Despliega el menú
Aragón

El Ministerio se desentiende y pide que Aragón y Cataluña "hablen" de Sijena

Tras alinearse con el MNAC para dilatar la entrega de otras 53 piezas, ahora deberá posicionarse sobre los frescos. El museo exigirá compensaciones por los 51 bienes devueltos, como ha hecho Lérida con los 44 que sigue reteniendo.

Visitantes del MNAC contemplan las pinturas de Sijena.
El Ministerio se desentiende y pide que Aragón y Cataluña "hablen" de Sijena
Toni Galán

Al igual que ocurrió con el retorno de los 97 bienes del monasterio de Sijena comprados ilegalmente por Cataluña, el Ministerio de Cultura sigue sin pronunciarse con claridad en favor del cumplimiento de la otra sentencia judicial sobre el patrimonio del cenobio, la que obliga al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) a devolver las valiosas pinturas murales que hasta 1936 decoraban la sala capitular.

El 2 de noviembre la juez activó la ejecución provisional del fallo, solicitada por el Gobierno de Aragón, y pese a ello el Ministerio que dirige Íñigo Méndez de Vigo mantiene su habitual ambigüedad en los conflictos por el arte sacro. "Es un tema entre Aragón y Cataluña, que deben hablar para arreglarlo", se limitan a decir desde el Gobierno central, aunque cuando se les recuerda que ya han hablado los tribunales, se apresuran a afirmar que "las sentencias hay que cumplirlas".

Es la misma estrategia que desplegó en julio Méndez de Vigo después de que le llovieran las críticas por alinearse con las trabas que esgrimía la Generalitat para enviar a Sijena 53 piezas confinadas en los almacenes del MNAC. Entonces pidió un pacto "amistoso" entre las dos comunidades y la respuesta de la DGA fue enviar sendas cartas al presidente Mariano Rajoy y al ministro en las que expresaba su "indignación" por lo que consideraba que era "alentar las artimañas" de los independentistas.

Después de años echando balones fuera para evitar implicarse en la batalla por el patrimonio de este Monumento Nacional, Aragón vio con estupefacción la connivencia de Madrid con quienes plantean constantes desafíos a la Justicia. Y el Ejecutivo de Javier Lambán ni perdona ni olvida. El jueves, el presidente reclamó al ministro que "deje de apoyar las pretensiones de desacato de Cataluña y enmiende ese error", que "dolió mucho", dijo.

Pero a fin de mes, el Ministerio de Cultura tendrá que volver a retratarse, cuando los miembros del patronato del MNAC –del que forma parte junto con la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona– deban posicionarse sobre la situación generada tras el inicio de los trámites de ejecución provisional de una sentencia que el propio patronato decidió por unanimidad recurrir.

Informes in extremis

De momento, hace unos días ya se dio cuenta en una reunión ejecutiva de los planes para presentar el escrito de oposición a la ejecución, que enviaron a la juez con un informe elaborado por distintos expertos, según los cuales mover las pinturas de su actual emplazamiento provocaría "pérdidas irreparables". Ahora, han encargado in extremis un nuevo estudio a la especialista internacional Simona Sajeva. Pero en el juicio oral el MNAC, a través de los peritos propuestos por la parte catalana, no logró convencer a la juez de las graves consecuencias que, en su opinión, tendría el traslado para las pinturas.

"El Ministerio está apoyando totalmente", aseguran desde el centro expositivo barcelonés, aunque desde el gabinete de Íñigo Méndez de Vigo consideran que es mucho decir.

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Huesca dio 20 días al museo para informar de cómo procederá a desmontar el conjunto, en qué condiciones se trasladará y qué técnicos intervendrán. Y no está nada claro que vayan a cumplir, tras hacer oídos sordos hace unos meses a otra juez oscense que requirió el plan de traslado de los 53 bienes que guardaba en la reserva y que debía entregar el 25 de julio. Finalmente el día 26 llegaron 51 y Aragón pidió explicaciones por los dos frontales de altar que faltaban. Según el MNAC, nunca estuvieron allí, ya que desde que las monjas los llevaron a Barcelona se conservaban en el Museo Textil y de Indumentaria. "Se han hecho gestiones pero no los encuentran", argumentan.

En todo caso, el centro ya ha anunciado que exigirá una compensación por la conservación del lote de piezas de Sijena que compró, ilegalmente según la sentencia –también recurrida por Cataluña–, por 14.855.000 pesetas (89.100 €). El consorcio del Museo de Lérida ya ha hecho lo propio al demandar a las monjas sanjuanistas los gastos de los 44 bienes que debería haber devuelto hace cuatro meses, pero se niega.

Reservas inaccesibles

Mientras el MNAC cuantifica lo que le costó mantener esos objetos desde los años 70 en las salas de reserva, estas siguen siendo territorio prohibido para quienes quieren saber qué se guarda allí. Lo han intentado sin éxito el Ayuntamiento de Villanueva, investigadores y también este periódico. "Hay que pedir el permiso con tiempo", es la primera excusa para todos. Las siguientes son que "hay que motivar la petición, normalmente solo se suele conceder para temas de investigación, y tampoco se conceden para temas en litigio", como este.

Según el MNAC, en los almacenes solo quedan dos santos añadidos a un retablo gótico que se compró a las monjas en 1918, antes de que en 1923 el monasterio se declarara Monumento Nacional para frenar las ventas de patrimonio artístico de Sijena. Pero la que fuera conservadora de románico del museo, habla en un libro publicado en 2012 de más pinturas que se custodian allí.

Etiquetas
Comentarios