Despliega el menú
Aragón

La Audiencia Nacional no reabre el caso del atentado de ETA al teniente Madariaga

La Defensora del Pueblo dice a la víctima que el etarra Pikabea negó su participación.

El teniente Miguel Ángel Madariaga con su abogada, Manuela Rubio, en la Audiencia Nacional.
La Audiencia Nacional no reabre el caso del atentado de ETA al teniente Madariaga
E. Cidoncha

Al teniente aragonés de la Guardia Civil Miguel Ángel Madariaga no le ha servido de nada ni entrevistarse con el etarra Kepa Picabea en la prisión de Zaballa (Álava) en abril de 2014 ni ser el máximo investigador de su propio atentado, que ocurrió el 3 de febrero de 1979. El Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional ha rechazado reabrir la investigación del ametrallamiento del cuartel de la Guardia Civil en Andoain, donde murió el guardia José Díaz Pérez y resultó herido muy grave el propio Madariaga.

El juez Fernando Andreu señala que no hay elementos suficientes para abrir el proceso. Además, recuerda que ya desestimó en agosto de 2014 que se aportara a la causa la grabación de la entrevista que mantuvo la víctima con el etarra Kepa Picabea y también que se autorizara un careo entre ambos. Andreu apunta que la Sala de lo Penal confirmó estas decisiones al valorar que no resultaban útiles a efectos de la investigación.

El auto de la Audiencia Nacional, dictado esta semana, ha coincidido con la carta que la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha enviado a la víctima en la que recoge su queja. En ella le responde que la Fiscalía le ha informado de que en la entrevista entre ambos "el señor Pikabea niega reiteradamente su participación en el atentado del que fue víctima el señor Madariaga".

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha comunicado a la Defensora que la entrevista, que fue grabada, se ha incorporado a las diligencias de investigación 13/14. En ella, Pikabea confesó a la víctima que había cometido el atentado del estanquero Carlos García en Eibar en 1980 y sirvió para que el caso, que estaba prescrito, fuera archivado definitivamente. Por eso, la abogada Manuela Rubio reclamó que ese contenido de la grabación se aportara al sumario de Madariaga, quien explicó que Pikabea le reconoció que en ese tiempo era integrante del comando Adarra, al que se atribuyó su atentado, aunque ese sábado dijo que estaba trabajando en una empresa de ascensores.Archivo de la queja

En la carta, la Defensora del Pueblo informa a la víctima de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional estimó procedente la reapertura del procedimiento para que se aportara la grabación de la conversación entre el etarra y la víctima y su correspondiente traducción. Pero como el Juzgado Central de Instrucción 4 decidió no reabrir el caso, Soledad Becerril contesta a Madariaga que concluye las actuaciones iniciadas con su queja y archiva el expediente. Argumenta su resolución "por respeto a la independencia del poder judicial" porque se ve obligada a que "ningún otro poder o autoridad distinta pueda pronunciarse sobre asuntos sometidos a los jueces o tribunales" .

Miguel Ángel Madariaga (que hoy es comandante, pero cuando sufrió el atentado era teniente del cuartel de Andoain) ha aportado toda la información del sumario a la Defensora del Pueblo. "Como víctima solo he solicitado transparencia, que escucharan la entrevista y que fuera aportada a la causa. Y se me ha negado todo", contesta a Soledad Becerril.

"Aprovechando que Picabea está en la Vía Nanclares se le está permitiendo reírse de la víctima, tanto en su declaración por videoconferencia, como en las dos cartas que me envió, sobre todo la que tuvo retenida durante dos años el coordinador de las visitas restauradoras entre familiares de víctimas y presos del Gobierno vasco, Chema Urquijo, y que le costó el cargo", agregó el oficial a la Defensora del Pueblo.

Etiquetas
Comentarios