Despliega el menú
Aragón

El Cuarte III avanza al ralentí, pero la DGA asegura que cumplirá los plazos

La constructora que ganó el concurso y ya hizo la fase de Infantil explica que está "en conversaciones" con la DGA.

En las últimas semanas apenas hay movimiento donde debe levantarse el nuevo aulario.
En las últimas semanas apenas hay movimiento donde debe levantarse el nuevo aulario.
Guillermo Mestre

Hace al menos dos semanas que no se ve movimiento en las obras para levantar el aulario de Primaria del colegio público Cuarte III. Las familias y los vecinos no ven a los obreros trabajar, a pesar de que el tiempo corre en contra (este aulario tendría que estar listo en diez meses) y de que los plazos sobre el papel eran ya muy justos sin contar con ningún imprevisto. Este parón mantiene en vilo a la comunidad escolar del centro, en el que actualmente estudian unos 160 niños de entre 3 y 7 años.

Sin embargo, Educación insiste en que la obra sigue su curso y garantiza que los niños de Primaria estrenarán edificio en septiembre de 2017. "Ahora se ha ido una de las contratas y por eso ha podido verse menos movimiento o que han desaparecido algunas casetas, pero sigue todo como se prometió", aseguran.

El departamento de Educación del Gobierno de Aragón adjudicó los trabajos de este colegio a Sacyr Constructora S.A. por 5,3 millones de euros. Fuentes oficiales de esta empresa explicaron ayer a HERALDO que "están en conversaciones con la DGA para proyectar la segunda fase", a lo que atribuirían la falta de actividad.

Según los pliegos, las dos fases (Infantil y Primaria) se debían construir una detrás de la otra. La zona de Infantil (9 aulas) se entregó en septiembre, y los niños pudieron asistir a clase con normalidad, aunque hubo que rematar algunos detalles en las primeras jornadas.

Lo que las familias esperaban era que, acto seguido, se agilizaran al máximo los trabajos para levantar las 18 aulas de Primaria que están pendientes para poder llegar a tiempo al inicio del próximo curso. La urgencia se debe a que los plazos eran tan ajustados que en los pliegos se especificaba que la obra finalizaría en octubre de 2017 (las clases arrancan un mes antes) pero Educación siempre mantuvo que llegarían a tiempo. Ahora, de nuevo, llaman a la calma y explican que estas obras son complejas y no siempre avanzan de la misma forma y que el hecho de que no haya obreros no quiere decir que no se esté trabajando.

Este colegio ha estado en el centro de la polémica política, ya que el anterior Gobierno del PP no llegó a incluirlo en presupuestos, aunque sí que autorizó que se levantase otro concertado en la zona; y fue uno de los primeros proyectos en relanzarse por el actual Ejecutivo que, a su vez, mantiene un conflicto judicial con el centro concertado.¿Habrá cocina propia?

En diciembre, la Ampa y el centro se reunirán con el secretario general técnico del Departamento de Educación, Felipe Faci. En el encuentro, que Educación califica como "uno más de los ya mantenidos", abordarán los plazos de la reforma y el futuro, y también los problemas que parecen haber surgido para dotar a este centro de cocina propia.

Educación se comprometió a que todos los nuevos centros tengan cocina, pero como no se había incluido como tal en este proyecto, y para no demorar más el arranque de la zona de Infantil, se decidió funcionar este año con línea fría y pasar a la cocina propia el próximo curso.

Etiquetas
Comentarios