Despliega el menú
Aragón

Material para la vuelta al cole: hasta rollos de papel higiénico

Cada centro y profesor puede solicitar lo que considera que necesitarán para el curso.

Filas para comprar libros de texto y material escolar.
Filas para comprar libros de texto y material escolar.
Sandra Lario

Dos semanas después del fin de las clases, muchos padres y madres aragoneses empiezan a preparar el material para el año siguiente. De hecho, son los propios centros los que especifican cuáles son las necesidades en cada uno de los cursos. Todos mantienen aproximadamente un libro por materia y las únicas diferencias que se producen son en Infantil, ya que hay colegios que cuentan con libros de apoyo y otros no. 

Las desigualdades aparecen en la lista de “otros materiales”. Las peticiones son muy variadas: desde la típica caja de pinturas hasta un paquete de rollos de papel higiénico. Este “extraño” caso se ha dado en el colegio Torre Ramona, que ha pedido a cada uno de los niños (hasta sexto de Primaria) que acudan el primer día a clase con un paquete de seis rollos de papel higiénico. Existen otros que solicitan cuestiones similares, como por ejemplo, papel de cocina, sin embargo, detallan que se utilizara como toalla (además solo se demanda en Infantil).

Hay otras diferencias que radican en la edad del alumnado. Por ejemplo, en Infantil es común que casi todos soliciten a los padres un paquete de pañuelos y toallitas húmedas (en especial durante el primer año). También es típica la bata, una taza de plástico con asas y la bolsa para el almuerzo. En el resto de materiales cada centro funciona de una manera.

Por su parte, en Primaria, mientras que unos especifican cuántos lapiceros, gomas, pinturas y rotuladores son necesarios (en algunos se han llegado a pedir diez de cada uno y posteriormente se han devuelto a los padres más de la mitad al final del curso), en otros, como el de Vadorrey, se prefiere optar por pedir una cantidad de dinero determinada para que los profesores sean los que compren el material necesario para todos los alumnos por igual.

También hay en determinados colegios que se dan ambas situaciones: se piden lápices, plastilina, ceras y hasta 500 folios para después añadir unos 10 euros de media para fotocopias o actividades. “Cada centro y profesor tiene capacidad para decidir qué es necesario, ya que ellos son los que van a realizar las actividades y saben cuáles son las necesidades que van a tener”, especifica José Luis Ruiz, representante de CGT Enseñanza Zaragoza. No obstante, determinadas propuestas deben ser aprobadas en el Consejo Escolar.

Mochila con o sin ruedas

En muchos documentos también se detalla el tipo de mochila que se debe de llevar. Al menos, en los textos observados la preferencia se centra en mochilas sin ruedas para todas las edades, en algunos casos lo ponen como recomendación (por ejemplo, en el Juan Pablo Bonet) y en otros como algo más obligatorio (Miralbueno). En los dos primeros años de Infantil, hay centros que especifican que no es necesaria mochila y que será suficiente con una carpeta dura, un maletín de plástico o una bolsa.

En cuestiones de estuches tampoco esta todo dicho. Hay quién prefieren que sus alumnos lleven estuches grandes en los que se guarden las pinturas, rotuladores, reglas, lapiceros y goma. Otros piden expresamente que se lleven dos estuches pequeños: uno para las pinturas y otro para el material de escritura. Respecto a los cuadernos y los rotuladores fosforitos también hay diferencias. Aparte de las marcas, algunos especifican de qué colores deben de ser. Por ejemplo, el Luis Vives pide para 4º de Primaria dos marcadores: uno amarillo y otro rosa.

¿Marcas?

La gran mayoría de los consultados especifican a los padres cuáles son los materiales que deben comprar y la marca de la que deben ser. Por ejemplo, el Pirineos Pyrenees puntualiza que en Infantil es necesario una caja de pinturas Plastidecor de 12 colores, una de diez rotuladores finos Steadtler, un lápiz Staedtler triplus punta fina, una goma Milán nº430 y una barra de pegamento PRITT 43 gramos. “En mi experiencia como profesor, nunca he pedido una marca concreta, pero a veces son los propios padres los que te demandan que les especifiques más. De hecho, esto es más relevante cuando se tratan de cuadernos que de pinturas”, sostiene Ruiz.

No obstante, muchos recuerdan en estas notas la importancia de ahorrar. Ejemplo de ello es el propio Pirineos Pyrenées, que señala que si “se dispone de material del curso anterior, en buen estado, es aprovechable”. También, en algunos, recalcan que las marcas son orientaciones o recomendaciones y que lo importante “es la calidad”.

Y es que la diferencia de precio entre unas marcas y otras puede ser importante. Por ejemplo, una caja de 12 pinturas Alpino suele superar los 2,5 euros, mientras que el mismo material de otra marca puede costar un euro menos. Lo mismo ocurre con las Plastidecor, cuya caja de 12 colores suele rondar los dos euros, mientras que se puede encontrar por 90 céntimos. Las diferencias monetarias por separado pueden no ser significativas, pero en conjunto suponen, al menos, uno o dos cuadernos más para el curso.

Etiquetas
Comentarios