Despliega el menú
Aragón

Rajoy coloca como altos responsables de la política autonómica y social a dos aragoneses

Bermúdez de Castro es elegido nuevo Secretario de Estado para las Administraciones Territoriales. Mario Garcés asume la Secretaría de Estado de Servicios Sociales y de Igualdad.

Roberto Bermúdez de Castro, a la izquierda, y Mario Garcés, a la derecha.
Roberto Bermúdez de Castro, a la izquierda, y Mario Garcés, a la derecha.
José Miguel Marco/Alberto Morales

No habrá aragoneses en el Consejo de Ministros, pero sí va a haber dos representantes de la Comunidad –y muy bien situados– en el de Consejo de Secretarios y Subsecretarios. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, nombró ayer al hasta ahora portavoz del PP en las Cortes, Roberto Bermúdez de Castro, secretario de Estado para las Administraciones Territoriales. Además, nombró al exconsejero de Hacienda, Mario Garcés, secretarios de Estado de Servicios Sociales e Igualdad.

Ambos políticos aragoneses serán responsables de ejecutar dos de las políticas que Rajoy ha marcado como claves para esta legislatura: la relación del Estado con las Comunidades Autónomas y la política social. Según insistieron ayer desde el PP aragonés, ninguno de estos dos nombramientos responden a su cuota en el partido sino que han sido elegidos por su propio perfil. El resultado es similar, una vez que con estas apuestas Rajoy ha resituado a Aragón dentro del mapa de poder de su Gobierno central.

A partir de hoy, con su nombramiento en el BOE, Bermúdez de Castro asume la tarea de ser el número dos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el principal interlocutor para el día a día de las relaciones entre el Estado con las Comunidades Autónomas. Entre estas, Cataluña se va a convertir en la indiscutible protagonista del trabajo de Bermúdez de Castro. Como ya adelantó la propia Sáenz de Santamaría, desde la secretaría de Estado que va a dirigir el político oscense se deberán intentar solventar los problemas de entendimiento con esa Comunidad, pero a la vez establecer todo el rigor jurídico para evitar pasos dirigidos hacia su secesión.

El hasta ahora portavoz del PP en las Cortes asume el puesto que ostentaba Antonio Beteta, aunque sin la mayoría de sus competencias en materia económicas. Así, la actual secretaría de Estado ya no será responsable ni de controlar el déficit de las autonomías ni de supervisar sus planes de ajuste. Estas competencias seguirán en el Ministerio de Hacienda, lo que facilitará la tarea de Bermúdez de Castro y le permitirá centrarse en los contenciosos de carácter más político.

La tarea que asume Mario Garcés también va a estar llena de obstáculos. La Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad es el único órgano de este rango que hay en todo el Ministerio de Sanidad, por lo que es con todas las consecuencias el único número dos de la nueva ministra Dolors Montserrat.

Además, las funciones de su cargo va a tener que manejarlas con especial querencia hacia el consenso, ya que las competencias de ese Ministerio están compartidas con las Comunidades Autónomas y buena parte de los asuntos deben pactarse dentro de conferencias sectoriales con los gobiernos autonómicos.

Entre sus competencias va a estar por ejemplo conseguir que la ley de la Dependencia se cumpla, que haya un reparto justo entre Comunidades y que haya fondos suficientes para que las Consejerías puedan financiarlas.

Pero tiene además otra competencia en el que los partidos buscan un gran consenso pero que de momento solo genera críticas: la lucha contra la violencia de género. Garcés va a ser el secretario de Estado responsable de intentar rectificar la situación actual, con un aumento constante de los ataques por este tipo de violencia.

Por último, Garcés también se va a convertir en el máximo responsable de ejecutar la política de Igualdad. Este área –que igual que Servicios Sociales llegó a ser un Ministerio específico dentro del propio Gobierno central– es uno de los puntos en los que el PPhabitualmente se siente menos cómodo.

Roberto Bermúdez de Castro, un político hábil en la negociación y moderado

Roberto Bermúdez de Castro (Huesca, 1971) ya puede decir que ha estado en todos los ámbitos posibles de la política española. Ha sido concejal, consejero comarcal, diputado autonómico, senador, miembro de un Ejecutivo regional y desde hoy va a ser alto cargo del Gobierno central. Este político oscense –que es licenciado en Administración de Empresas por la UOC– se ha distinguido en todos los puestos por los que ha pasado por haber cimentado una interlocución bastante exitosa con sus rivales de otros partidos, cualidad que va a ser fundamental en la tarea que asume a partir de ahora. Es además bastante moderado políticamente, fundamental para el puesto que asume.

Mario Garcés, un político eficaz con sólida base técnica y económica

Mario Garcés (Jaca, 1967) ha afrontado con éxito puestos de responsabilidad política desde 1996. Interventor del Estado e inspector de Hacienda, ese año entró a trabajar en el Gabinete del presidente del Gobierno, José María Aznar. Desde entonces –excepto con un lapsus de seis meses, en el que fue consejero de Hacienda de la DGA– siempre ha estado vinculado al ámbito estatal, ya sea como alto funcionario o como alto cargo. Estos últimos cinco años ha sido subsecretario de Fomento, cargo en el que ha tenido que lidiar con una muy delicada situación económica y con crisis de mucho calado, como el accidente del Alvia. Todas las resolvió con notable eficacia y discreción.Una zaragozana, directora de la Oficina Económica del Presidente

El Consejo de Ministros designó ayer a Eva Valle Maestro (Zaragoza, 1974) para el cargo de Director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Valle –que se licenció en Económicas y Empresariales por la Universidad de Zaragoza– se convierte así en el principal asesor económico de Rajoy, uno de los puestos con más influencia dentro de todo el Gobierno central. Esta zaragozana, que es economista del Estado, sustituye en el puesto a Álvaro Nadal, nombrado ministro de Energía y Agenda Digital.

Entre sus funciones destacan la de facilitar que el presidente del Gobierno tenga una visión propia de los principales asuntos económicos que afectan a España, más allá de la que marquen los ministros de Economía, Luis de Guindos; de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Energía, el citado Nadal.

Valle acumula ya una relevante experiencia técnica. En los últimos años ya era una de las responsables de la Oficina Económica del Presidente, al haber sido durante la segunda parte de la legislatura anterior la encargada de la parte de Economía Internacional. En este sentido, Valle había ejercido previamente como asesora del director ejecutivo por España del FMI y había sido subdirectora general en el Ministerio de Economía y Hacienda, entre otros puestos relevantes.

Se da la circunstancia de que Valle –casada con el secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal– no es el primer aragonés que ocupa el puesto de máximo responsable de la oficina económica del Presidente. Durante la segunda legislatura de Rodríguez Zapatero ocupó esa plaza el también zaragozano Javier Vallés.

Etiquetas
Comentarios