Aragón

"Fue un acto terrorista, pero no sé de qué signo y quizás nunca se sepa"

Santiago Pérez Legasa, expresidente de la audiencia de Zaragoza.

Oliver Duch
Oliver Duch

Santiago Pérez Legasa, expresidente de la Audiencia de Zaragoza, tiene muy claro que el incendio del Corona fue un acto terrorista cometido al potenciar el aire acondicionado con alguna sustancia como pirogel ("no dije napalm porque ninguno lo dijo o no lo sabían los peritos", afirma), tal y como plasmó en la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Zaragoza. "Fue un acto terrorista, pero no sé de qué signo y quizás nunca se sepa", concluye.

Explica que la sentencia del incendio del hotel Corona de Aragón fue absolutoria contra los demandados porque entendió que había un acontecimiento anómalo y extraño que rompía el nexo causal. El magistrado apunta que con algún acto imprudente como que el churrero se dejara litros de aceite de la churrería, una puerta cerrada por donde pudieran haber escapado alguna víctima o las señales de salida sin colocar no eran causas suficientes del "pavoroso incendio" y sus trágicas consecuencias.

"Aunque existieran esas pequeñas negligencias no se podía achacar el resultado final de setenta y tantos muertos y heridos a semejantes causas de posible pequeña imprudencia porque tiene que haber una proporción entre la imprudencia y el resultado, que aquí no se veía", indicó.

El anuncio de los extintores

Además, Santiago Pérez Legasa cuenta que tiene conocimiento de que en un periódico de la época se publicó un anuncio que decía así: "Mañana se producirá una exhibición de extintores en el hotel Corona de Aragón". "He llegado a la conclusión de que eso es un idioma crítico dedicado a los presuntos terroristas para que se produjera ese atentado", estima el magistrado aragonés.

Etiquetas
Comentarios