Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El Pirineo y varias comarcas de Teruel cuelgan el cartel de completo por Todos los Santos

La gran afluencia de visitas ha obligado a cerrar el fin de semana el acceso por carretera a Ordesa. Las reservas de última hora han elevado hasta un 60% la ocupación de alojamientos en Zaragoza.

La campa de Ordesa se llenó de coches antes de las 10 de la mañana. En la foto, senderistas dirigiéndose al parque nacional.
La campa de Ordesa se llenó de coches antes de las 10 de la mañana. En la foto, senderistas dirigiéndose al parque nacional.
Rafael Gobantes

El turismo verde o de naturaleza está siendo el gran protagonista del puente festivo de Todos los Santos en Aragón. Tal y como se preveía, los hoteles y las casas rurales de la montaña oscense y de algunas comarcas de Teruel han colgado el cartel de completo. Zaragoza ha tenido una cifra más modesta –pero también aceptable– de reservas.

La mayor afluencia de visitantes se está registrando en la provincia de Huesca. El Pirineo está al 100%. De hecho, el Parque Nacional de Ordesa tuvo que cerrar ayer el acceso por carretera a las 9.20, por segundo día consecutivo, tras llenarse el parquin de la pradera con capacidad para 550 vehículos. No se permitieron nuevas entradas hasta las 15.30. Como el servicio de autobuses desde Torla finalizó el 11 de septiembre, ahora el acceso se realiza con vehículos particulares hasta que se llena el parquin de la pradera, por lo que se entiende que una vez completado ese espacio, se cubre el aforo limitado a 1.800 visitantes, según informó ayer el director, Manuel Montes.

Aunque lo habitual es que se complete entre las 11.00 y las 12.00, como sucedió para el Pilar, la particularidad de estos dos

días es que se ha llenado muy pronto, lo que da una idea del tirón turístico de este enclave que en estas fechas se encuentra en todo su esplendor otoñal. También se tuvo que limitar –y no es habitual- el acceso al valle de Bujaruelo. Por ello, desde el centro de visitantes de Torla ofrecían alternativas, como visitar la cascada de Sorrosal en Broto, donde era prácticamente imposible aparcar, o entrar por la carretera de Fanlo. En el resto de lugares de interés turístico, como Añisclo o Pineta, también hubo una afluencia excepcional, aunque no hubo que prohibir el acceso.

La ocupación hotelera en Sobrarbe ha sido del 100%; también rozan el lleno en el valle de Benasque. En cuanto a las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, están tenido una afluencia turística mejor de lo que se esperaba en un principio. En el valle del Aragón la ocupación no es muy elevada, ya que en esta época la mayoría de los establecimientos hoteleros permanecen cerrados para realizar reformas y mejoras de cara a la temporada invernal. En Canfranc, las visitas a la estación internacional han estado completas el sábado y el domingo. Y en Jaca la ocupación está siendo alta. En el valle de Tena la situación es muy similar y localidades como Biescas se encuentran "a tope" de gente, tal y como aseguró su alcalde, Luis Estaún. Como actividades concretas de ocio cabe destacar la tirolina de Hoz de Jaca, que tiene las reservas completas prácticamente hasta mañana.

El buen tiempo acompañó

En la provincia de Teruel, los colores del otoño, la afición por recolectar setas, los monumentos arquitectónicos y las numerosas ferias que se celebran en distintos municipios han hecho que miles de visitantes acudan, convirtiendo el puente festivo "en una continuación del verano", según dijo el presidente de la Asociación de Hosteleros, Juan Ciércoles. Hoteles y casas de turismo rural rozan el 100% de ocupación y los principales enclaves turísticos, como Dinópolis y el Mausoleo de los Amantes, en la capital, registraban ayer largas filas de turistas que aguardaban para entrar.

En Alcañiz, la oficina de turismo registró el sábado, con más de 100 visitantes, un récord de afluencia si se compara con las mismas fechas de otros años. El castillo de los Calatravos, la lonja gótica y los pasadizos subterráneos fueron los enclaves turísticos más demandados por muchas personas que acudieron a la capital bajoaragonesa para ver Autoclásic, la feria del vehículo antiguo. El Maestrazgo se llenó también de gente que disfrutó del paisaje otoñal y de la subsede de Dinópolis que hay en Castellote.

Albarracín y los municipios de la Sierra también están registrando un gran número de turistas animados por el buen tiempo y por los atractivos paisajísticos y monumentales de la zona.

Por último, la provincia de Zaragoza está siendo la más floja de la Comunidad en cuanto a pernoctaciones y reservas hoteleras. Según datos facilitados por la Asociación de Turismo Rural de Aragón (Faratur), la media de ocupación de casas rurales roza el 60% en la provincia, aunque llega al 65% en zonas como Belchite, Gallocanta, Calatayud o Daroca y supera el 80-85% en la comarca de las Cinco Villas y el entorno del Moncayo.

El presidente de Faratur, Jesús Marco, explica que la mayoría de las reservas han sido de última hora. Las previsiones que manejaba el sector en los días previos al puente les hizo pensar que no tendrían un número relevante de reservas: "La expectativa no era buena, la verdad –reconocía ayer–, pero al final, parece que la gente se ha animado a salir". En la ciudad de Zaragoza también se notó una mayor afluencia de

visitantes, aunque su número no se vio reflejado en la cifra de pernoctaciones. Marco apuntó que probablemente, una parte muy importante de esos turistas tuvieran hecha reserva en localidades próximas y se acercaran ayer a visitar la ciudad –"Por el interés gastronómico de Zaragoza y para conocer sus monumentos", dijo–, ?pero sin dormir en ella.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión