Despliega el menú
Aragón

El envejecimiento impulsa los ingresos por bronquitis, neumonía e insuficiencia cardíaca

La edad media de estas afecciones ha crecido entre dos y cinco años en el último lustro.

El Hospital Miguel Servet de Zaragoza
El Hospital Miguel Servet de Zaragoza
Heraldo

El número de personas que sufren bronquitis, neumonía o insuficiencia cardíaca en Aragón no deja de crecer. Según la encuesta de morbilidad hospitalaria que publica de manera anual el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 hubo 4.862 ingresos por insuficiencia cardíaca en los hospitales de Aragón, un 12,2% más que dos años antes. Una situación similar se repite con las neumonías, que aumentan un 35% hasta alcanzar los 4.095 casos, y las bronquitis, con un 27% más que en 2013 y un total de 1.956 altas.

“Las patologías que más se incrementan son aquellas que están relacionadas con la geriatría, ya que la pirámide de población se está invirtiendo hasta que finalmente llegue a ser un cilindro”, señala Evangelino Navarro, presidente de Sanidad de CSIF Aragón. Una opinión que comparte Juan Urdaniz, representante de Sanidad de CC. OO. Aragón: "Buena parte de los ingresos corresponden a personas mayores que tienen varias patologías a la vez, muchas de ellas relacionadas con el aparato respiratorio y el cardiaco". 

En la actualidad, según los datos del INE, la esperanza de vida de los aragoneses ronda los 83 años y se espera que en los próximos años, el porcentaje de personas mayores de 70 y 80 años siga en aumento. De hecho, la última proyección de población reveló que en 2031 habrá un 21% más de personas mayores de 70 años, una cifra que seguirá creciendo según avanza la edad. Prueba de ello es que habrá casi un 40% más de mayores de 90 años. Por el contrario, el cómputo de la población general descenderá un 5%. Todo esto ha provocado que en los últimos cinco años, los enfermos crónicos hayan aumentado un 20%. El propio departamento de Sanidad atribuyó buena parte de estas dolencias al envejecimiento de la población.

Siguiendo este razonamiento, no es de extrañar que en este lustro la edad media de las altas hospitalarias haya aumentado en más de dos años, pasando de 55,1 a 57,3. De hecho, las enfermedades que tienen una edad media más elevada son las del sistema circulatorio, con 73 años de media, una cifra que también ha crecido desde los 71,5 registrados en 2010. Una situación similar es la que han vivido las enfermedades derivadas del aparato respiratorio, cuyos pacientes han pasado de tener 57,5 años de media a los 62 actuales. Estas edades tan elevadas también son comunes entre los que sufren alguna enfermedad hematológica (62 años) o neoplásias (64 años).

Este envejecimiento de la población tiene sus efectos en el número de altas por cada 100.000 personas que se producen al año, la denominada tasa de morbilidad. Esta tasa lleva varios años creciendo hasta que en la actualidad se ha situado en los 11.606 por cada 100.000 habitantes, la más alta de España. Por detrás se encuentran las Islas Baleares (11.475) y el País Vasco (11.385). La media nacional es de 10.228 altas por cada 100.000 habitantes. “Hay que modificar la forma de gestionar los recursos sanitarios para intentar mejorar las atenciones en los hospitales, ya que en la actualidad las políticas sanitarias no se corresponden con las necesidades reales de la población”, señala Navarro.

Una de sus propuestas se centra en la necesidad de crear más centros geriátricos públicos: “En la actualidad la oferta es muy escasa y, por lo tanto, las personas mayores tienen que ser atendidas en hospitales generales del Sistema Nacional de Salud”. “Si, por el contrario, se pusieran en marcha centros geriátricos, los mayores estarían mejor atendidos, con personal especializado en sus patologías”, especifica.

Del mismo modo, considera primordial que las residencias rurales públicas adecúen un espacio para este tipo de enfermos y funcionen como centros geriátricos o que se concierten plazas en las privadas. “Así, estas personas no se tendrían que desplazar hasta Zaragoza y los médicos podrían estar en contacto telemático con los especialistas de los centros hospitalarios”, ejemplifica. Desde su punto de vista, con estas medidas se lograría que las urgencias no se saturaran tanto, mejorara la calidad de vida de las personas con edad más avanzada y supondría un ahorro de recursos públicos, ya que estarían mejor distribuidos.

Aumenta a casi una semana la estancia media

Según los datos del INE, en 2015 se registraron 153.369 altas en los hospitales aragoneses, que implicaron 1.068.0034 días de estancia en total. Esto se produce porque la estancia media volvió a crecer, situándose cerca de la semana, en concreto, se encuentra en 6,96 días. Una cifra que, aunque es superior a la de 2014, todavía está alejada de los 8 días que había en 2003. Esta estancia es más elevada en los casos de trastornos mentales, donde es de 38,43 días de media (aunque en determinadas patologías se llegan a superar los 60). También son altas en algunas neoplasias negativas, como la del estómago (con 15 días de media) o las infecciones meningocócicas (16).

El porcentaje de pacientes que se decantan por la sanidad pública y la privada se mantiene sin cambios, a pesar de los recortes sufridos en los espacios públicos y el aumento de aragoneses que han contratado un seguro privado. Durante todos estos años, alrededor del 83% de los pacientes eran dados de alta en centros públicos, mientras que un 17% lo hacían en privados. Este informe también pone en relieve que la estancia en los hospitales públicos suele ser ligeramente más elevada: un 87% frente a un 13%.

Etiquetas
Comentarios