Despliega el menú
Aragón

Los alcaldes insisten en una toma de agua alternativa al Gállego dos años después de la crisis del lindano

Los 6 ayuntamientos que se abastecen del río pedirán a la DGA que se haga la captación del canal de Bardenas.

El laboratorio de Bailín se ampliará con nuevas instalaciones en Pirenarium.
Los alcaldes insisten en una toma de agua alternativa al Gállego dos años después de la crisis del lindano
Laura Zamboraín

La traída de agua desde el canal de Bardenas para beber agua del embalse de Yesa y el abastecimiento desde Sabiñánigo. Son las alternativas que defenderán ante el Gobierno de Aragón los seis ayuntamientos de la cuenca del Gállego que siguen bajo la amenaza del lindano dos años después de la fuga de este pesticida que dejó sin suministro a una docena de localidades de Huesca y Zaragoza. Seis de ellas, que se abastecen directamente del río, mantienen que la única garantía de que un episodio así no vuelva a repetirse es realizar nuevas captaciones.

Los alcaldes de Biscarrués, Ardisa, Marracos, Piedratajada y Santa Eulalia de Gállego llevarán a pleno una propuesta para que el Gobierno de Aragón acometa la traída de agua desde Bardenas con un coste de 8,7 millones de euros. En Caldearenas, la solución pasa por conectarse a la red de abastecimiento de Sabiñánigo, un proyecto presupuestado en 3,5 millones. En los próximos días, los ayuntamientos rubricarán esta propuesta unánime en sesiones plenarias y la harán llegar al ejecutivo autonómico.

Como una espada de Damocles, el peligro del lindano pende sobre las poblaciones que beben del Gállego aguas abajo de Sabiñánigo desde hace más 30 años. En la capital serrablesa estaba la fábrica de Inquinosa, donde desde 1975 hasta 1989 se produjo este pesticida. Los residuos quedaron almacenados en la propia planta y en los vertederos de Sardas y Bailín. Mientras este último se desmantelaba, se produjo una fuga que llegó al cauce. El 17 de septiembre de 2014, el Gobierno de Aragón prohibió a más de 10 localidades de la cuenca consumir agua del grifo porque la presencia de lindano superaba los niveles permitidos.

"El riesgo continúa"

En todo en este tiempo se ha llevado a cabo mejoras en los municipios afectados. En estos seis que se abastecen directamente del Gállego se instalaron filtros de carbón activo en las potabilizadoras. Pero esta solución no convence a los vecinos, que no se fía y continúan sin beber de la red municipal porque "son muchos años de costumbre y de prevención hacia esta situación".

El alcalde de Santa Eulalia de Gállego, José Antonio Casaucau, comenta que con estas medidas "se podría beber con menor riesgo, pero la creencia popular lo impide porque el riesgo está". Según dice, en cualquier momento podría haber un repunte, "sobre todo si se interviene en el desmantelamiento de la planta de Sabiñánigo y en el vertedero de Sardas". Además recuerda que dentro de 30 años se cumple el plazo de caducidad de la celda de seguridad próxima a Bailín a la que se trasladaron los residuos de este en 2014. "Estamos, simplemente, aplazando los problemas", apostilla el portavoz de estos seis ayuntamientos.

Los seis alcaldes tienen claro que el agua tiene que venir de la opción que se les ofreció en su día: la conexión con el canal de Bardenas. "Es de coste elevado si se compara con el presupuesto disponible en el Gobierno de Aragón pero es mínimo con lo que hay invertir para actuar en la cabecera del río Gállego", dice.

Los filtros de carbón activo son la opción más económica. La DGA reconoce que hace falta financiación y por ello apuesta por la búsqueda conjunta de soluciones tecnológicas de descontaminación. "A día de hoy no hay herramientas ni metodologías para dar respuesta a esta situación de complejidad medioambiental que hay en Bailín", apunta Sandra Ortega, directora general de Sostenibilidad.

Ortega indica que el agua del río Gállego lleva más de un año dentro de los límites de potabilización, es decir, sin contaminación por lindano. Y de este periodo, el 97% de los días, ha estado por debajo del límite de detección de residuos de HCH (hexaclorociclohexano), a pesar de que se han registrado episodios de lluvia intensa.

El coste de descontaminar

En total, en estos dos últimos años, el Gobierno de Aragón ha invertido unos 11 millones de euros, pero desde 1992, año en el que se realizó el primer diagnóstico sobre la situación, se han dedicado 54 millones de euros, a lo que habría que sumar la partida de este año (en esta cantidad se incluyen también las partidas del Ministerio de Medio Ambiente). En el marco de colaboración con este último, que finaliza en 2017, queda pendiente la obra de construcción de un baipás en el barranco de Bailín.

Mientras, se sigue avanzando en nuevos proyectos. Uno, que será una realidad a corto plazo, es la ampliación del laboratorio de Bailín en un local de unos 400 m2 de Pirenarium, cedido gratuitamente por el Ayuntamiento de Sabiñánigo. Esta nueva instalación tendrá más medios y permitirá implementar la vigilancia y otras actuaciones relacionadas con este pesticida. En cuanto al sistema de control y seguimiento se han reforzado cuatro puntos del río Gállego con muestradores automáticos y se espera que estén operativos a finales de año.

Etiquetas
Comentarios