Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aragón exige cumplir la sentencia de Sijena y Cataluña pide un pacto para evitar la entrega

La Generalitat y el MNAC no confirman si recurrirán la ejecución fijada para el 25 de julio. Lambán pide que las 97 piezas lleguen "pronto" pero no descarta hablar con Puigdemont y Vila.

Algunas de las piezas que deberán de ser devueltas a Villanueva de Sijena.
Algunas de las piezas que deberán de ser devueltas a Villanueva de Sijena.
Álvaro Calvo

Consciente de que los subterfugios legales se le agotan, la Generalitat de Cataluña se aferra a un hipotético acuerdo con Aragón para intentar eludir la orden judicial que le obliga a devolver en dos meses al monasterio de Sijena 97 bienes, cuyas compraventas fueron declaradas ilegales por una juez de Huesca.

De eso hace más de un año, pero tanto el ‘Govern’ como el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), que se hicieron con las piezas de forma irregular, se siguen resistiendo a darlas por perdidas, pese a que por segunda vez el Juzgado de Instrucción nº 1 de la capital oscense ha puesto fecha a la entrega. El plazo vence el 25 de julio y la Generalitat quiere buscar in extremis una salida política, aunque hace un mes ya fracasó un pacto que si bien incluía la cogestión, conllevaba la devolución inmediata de 53 de las piezas. Ayer, el presidente aragonés, Javier Lambán, no cerró la puerta a retomar las conversaciones, pero también dejó claro que el Gobierno de Aragón "va a tratar por todos los medios de que se cumpla pronto" la orden para activar la ejecución provisional, dictada el pasado martes.

Este decreto puede ser recurrido en un plazo de cinco días, pero ni la Generalitat ni el MNAC avanzaron ayer si lo impugnarán, si bien es más que previsible. De hecho, cuando en febrero hizo en Zaragoza su oferta para restituir esas 53 piezas, el consejero de Cultura catalán, Santi Vila, ya dejó claro que agotarían todos los recursos posibles en los distintos pleitos por el arte sacro. Tras el acuerdo fallido, reiteró que solo acatarían "resoluciones firmes", y no es el caso de esta sentencia porque hay pendientes sendas apelaciones ante la Audiencia Provincial y el Tribunal Constitucional.

Fuentes de la Consejería de Cultura de la Generalitat explicaron que su gabinete jurídico estaba estudiando aún "cómo se afronta" la orden judicial de devolución. Y recordaron que "el objetivo siempre ha sido llegar a un acuerdo". En este sentido, analizan "las medidas a nivel político y legal para ver la mejor manera de llegar a un pacto y que las dos partes queden satisfechas". Eso sí, no concretaron si las condiciones serían similares a las que negociaron en su día ni qué plazos se fijarían. Reconocieron que tras el fiasco por la resistencia de ERC y de diversos sectores de Lérida, la situación está "en stand by" y no ha habido más conversaciones, pero no cerraron la puerta a retomarlas tras el nuevo ultimátum judicial.

Por su parte, Lambán aseguró que no descarta nuevos contactos "en los próximos días" con su homólogo catalán, Carles Puigdemont, o con su consejero de Cultura, del que dijo que "ha demostrado una excelente actitud hacia Aragón". De hecho, fue el principal impulsor del acuerdo frustrado, que el socialista insistió ayer en defender: "Pensábamos que podía tener valor en sí mismo el hecho de que este contencioso que ha enturbiado las relaciones entre Aragón y Cataluña se resolviera por la vía del diálogo". "Al final no pudo ser", lamentó después de reconocer que "sabía que tarde o temprano los bienes vendrían por la vía de la justicia".

Faltan las medidas coercitivas

Y en este ámbito, reclamó que la Generalitat y el MNAC acaten la orden de devolución, si bien echó en falta que esta incluyera las medidas reclamadas para forzar la entrega. Por ello, Lambán pidió a la juez que "establezca los mecanismos para exigir su cumplimiento" si el 25 de julio los bienes no están en el monasterio, "yendo de lo económico a la intervención directa de la Policía Judicial".

Al igual que el Consistorio, el Ejecutivo reclamó imponer multas coercitivas de 3.000 euros diarios durante 15 días a la Generalitat y el MNAC y, si tampoco así restituyen las piezas, pidieron que intervenga la Guardia Civil. El presidente anunció que requerirán a la juez que aclare cómo se desarrollará el proceso. No obstante, Lambán afirmó que le "gustaría" no tener que llegar "a estos extremos porque la Generalitat cumpliera antes del 25 de julio".

Además, confió en la sentencia que debe dictar en breve otro juzgado de Huesca sobre las pinturas murales del cenobio monegrino, que se exponen en el MNAC, "irá en la misma dirección, es decir, dará la razón a Aragón".

Por su parte, Nicolás López, vicario general de la diócesis de Huesca –que junto con la de Barbastro-Monzón reclama 112 bienes a la de Lérida– consideró que este avance para recuperar el patrimonio de Sijena "es una buena noticia para los aragoneses" y deseó que la orden judicial "se cumpla" porque "las obras tienen que estar en manos de su propietario". Pese a las diferencias, consideró que la resolución de este litigio "puede favorecer" al eclesiástico. "Seguimos trabajando y haciendo las gestiones oportunas, es un asunto importante y lo queremos solucionar cuanto antes", dijo.

Mientras, el obispo barbastrense, Ángel Pérez Pueyo, se limitó a señalar que "no hay novedad". Su vicario de patrimonio, Enrique Calvera, valoró como "positivas" las últimas noticias sobre Sijena, aunque matizó que "no es lo mismo" que el conflicto entre las diócesis. Presagió que, "como siempre", Cataluña "se sacará de la chistera otra excusa" para tratar de frenar a toda costa la entrega.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión