Despliega el menú
Aragón

El Fogasa se desatasca y ya resuelve los expedientes en 3 meses

El servicio estuvo bloqueado en 2014 debido a la carga de trabajo y la falta de personal y presupuesto.

Protesta de los trabajadores del Fogasa en Zaragoza en 2011 por la falta de personal
Protesta de los trabajadores del Fogasa en Zaragoza en 2011 por la falta de personal
J. M. MARCO

El servicio del Fogasa en Aragón estuvo casi paralizado hace dos años, sobre todo en la provincia de Zaragoza. Entonces, apenas un puñado de expedientes se resolvía cada mes y las indemnizaciones pendientes no tenían fecha de pago. En mayo de 2014 se resolvieron 13 expedientes en toda la Comunidad pese a existir casi 4.000.

Las cifras actuales distan y mucho, con apenas 18 expedientes abiertos en 11 empresas, según los datos facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. "Y los pagos se hacen en tres meses, cuatro como mucho", apunta Manuel Pina, secretario de acción sindical de CC. OO. en Aragón.

El Fogasa (Fondo de garantía salarial) se encarga de compensar las nóminas pendientes de los empleados de aquellas empresas que se han declarado insolventes. Como consecuencia de la caída de la actividad económica y de la quiebra de sociedades se generó una avalancha de expedientes "inasumibles tal y como estaba estructurado el servicio".

Además, añade el portavoz del sindicato, "se externalizó el servicio a una empresa que no logró avanzar las gestiones, se generaron dos bolsas y se siguieron acumulando los documentos".

A lo anterior, apunta Pina, se añadió otro problema: "Había pagos reconocidos pero no la capacidad de acometerlos. La partida consignada era insuficiente". Los retrasos en la provincia de Zaragoza oscilaban entre los ocho meses y el año.

La situación comenzó a desbloquearse "con el apoyo puntual de funcionarios de otros servicios que dedicaron horas extra a agilizar los trámites". De forma paralela "se destinó una partida presupuestaria mayor", explica Pina, quien indica que el servicio ya está "normalizado"."Cobré en dos meses"

La empresa de marketing para la que trabajaba Ignacio, un zaragozano de 28 años, echó el cierre en 2013. Lo hizo, según la justicia, por causas objetivas, por lo que parte de la indeminzación (un 60%) correspondía al Fogasa.

El gran problema es el tiempo que debía esperar hasta cobrar. "El 28 de enero (de 2014) se registró mi caso y me confirmaron que tenía derecho a 600 euros por parte del Fogasa, pero me dieron un plazo de cobro de entre ocho y nueve meses... si no había ningún problema por el camino", recuerda.

"Si bien al principio los plazos parecían dilatarse, pasó muy poco tiempo, apenas dos meses, desde que salió la sentencia en firme hasta que se me pagó", resume este joven.No se personó en cientos de juicios

Una consecuencia directa de la falta de profesionales se plasmó en el alto absentismo del Fogasa en sus propios juicios. A lo largo del año auditado (2013), el organismo se presentó en 1.688 de las 2.826 vistas que tuvieron lugar en Aragón. Es decir, no se personó en cuatro de cada diez. Las ausencias fueron especialmente numerosas en la provincia de Zaragoza, donde no hubo letrados de la entidad en más de un millar de casos.

Etiquetas
Comentarios