Despliega el menú
Aragón

Lambán y Echenique se cruzan reproches y no desbloquean el presupuesto de 2017

El presidente aragonés le advierte de que romper el pacto "beneficiará a la derecha y perjudicará a los ciudadanos". El líder autonómico de Podemos acusa al PSOE de facilitar un "gobierno antiaragonesista" y reitera que las bases decidirán.

Javier Lambán, antes de explicar a la prensa sus argumentos para la abstención del PSOE.
Lambán y Echenique se cruzan reproches y no desbloquean el presupuesto de 2017
José Miguel Marco

El presidente autonómico, Javier Lambán, rompió ayer el silencio que había mantenido en el Comité Federal del PSOE del domingo para justificar el apoyo de los socialistas aragoneses a la abstención en la investidura de Mariano Rajoy y para lanzar, de paso, un órdago a Podemos. Le advirtió de que si rompe ahora el pacto de la izquierda, "el beneficiario será la derecha y los perjudicados, los aragoneses, sobre todo los que están en situación de mayor vulnerabilidad".

Y mientras la dirección estatal de la formación morada amenazaba abiertamente con romper los pactos autonómicos, su líder en Aragón, Pablo Echenique, sigue sin aclarar las anunciadas consecuencias en la Comunidad Supeditó cualquier decisión sobre el pacto de la izquierda y sobre los presupuestos a lo que voten las bases del 7 y el 9 de noviembre.

Consumado el giro socialista hacia abstención, Echenique acusó a Lambán de votar "en contra de los intereses de Aragón" y alertó de que el PSOE "coloca un gobierno antiaragonesista en La Moncloa". En este sentido, alertó de los efectos negativos sobre la reapertura del Canfranc, la dependencia o "un mayor centralismo".

El también secretario de Organización de Podemos volvió a reprochar que los socialistas aragoneses "cada vez están más cerca del PP", lo que, dijo, hace "más difícil" llegar a acuerdos. Y lo ocurrido en el domingo "va a influir en el voto de la militancia", auguró Echenique. Sobre el bloqueo de los presupuestos, insistió en que aún no se sabe cómo afectará el Gobierno "austeritario" de Rajoy al borrador de la DGA y recriminó a Lambán que incluso lo pactado este año "se incumpla". La dirigente Irene Montero reforzó su mensaje: "Resulta difícil de creer que el mismo PSOE que le entrega el Gobierno a Rajoy para que siga ahogando a municipios y comunidades pueda defender de los intereses de las clases populares ahora en las autonomías y los ayuntamientos", en relación a Aragón, Valencia y Baleares.

Pero Lambán confió en que "si Echenique piensa en los ciudadanos y en Aragón, mantendrá la colaboración".

El presidente avisó de que lo contrario obligaría a Podemos a dar "muchas explicaciones". "No hará nada que vaya en contra de la voluntad de sus electores y de la posibilidad de hacer políticas de izquierda" y evitará así "dar opciones a la derecha", previó. Por ello, emplazó de nuevo a sus socios de investidura a negociar ya las bases de los presupuestos.

El jefe del Ejecutivo PSOE-CHA aprovechó para aclararle a la formación morada que "no tiene ninguna legitimidad para reprochar" a los socialistas su cambio de estrategia y les exigió que dejen de "interferir" en sus debates internos. Él aseguró que nunca lo hará en las discusiones "descarnadas" y en la "crisis de identidad" que, a su juicio, sufren los podemistas.

Y advirtió: "Que a ninguna fuerza se le ocurra que va a ejercer el liderazgo de la oposición". El PSOE, dijo, no ha cerrado "ningún pacto con Rajoy" ni apoyará sus presupuestos. Se abstienen para dar "una solución excepcional a la situación excepcional". Aseguró entender "la desazón y amargura" de las bases y reconoció que deberían haberse planteado ya la abstención tras el 26-J y no "marear la perdiz" y "envenenar a los militantes con falsos debates".

Su socio en el Pignatelli, CHA, decide el sábado si sigue en el Gobierno o no, pero su portavoz en las Cortes, Gregorio Briz, urgió una reunión de cuatro grupos de izquierdas para que Podemos "diga si negocia o rompe el acuerdo". Si opta por la ruptura, "tendrá que ser con todas las consecuencias", dijo en alusión a la presidencia de las Cortes que logró.

IU también analizará en sus órganos internos, "en base a los intereses de la ciudadanía", la situación si al final Rajoy es investido. Su coordinador general en Aragón, Adolfo Barrena, admitió su "preocupación" y reclamó sentarse a "reflexionar con la cabeza fría" con el resto de fuerzas progresistas y hablar también de políticas de izquierdas en los ayuntamientos, como el de Zaragoza.

Su alcalde, Pedro Santisteve (ZEC), lamentó que la militancia socialista no "controlara a sus dirigentes" y consideró que la abstención del PSOE demuestra que "el bipartidismo es un cadáver".

Etiquetas
Comentarios