Aragón

Fallece el cantador de jota José Iranzo, el Pastor de Andorra

Se convirtió en el gran referente de la jota aragonesa y cantó en varios países europeos y americanos, e incluso en Marruecos ante el rey Hassan II.

El Pastor de Andorra, en una imagen de archivo
El Pastor de Andorra, en una imagen de archivo
Jorge Escudero

El cantador de jota José Iranzo, conocido como el Pastor de Andorra, ha fallecido a los 101 años. Nacido en Andorra el 20 de octubre de 1915, Iranzo ya es historia de la jota aragonesa y Andorra y el mundo del folclore aragonés ya lloran su pérdida.

 

La Capilla Ardiente estará abierta a partir de las 11.00 de este martes en la

Casa de Cultura de Andorra para que todo aquél que lo desee pueda darle el último adiós. El miércoles, a las 11.00, se celebrará su funeral en la Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad de Andorra y posteriormente será trasladado al cementerio de la localidad para su inhumación.

 
 Un talento descubierto en la 'mili'

El Pastor de Andorra, nacido en 1915, perdió a su padre y a dos hermanos en la epidemia de gripe de 1918 y tuvo que trabajar de pastor siendo aún muy niño.  "La soledad no es tan dura. No pasé mucho miedo en el monte -señalaba en una entrevista publicada el año pasado, con motivo de su 100 cumpleaños, en HERALDO- porque, cuando me venía, enganchaba a cantar y ya está".

Más miedo tuvo en la guerra civil donde, afortunadamente, no pegó "ni un solo tiro, ni siquiera al aire. Pero lo pasé fatal, todos los días moría uno u otro". Al poco de terminar la guerra, en septiembre de 1939, contrajo matrimonio con su esposa, Pascuala Balaguer, que el año pasado también cumplió 100 años.

Aprendió a leer y escribir mientras realizaba el servicio militar en Zaragoza. Fue entonces, también, cuando fue ‘descubierto’ para la jota por un teniente, que le envió a tomar clases con Pascuala Perié. Aprendió muy rápido: en 1943 ganó el Certamen Oficial de Jota. Enrolado con el Grupo de Coros y Danzas de Teruel, cantó en varios países europeos y americanos, e incluso en Marruecos ante el rey Hassan II. El reconocimiento a su figura es unánime.

Etiquetas
Comentarios