Despliega el menú
Aragón

La DGA ha cerrado en un año 14 residencias y ha ordenado la clausura de otros dos centros

En los últimos tres meses, ha sancionado también a otra instalación por deficiencias en la atención.

El incendio de la residencia de Santa Fe, en el que murieron nueve personas, se produjo en julio de 2015.
La DGA ha cerrado en un año 14 residencias y ha ordenado la clausura de otros dos centros
Oliver Duch

El Gobierno de Aragón ha abierto expediente a otros tres negocios y residencias de ancianos al detectar diferentes irregularidades en su funcionamiento. En dos ha propuesto su cierre por carecer de la autorización necesaria para ejercer la actividad, mientras que a otra se le ha impuesto una sanción por deficiencia en la atención y mantenimiento de las instalaciones. En poco más de un año, ya son catorce los edificios que han echado la persiana y hay otros dos que podrían clausurarse de forma inmediata.

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales intensificó las inspecciones de los centros de mayores tras el incendio de la residencia de Santa Fe ocurrido en julio de 2015, en el que murieron nueve personas. A raíz de estos controles, realizados hasta el mes de junio, se detectaron anomalías en 45 residencias y, aunque muchas de estas ya han regularizado su situación, 14 han tenido que cerrar por no cumplir la normativa ni corregir las deficiencias. Además, desde el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales se da por hecho que podrían clausurarse de forma inminente otras dos más, ya que sus expedientes llevan ya tiempo abiertos y no se ha revocado la orden de clausura.

Además, la DGA puso en marcha en junio un nuevo plan de inspección que tendrá una vigencia de dos años y que ha sido el primero de estas características aprobado en Aragón. Supervisa, entre otras cuestiones, la información que se da a los usuarios, sus derechos, las tarifas, la existencia de hojas de reclamación o incluso criterios de Salud Pública como el servicio en los comedores colectivos. Además, como novedad, controla todo lo relativo al uso y depósito de medicamentos.

Fruto de estas últimas inspecciones y de este plan, se han abierto expedientes por irregularidades en otros tres negocios más que trabajan con personas mayores. Según explicaron desde la DGA, una de las resoluciones propone el cierre de un centro que se publicita como hotel. Precisamente, el caso llegó al Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales después de que Turismo le denegara el permiso para funcionar como establecimiento turístico. También se ha dictado una resolución y requerimiento de cierre a otro centro en Zaragoza por iniciar su actividad sin la preceptiva autorización de funcionamiento. Los expedientes de cierre implican no solo la posibilidad de que se clausuren los establecimientos, sino también una importante multa económica, que puede superar los 30.000 euros.

"El criterio seguido es ser rigurosos con el cumplimiento de los requisitos que marca el régimen de actuación de estos centros. Trabajar sin autorización traslada a los responsables de estos establecimientos la plena responsabilidad derivada de un incorrecto funcionamiento", lamentó el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez.

Tras numerosas quejas de usuarios, se inspeccionó otra residencia en la provincia de Zaragoza, a la que también se le ha impuesto una sanción aunque, en esta ocasión, por deficiencias en la atención y mantenimiento de las instalaciones(cuestiones, por ejemplo, de limpieza o de seguridad del edificio).

Desde junio, asimismo, se han otorgado 12 nuevas autorizaciones –nueve provisionales y tres definitivas–. Los permisos provisionales se convierten en definitivos por el transcurso del tiempo y la verificación de la continuidad de las condiciones que determinan la primera autorización.

El secretario general técnico confió en que, al finalizar este año, no haya en la comunidad aragonesa ninguna residencia de ancianos que esté funcionando sin autorización (que es una de las sanciones más graves). Hizo hincapié, no obstante, en que en ningún caso las deficiencias de los centros suponen una atención deficiente de los mayores que en ellos residen.

En la actualidad y tras los últimos cierres, hay 225 centros de mayores autorizados en Aragón. En este último año, se han llevado a cabo más de 270 inspecciones, lo que se traduce en una media de casi una por día.

Etiquetas
Comentarios