Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Frente común para luchar por los intereses de 14.000 aragoneses con enfermedad mental

Las 16 entidades más importantes en este campo se unen contra las privatizaciones y la inestabilidad. Buscan una sola voz para negociar con la DGA y una mayor coordinación de todos los recursos.

Lara Cotera Las 16 entidades del Fórum de Salud Mental estuvieron arropadas por los consejeros Celaya y Broto, y por el Justicia de Aragón.
Frente común para luchar por los intereses de 14.000 aragoneses con enfermedad mental
A. Navarro

Su compañero de trabajo, su hijo o su vecino tienen una enfermedad que no sangra, pero que les limita y que algunos esconden desesperadamente en entrevistas de trabajo o con sus amistades. La enfermedad mental afecta a unos 14.000 aragoneses de forma grave y, aproximadamente, una de cada cuatro personas sufrirá a lo largo de su vida un trastorno relacionado con ella, llámese depresión o ansiedad.

Después de unos años de crisis, en los que las entidades que en su día crearon los recursos para tratar y rehabilitar a estas personas han visto comprometido el apoyo económico que reciben del Gobierno de Aragón (la cuantía de las concertaciones ha caído un 25%); estas asociaciones se unen para ganar peso en las negociaciones y para luchar contra las privatizaciones. Ofrecen, además, una red de recursos fuerte y accesible, algo para lo que todavía queda trabajo por hacer en el medio rural.

Todas estas entidades son públicas, así como los recursos que prestan. Bajo el nombre de Fórum de Salud Mental, hay cientos de trabajadores que gestionan unidades de larga y media estancia, pisos tutelados, atención a drogodependientes y centros psiquiátricos de día o de reinserción. Pero como insistió ayer la presidenta de la plataforma, María Asín, su valor "no está solo en la suma de servicios, sino en que se da atención integral y que hay un equipo volcado en la rehabilitación". "Esto no se improvisa, se va tejiendo poco a poco", añadió."Compromiso y generosidad"

Esta plataforma se presentó ayer oficialmente, y al acto asistieron la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, y el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya. Este no escatimó en palabras para reconocer "la generosidad de las entidades" y "el compromiso de los trabajadores de unas entidades que, ni siquiera cuando la Administración no les renovaba los contratos o ajustaba los precios, han dejado de estar ahí".

Aún siguen las vacas flacas, y el presupuesto que tienen asignado continúa en los niveles de 2010. Como noticia muy positiva, sin embargo, la tramitación de una ley impulsada desde Europa que reconoce el valor social de estas entidades y que, grosso modo, priorizará que los recursos los presten las entidades con más experiencia y arraigo en las comunidades. Esta novedad hará que no todo tenga que designarse, en este campo, por concurso; lo que alejará a las temidas privatizaciones.

Mejorar los recursos de salud mental es una de las apuestas de Celaya, que quiere ampliar las camas para agudos y que insistió en que las organizaciones sin ánimo de lucro ofrecen un ‘plus’ y una "empatía" con estos pacientes que no brindan las que siguen criterios economicistas. "Las entidades del tercer sector cubren muchas carencias", reconoció también el consejero de Sanidad.

Estas entidades crearon los recursos que posteriormente fueron legalizados y se han integrado, mediante convenios, en la red pública. Por eso luchan con tanto ahínco por que los pacientes no caigan en manos de gestores sin experiencia o escrúpulos.

Aparte, su unión en el Fórum les permitirá seguir poniendo al usuario en el centro de su actividad, coordinar mejor los recursos para que la continuidad asistencial de los pacientes sea una realidad y garantizar la profesionalidad de los trabajadores. Forman parte de Fórum entidades como Asapme, Asociación Guayente, Cáritas (CRPSSan Pablo), Ejea Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social, Adunare, Agustín Serrate, Centro de Solidaridad de Zaragoza, La Caridad, Rey Ardid, Hermanas de la Cruz Blanca, Centro Neuropsiquiátrico del Carmen, Punto de Apoyo y 2ª Vía Acompañamiento Terapéutico."Aún quedan en los pueblos casos graves en casas, sin tratar"

El estigma que históricamente han arrastrado las personas que sufren enfermedades mentales va minimizándose poco a poco, después de varias décadas en las que las entidades han luchado mucho por no sentenciar a estos pacientes a una vida solitaria y con pocas opciones de autonomía.

Ellas han demostrado que es posible convivir con la enfermedad y tener una vida normal si se siguen los tratamientos y la sociedad pone de su parte. No obstante, aún queda trabajo por hacer. Javier Serrano, psiquiatra de una de las entidades del Fórum que da servicio a pacientes de Cinco Villas, Borja o Alagón, reconoció ayer que se van superando muchos prejuicios, pero enfatizó que no todo está resuelto. "El problema surge cuando hay casos muy graves que ni siquiera aparecen en los circuitos asistenciales. Están en casa, con sus padres, y debemos llegar hasta ellos", explicó Serrano.

Una vez tratados, los pacientes tienen derecho a poder acceder a recursos de reinserción social y laboral. Esa es la clave para que tengan motivaciones y ganas de seguir luchando contra su enfermedad

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión