Despliega el menú
Aragón

Los casos de tosferina se disparan y superan ya el medio centenar en lo que va de año

Los expertos apuntan la posibilidad de que el pico se deba al cambio de la vacuna, que protege durante menos tiempo.

Proceso de la tosferina
Proceso de la tosferina

Es una de las enfermedades que más quebraderos de cabeza ha dado a los médicos y pediatras en los últimos años y la situación parece que persiste. Los casos de tosferina en Aragón se han disparado y ya han superado el medio centenar, cuando lo esperado a estas alturas de 2016 es que solo se hubieran diagnosticado cuatro.

La tosferina es una enfermedad infecciosa que afecta a las vías respiratorias. Su principal síntoma es la tos violenta (golpes persistentes) que en determinados momentos puede incluso dificultar la respiración. Su contagio se produce por el aire de persona enferma a sana. Por ello, es muy común que se produzcan brotes en lugares donde conviven un número elevado de personas y especialmente en los colegios, donde es cada vez más frecuente que se notifiquen brotes con varios afectados.

Pero, ¿por qué se ha producido este incremento? No está comprobado científicamente, pero los expertos creen que puede deberse al cambio de vacuna que se acordó hace ya algún tiempo.La nueva dosis produce menos efectos secundarios, pero sin embargo su efectividad es menor. Protege durante menos tiempo y, por ello, se registran más casos.

En el último boletín epidemiológico, se han notificado dos nuevos casos de tosferina en la última semana, pero el goteo ha sido constante en los últimos meses. Uno de los más importantes y con más afectados es el que Salud Pública detectó a finales de mayo en Huesca. Allí, se han diagnosticado en la zona de Alcolea hasta siete casos de niños de entre 7 y 10 años, cinco de ellos en un aula de un colegio. Ante este tipo de situación, Salud Pública recomienda una serie de medidas de prevención, como la vacunación de las personas del entorno de los afectados para evitar más contagios.

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, Teresa Cenarro, reconoció el incremento de casos de tosferina y apuntó la posibilidad de que esta situación, además de al cambio de vacuna, se deba a un "mejor y mayor diagnóstico" y a que haya coincidido con un pico que normalmente se repite cada tres o cinco años.

Reconoció que ante cualquier sospecha, los facultativos deciden aplicar el tratamiento (antibióticos) para evitar contagios, ya que la confirmación a través de un cultivo puede tardar más tiempo. Cenarro recordó que la gravedad del caso depende sobre todo de la edad del afectado porque en los bebés puede tener consecuencias más importantes. Por ello, Salud Pública decidió hace unos meses empezar a vacunar a las embarazadas en el último trimestre de gestación. De esta manera, se protege al recién nacido contra la enfermedad durante las primeras semanas de vida.

Etiquetas
Comentarios