Despliega el menú
Aragón

Un millar de opositores a auxiliar administrativo de la DGA piden repetir la prueba

Alegan que había preguntas que no se adecuaban al proceso selectivo, entre otras causas.

Dos de las preguntas que han generado la polémica.
Dos de las preguntas que han generado la polémica.
HA

El 19 de junio se celebró la primera de las tres pruebas previstas para cubrir 133 plazas de auxiliares administrativos en la DGA. Unas oposiciones muy esperadas por miles de opositores de la Comunidad: se trataba de plazas incluidas en las ofertas complementarias de empleo público de los años 2007 y 2011 y miles de personas habían visto una oportunidad laboral en ellas. En la lista definitiva de admitidos, se extendía a lo largo de más de 150 páginas y fue publicada a finales de abril, aparecían 8.609 nombres. Para varios cientos de estos aspirantes, la cosa no ha ido como esperaban.

Muchos de ellos se están organizando a través de las redes sociales para solicitar la anulación del ejercicio y la convocatoria de uno nuevo por diferentes causas, entre las que figuran preguntas mal formuladas, cuestiones que no se ajustaban al temario, tiempo insuficiente para realizar el ejercicio, excesiva penalización y errores de procedimiento. Respecto a este último apartado, los opositores afirman que a la entrada a las aulas "a todos les comprobaron el DNI" pero que una vez dentro "tendrían que comprobar el DNI y el número de plica de todos los asistentes", y hubo casos en los que no se hizo.

Hace tres días que crearon una petición en la web Change.org y a las 48 horas de su publicación ya había superado el millar de firmas. La página de esta plataforma se ha convertido en una suerte de foro en el que los opositores dan rienda suelta a sus sensaciones sobre la prueba. "Un examen infernal" o "me pareció un examen inadecuado al nivel que se pide, si pide un C2, el nivel era de A" son algunas de las decenas de comentarios que se pueden leer en Change.org.

"Es cierto que en comparación con convocatorias anteriores, el examen ha tenido una dificultad muy superior", comenta una zaragozana que se presentó a la prueba y está organizando la respuesta coordinada de los opositores, pero que prefiere mantener su identidad en el anonimato hasta la resolución del proceso.

Los opositores descontentos han elaborado un escrito de impugnación para presentarlo ante el tribunal. Han decidido presentarlo de forma individual y, explican, que también se lo harán llegar al Justicia de Aragón. En él se recogen todas sus quejas al ejercicio. Por ejemplo, cuando se refieren al cuestionario en sí, sostienen que "se ha vulnerado por completo el artículo 55.2 del Estatuto Básico del Empleado Público que dice 'la adecuación entre el proceso selectivo y las funciones o tareas a desempeñar'".

En este sentido, la opositora zaragozana señala varias preguntas, entre las que destaca: '¿De quién era nieto el rey de España Felipe V?' O: '¿En qué membrana del ojo se localizan los receptores visuales conos y bastones?' Para la prueba se les exigía, como mínimo, el graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO). "Un gran número de opositores somos de la opinión que el examen de administrativo de la DGA (categoría C1) celebrado el pasado 20 de marzo era mucho más fácil que este, siendo que aspiramos a una categoría inferior (C2), cosa que consideramos inadmisible", indica. [Consulte aquí el examen completo]

Esta zaragozana y otros opositores creen que el hecho de estas oposiciones hayan tenido que salir adelante tras una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que obligaba a la DGA a incluir en la Oferta de Empleo Público de 2016 todas las plazas ocupadas por interinos, ha podido influir en el diseño de la prueba.

Penalización excesiva

El examen era tipo test y duró 70 minutos. Se daban cuatro respuestas alternativas y solo una podía ser correcta. La prueba constaba de dos partes diferenciadas: un psicotécnico de 25 preguntas y 50 cuestiones de legislación. Además, había 10 preguntas de reserva. Las preguntas incorrectas restaban puntos. Este es otro de los aspectos más críticados de la prueba: los críticos creen que la penalización era excesiva.

Los opositores se están organizando, sobre todo, a través de Facebook. En esta red social crearon un grupo, antes del examen, en el que intercambiar sus impresiones. Está cerrado al público general y tiene cerca de 700 usuarios. El mismo 19 de junio, tras la celebración del examen, más de un centenar de personas se sumaron al mismo, explican. "Queremos que se inste al director general de la Función Pública y Calidad de los Servicios a repetir el examen", indican. "Mucha gente le ha quitado tiempo a su familia durante años, se ha pedido excedencias en sus trabajos actuales y han invertido dinero en academias para esto", se lamentan.

Etiquetas
Comentarios