Despliega el menú
Aragón

El PSOE-Aragón critica a Sánchez por su "congreso trampa" y le exige responsabilidades

Reconocen su "perplejidad" ante "la huida hacia adelante" del líder federal. Lamentan que limite "su objetivo a tener un voto más que Podemos en vez de a ser la alternativa al PP".

El presidente aragonés, Javier Lambán, antes de impatir una conferencia en Barcelona.
El presidente aragonés, Javier Lambán, ayer, antes de impatir una conferencia en Barcelona.
Toni Albir/EFE

"Perplejidad", "irresponsabilidad", "cada vez a peor". El PSOE-Aragón recibió ayer con absoluta indignación la jugada de su secretario general, Pedro Sánchez, de convocar un congreso federal exprés en vez de asumir su responsabilidad política por los resultados en País Vasco y en Galicia. "Hay una perplejidad absoluta con que, después de la catástrofe, Sánchez plantee una cortina de humo con un congreso trampa en vez asumir su responsabilidad", afirmaron fuentes autorizadas del PSOE aragonés.

Desde la federación aragonesa reconocieron que "la situación del PSOE es gravísima, encadenando un ciclo de derrotas desde 2010". "Y cada vez vamos a peor", se lamentaron. "Sánchez debía haber utilizado su comparecencia de ayer para abordar por qué hemos sufrido dos derrotas más, pero lo único que hizo fue lanzar un órdago a destiempo solo para tratar de salvar su posición personal".

Ya el pasado viernes, el secretario general del PSOE aragonés, Javier Lambán, advirtió de que sería una "irresponsabilidad" que se convocase el congreso de su partido sin resolver antes la situación del Gobierno central. En aquel momento, ante una pregunta sobre este posible escenario, Lambán afirmó que estaba "absolutamente convencido" de que el máximo responsable del partido no incurriría "en la arbitrariedad, inconsecuencia e irresponsabilidad que supondría desdecirse de sus propias palabras".

En este sentido, el PSOE aragonés aludió ayer a dos "contradicciones" de Sánchez. La primera es la de convocar un congreso ahora, cuando llevaba desde las elecciones del 20 de diciembre retrasándolo con el argumento de que era inviable hacerlo mientras no hubiese estabilidad institucional, discurso que ya habían aceptado y asumido todos los barones.

La segunda contradicción radica en su paso adelante para intentar ser presidente de un gobierno "de izquierdas" con el apoyo de partidos independentistas. Tanto Sánchez como el propio comité federal se habían pronunciado reiteradamente en contra de esta posibilidad.

Alternativa o subalterno

Durante su intervención por la mañana, Sánchez criticó a los barones que habían dicho que con 85 diputados no se podía gobernar y que el PSOE debía ser oposición. Entre los que ha mantenido esta tesis está el aragonés Lambán. A juicio de Sánchez, este grupo de barones estaba induciendo hacia una abstención del PP. "Y mi proyecto es ser la alternativa al PP, no su subalterno", afirmó ayer Sánchez.

Desde el PSOE aragonés contestaron que ese planteamiento es falso, ya que ahora Sánchez hace ya tiempo que "no juega a ser alternativa real al PP, sino que toda su estrategia pasa por sacar un voto más que Podemos", que es precisamente lo que plantean corregir los barones que ven con preocupación cómo los últimos resultados electorales los alejan cada vez más de la primera posición.

"Al rincón de pensar"

Antes de que Sánchez hiciese público su órdago, Lambán se había pronunciado sobre las consecuencias del fracaso electoral en Galicia y País Vasco. "El PSOE se debe retirar al rincón de pensar y entre todos buscar una solución", dijo. Además, dejó bien claro que el partido debe abordar un "reflexión profunda" para renovar su proyecto político y acercarlo a la "nueva realidad española".

Lambán se refirió a la crisis de su partido antes de impartir una conferencia en Barcelona sobre las relaciones con Cataluña, organizada por Ibercaja y La Vanguardia y en la que defendió la colaboración por encima de los conflictos por el arte sacro y la política hidráulica. "Hay que aislar los conflictos que envenenan las relaciones para reforzar aquello que nos une", aseveró antes de añadir que Aragón "no renunciará a sus posiciones" para que se cumplan las sentencias de los bienes de Sijena o se respete su reserva hídrica. El presidente también reiteró que "Cataluña es impensable sin España y España es absolutamente impensable sin Cataluña".

Etiquetas
Comentarios