Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Universidad culpa de su caída en el ranquin de Shanghái a la modificación de un criterio

Analizará en septiembre su exclusión de los 500 mejores centros del mundo para buscar cómo recuperar puestos.

Imagen del último acto de investidura de nuevos doctores, el pasado mes de mayo.
Imagen del último acto de investidura de nuevos doctores, el pasado mes de mayo.
José Miiguel Marco

La exclusión de la Universidad de Zaragoza (UZ) de las 500 mejores del mundo en el reconocido internacionalmente ranquin de Shanghái tendrá su análisis y posteriores consecuencias en el seno de la propia institución. Tras la publicación de este prestigioso informe, llamó la atención la salida de la UZ de un listado en el que estaba acostumbrado a salir, habitualmente, entre los puestos 400 y 500, colocándose entre la octava y la duodécima más competitivas del país. En 2015, en concreto, ocupaba la posición 434 en el total de todo el mundo. ¿Qué ha ocurrido entonces para que, en un año, haya descendido al menos 67 posiciones?El ‘HiCi’... y el presupuesto

La propia universidad ve dos motivos fundamentales. En especial, cree que la modificación de uno de los indicadores que estudian los académicos encargados de este informe ha motivado esta situación. En concreto, el indicador al que culpan de la caída en el ranquin se denomina Hi Ci (‘high citation’, en español, ‘alta citación’), y se trata de un índice que se centra en los investigadores más citados en publicaciones internacionales.

Según explicó la Universidad, el algoritmo con el que se calcula ha variado, provocando variaciones muy destacadas en una lista que no solía sufrir vaivenes tan acusados (la Universidad de Valencia, por ejemplo, ha descendido 90 posiciones, mientras la de Granada ha escalado un total de 96). El pasado año, los extremos más elevados se dieron para la Pompeu Fabra, que ascendió 26 puestos y la Politécnica de Valencia, que cayó 38.

Aunque en menor medida, la Universidad de Zaragoza también recuerda que un menor presupuesto afecta a la investigación y, por tanto, a la imagen que proyecta al exterior. En este sentido, destaca "la fuerte correlación entre los gastos en PIB dedicados a I+D y la presencia en esta clasificación", de lo que se infiere una crítica a la rebaja en los presupuestos en los pasados años, que ha podido influir en una peor concepción de su labor.

En cualquier caso, la institución quiere alejarse del pesimismo y destaca también las áreas de actividad en las que ha obtenido una buena baremación. En concreto, en las categorías de ‘Ciencia de Materiales’ y de ‘Ingeniería Mecánica’ aparece entre los 300 primeros centros del mundo, mientras que en ‘Ingeniería Eléctrica y Electrónica’ se sitúa entre el 300 y el 400.Fortalezas y debilidades

Sin embargo, la Universidad de Zaragoza no rehuye la crítica y va a realizar un análisis para desgranar estos resultados y ponerles remedio de cara a futuras convocatorias. "El actual equipo de dirección inició desde el primer momento diferentes análisis cuantitativos con objeto de conocer mejor las fortalezas y debilidades del campus con la idea de definir políticas efectivas de mejora", explicaron. Además, ha planteado una reunión en septiembre, una vez que se publique la versión extendida del ranquin de Shanghái –el más conocido del mundo– para las universidades españolas y latinoamericanas, un dosier del que se encarga el investigador español Domingo Docampo. Una vez que este estudioso de Vigo dé su veredicto, las autoridades universitarias aragonesas establecerán un camino que les vuelva a llevar a las 500 más destacadas del globo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión