Despliega el menú
Aragón

Los pacientes urgen mejoras y más inversión en los tratamientos de radioterapia

Tras las "numerosas averías" de los aceleradores, exigen más control y aumentar el número de máquinas en Aragón.

Aragón cuenta con cuatro aceleradores en hospitales públicos, dos en el Servet.
Aragón cuenta con cuatro aceleradores en hospitales públicos, dos en el Servet.
Asier Alcorta

Después de un verano en el que los tratamientos de radioterapia de decenas de aragoneses han quedado interrumpidos en varias ocasiones por las sucesivas averías de uno de los aceleradores, seis asociaciones de pacientes con cáncer han exigido al Departamento de Sanidad un "mayor control y mantenimiento" de las máquinas y un plan de inversiones para incrementar el número de los aparatos disponibles en la Comunidad.

Representantes de las principales asociaciones de pacientes con cáncer –Ostomizados, Asociación Contra el Cáncer, Amac Gema, Aralvoz, Asaco y Aspanoa– mantuvieron el miércoles un encuentro con el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, en el que le transmitieron su preocupación y le reclamaron soluciones para "esta delicada situación que se extiende en el tiempo". En apenas unas semanas, uno de los aceleradores del Miguel Servet –el más nuevo– sufrió varias averías que obligaron no solo a interrumpir temporalmente las sesiones sino también a derivar a enfermos a centros de otras ciudades, como Pamplona o Madrid. Ante los sucesivos parones, los trabajadores se ofrecieron incluso a mantener la máquina operativa durante el puente de agosto para reducir la lista de espera. Entonces, el Departamento de Sanidad abrió un expediente y exigió a la empresa que se encarga del mantenimiento de los aparatos que garantizase su funcionamiento.

Sin embargo, las entidades que velan por estos enfermos piden a la administración que dé un paso más allá. Para los afectados y sus familiares –que ayer enviaron un comunicado conjunto–, debe existir un "compromiso público y firme" para hacer frente a este problema, así como una inversión en tecnología radioterápica a medio y largo plazo que permita a la Comunidad cumplir con los parámetros recomendados por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR). Según las estimaciones de esta organización, Aragón precisaría de siete aceleradores lineales (uno por cada 175.000 personas) cuando actualmente dispone de cinco (cuatro en los hospitales públicos y uno en un centro privado). "Estas cinco máquinas son insuficientes para cubrir las necesidades de la población aragonesa", apuntan desde las asociaciones.

Los pacientes reconocieron el interés y la preocupación del consejero por esta cuestión y les aseguró que está en marcha la adquisición de dos nuevos aceleradores para sustituir dos de los más antiguos (posiblemente uno en el Hospital Clínico y otro, en el Miguel Servet). "Lamentablemente no estarán en funcionamiento como mínimo hasta principios de 2018", señalaron las asociaciones, que hicieron hincapié en que este plazo implica que los problemas puedan prolongarse hasta un año más. "Y realmente es una solución parcial, ya que no aumenta el número de aceleradores que atienden a pacientes aragoneses. Se mantiene la ratio por lo que seguirán existiendo retrasos, horarios intempestivos de tratamientos y desplazamientos largos y tediosos para todos los enfermos que vivan fuera de Zaragoza", critican los pacientes a través de estas entidades. De hecho, hay que recordar que todos los aragoneses para recibir estos tratamientos deben desplazarse hasta la capital aragonesa o bien a la Comunidad Valenciana (en el caso de los enfermos de Teruel).

En ese sentido, las asociaciones solicitan un tratamiento "equitativo" para todos los pacientes, "independientemente de su lugar de residencia". "Debe contemplarse la variable geográfica y planteando soluciones mejores a los pacientes de las provincias de Huesca y Teruel", señalan.

Un tratamiento clave

La importancia de la radioterapia en los tratamientos de cáncer ha quedado demostrada a lo largo de los años. Más del 60% de los pacientes oncológicos deben recibir este tratamiento en algún momento. Las entidades recuerdan que la "constante evolución" y "complejidad" de la oncología radioterápica hacen que se logren tratamientos "más precisos y menos tóxicos" para el enfermo, pero "a la vez obligan a un mayor esfuerzo técnico y humano". "La inversión en tecnología radioterápica supone a medio y largo plazo un ahorro significativo en el gasto sanitario frente al elevado coste en otros tratamientos oncológicos de nueva generación que podrían evitarse en muchos casos", precisan las mismas fuentes.

Etiquetas
Comentarios