente: "Si decimos que hay que dar otra oportunidad, es pronto para hablar de eso". Pero insistió en que hay que hablar "de propuestas, no de sillones": "Los votos que se desprecian para una cosa no se pueden apreciar para otra".

Por su parte, Patricia Luquin dejó claro que para IU, un encuentro a tres bandas "no tiene sentido", por lo que descartó volver a reunirse si no está Podemos. Recordó que "hay muchos temas a los que hay que dar salida", como las reivindicaciones que se llevarán a la comisión bilateral Aragón-Estado o leyes como la de la renta básica.

PSOE, CHA e IU evidenciaron la soledad de Podemos al resaltar que en el Ayuntamiento de Zaragoza, el Gobierno de ZEC –coalición integrada, entre otros, por IU y Podemos– sí está negociando los presupuestos.

Mientras, la portavoz podemista en las Cortes, Maru Díaz, tachó la cita de ayer de "teatrillo del Gobierno" que solo buscaba "la foto". Y reiteró que el pacto de septiembre está "invalidado" por las modificaciones del presupuesto de este año y por la abstención del PSOE para que Rajoy siga gobernando. "Para abstenerse no llamó para reunir a la mesa progresista", reprochó a Lambán, con el que dijo que ya no comparten "un proyecto progresista". "No somos aliados políticos, somos oposición", insistió antes de volver a reclamar al Ejecutivo que envíe ya el presupuesto al Parlamento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión