Despliega el menú
Aragón

"Me dormí y dejé la churrera con sosa. Fue un incendio provocado"

Juan José Hinojosa, camarero de la cafetería del hotel Corona.

Oliver Duch
Oliver Duch

Apenas tenía 16 años Juan José Hinojosa, que trabajaba de camarero en la cafetería Formigal, del hotel Corona, pero esa mañana nefasta no llegó a hacer los churros. "Me dormí ese día. Mi tío me dijo que ya no hacía falta que me levantara porque estaba quemándose el hotel", explicó Hinojosa, un cordobés criado en Zaragoza que entró a trabajar con 13 años. "Había dejado la churrera con agua y sosa cáustica para limpiarla por la mañana. Y la sosa no era inflamable", desveló a este diario, lo que contradice la versión oficial desde julio de 1979 sobre el origen del fuego en la churrera. "Ningún compañero me sustituyó. Fue un incendio provocado, un atentado. La freidora no pudo provocar el incendio porque yo tenía que limpiarla con piedra pómez, secarla bien y luego echar los quince litros de aceite para volver a hacer churros", agregó Hinojosa.

Asimismo, detalla que había vivido otro incendio en 1978 cuando estaba pelando patatas y lo sacaron los bomberos desmayado de la cafetería, pero ese pudo ser sofocado.

"Me presto a declarar"

"Creo que el incendio se produjo por un tubo en la cafetería que no se encontró", agregó Juan José Hinojosa. "Me presto a declarar ante un juzgado para que descansen en paz mis compañeras que murieron, como Maite, de Santa Isabel, y la mujer de Turismo Zaragoza que se metió embarazada en el ascensor a por su bolso, y todos los que murieron", proclamó. En 1979 no lo llamaron a prestar testimonio porque era un menor de edad. Se emociona al recordar a Maite porque cambió el turno a su hermana.

Etiquetas
Comentarios