Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Un polémico cambio de horario escolar

Un colegio zaragozano decidió hace unos días reducir el periodo de comedor. Aunque el centro puede hacerlo de esta forma, las familias se sienten "ignoradas".

No ha empezado todavía el próximo curso, y en un colegio público zaragozano (el Río Ebro, en el Actur), ya está servida la polémica. El motivo es que el centro decidió el pasado 29 de junio, cuando ya habían terminado las clases, reducir en una hora el tiempo intersesiones entre la mañana y la tarde. Aunque la medida se ajusta a derecho (esta decisión debe tomarse siempre en el último consejo escolar del curso); los padres de los nuevos niños que se van a matricular y otras familias del colegio critican que deberían haber contado con esta información, vital para la conciliación familiar, antes del periodo de inscripción.

A partir de septiembre, los niños acabarán las clases por la mañana a las 12.30 y las volverán a empezar a las 14.30 hasta las 16.00. En total, este periodo se reduce de tres a dos horas. La polémica se agrava, además, porque los apoyos y los rechazos hacia esta decisión han estado muy ajustados: en un sondeo previo, no vinculante, 198 familias expresaron su negativa a reducir el horario; 190 accedieron y otros 5 votos fueron en blanco.

Después, en el consejo escolar del 29 de junio (hay representados profesores, familias, personal de administración y servicios del centro y alguien del ayuntamiento), la medida salió a favor, de nuevo, con casi tantos apoyos como renuncios: seis votos a favor, cinco en contra y uno en blanco.

El director del centro insiste en que la elección de la fecha no tuvo nada de nocturnidad y alevosía: "Según las instrucciones del departamento de Educación esta decisión sobre el periodo intersesiones debe tomarse en el último consejo escolar", explica (algo que fue confirmado por la DGA).

No obstante, las familias consideran que todos los votos negativos fueron de sus representantes (a lo que el centro contesta que la votación fue secreta) y ven desconcertante que el proceso para pedir jornada continua se cerrase obligatoriamente antes de la escolarización, y no se haga así en el resto de cambios de horario.

Creen además que los niños no podrán hacer extraescolares al mediodía (el colegio insiste en que habrá una hora para ello), lo que interferirá en el carácter lúdico de su educación, y se sienten "ignorados" tras la votación del sondeo, en la que ganó tímidamente el no.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión