Despliega el menú
Aragón

Todas las autonomías se unen para pedir que continúe la selectividad y el distrito único

La propuesta se trasladará el lunes al Ministerio durante la sectorial, en la que se tiene que tomar una decisión final.

Íñigo Méndez de Vigo
Íñigo Méndez de Vigo, nuevo ministro de Educación en sustitución de Wert
Efe

La incertidumbre que viven los alumnos y docentes de 2º de bachillerato acerca de la prueba que se llevará acabo a final de curso para acceder a la universidad está cerca de resolverse. El próximo lunes, tiene lugar la reunión entre el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y todos los consejeros del ramo, en la que tendría que tomarse ya una decisión final sobre este examen que, se llame selectividad o reválida, se precisa para que su nota se tome como referencia para el ingreso en la educación superior.

Aunque en las últimas semanas el Ministerio de Educación ya ha descafeinado sus planes, recogidos en la última ley educativa, la polémica Lomce, y ya ha anunciado que las reválidas (tanto de fin de secundaria como de bachillerato) no tendrían efectos académicos e, incluso, la primera de ellas no se llegaría a poner en marcha en muchos centros, ahora son las comunidades autónomas las que le realizan una petición muy concreta. Y lo hicieron ayer, en la comisión general celebrada en Madrid, a la que asistió el secretario general técnico del Departamento de Educación aragonés, Felipe Faci.

Prórroga hasta lograr un pacto

Durante el encuentro, las autonomías gobernadas por los socialistas, entre ellas, Aragón, volvieron a insistir en su petición de prorrogar la selectividad tal y como se desarrollaba hasta el momento; es decir, que sean las universidades las encargadas del examen y que se mantenga el distrito único, que permite a un alumno de una Comunidad poder solicitar el ingreso en cualquier facultad del resto del país con la nota de este examen.

Según informó ayer el Departamento una vez celebrada la reunión, todas las autonomías, incluidas las que están gobernadas por el Partido Popular, se sumaron a la propuesta y pedirán en bloque al Ministerio que se olvide de la reválida en favor de la tradicional selectividad, la prueba de acceso a la universidad que lleva en vigor cuarenta años en España. Esto, al menos, hasta que se llegue a un pacto educativo, que se va a fomentar en el propio Congreso de los Diputados a través de la constitución de una subcomisión al efecto.

Las autonomías solicitan esta moratoria "ante la situación de urgente necesidad" que se presenta ahora, ya que estos exámenes deben hacerse en junio de 2017, pero los estudiantes de segundo de bachillerato no conocen, ya casi en el mes de diciembre, cómo serán. También los colegios están en vilo, porque no pueden preparar al alumnado para una prueba de final de ciclo que desconocen cómo se desarrollará.

Lo que decía la Lomce

La Lomce estipulaba que la reválida de final de bachillerato sería el examen que se tendría en cuenta para la entrada en la universidad, un proceso que se tendría que llevar a cabo en los propios colegios, no en las facultades de cada comunidad, y su suspenso conllevaría que el alumno no obtuviera el título de bachiller. También se hablaba de controles tipo test y pruebas orales, que ya se han desechado. Las quejas de las autonomías y de la propia comunidad escolar, y la situación de minoría del Gobierno tras la investidura de Mariano Rajoy, provocaron que el Ministerio rebajara sus pretensiones iniciales y ofreciera que esta reválida no contara para nota, solo para ingresar en una titulación universitaria concreta, mientras no se consensuara otra manera de proceder entre todas las fuerzas. Sin embargo, las Comunidades piden ir más allá y mantener lo que hasta ahora había, con la complicidad de las propias universidades.

Precisamente, Méndez de Vigo se reunía la semana pasada con el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Segundo Píriz, y ambos acordaban que los exámenes tras acabar el instituto se parecieran lo más posible a la actual selectividad, incluyendo solo asignaturas de segundo de bachillerato y no recuperando alguna de 1º como Filosofía, tal y como recoge la Lomce y defendía el Ministerio hace solo unos meses. De esta manera, se decida lo que se decida el lunes próximo, se mantendrá una fase general y una específica, que puede servir para subir la nota hasta un 14.

Es de esperar que el problema se desatasque el próximo lunes en la comisión sectorial que se celebrará en Madrid y en la que se someterá a consideración la propuesta que han llevado todas las comunidades juntas.

Etiquetas
Comentarios