Despliega el menú
Aragón

Historias de la (añorada) mili

Los primeros voluntarios que pasaron por el Centro de Instrucción de Reclutas 10 de San Gregorio se reunieron para conmemorar los 50 años de su inauguración.

"Aquí están, fieles a la cita", proclamó Joaquín Soguero al inicio de la comida en Zaragoza que reunió a casi toda la primera promoción del CIR 10 50 años después.
"Aquí están, fieles a la cita", proclamó Joaquín Soguero al inicio de la comida en Zaragoza que reunió a casi toda la primera promoción del CIR 10 50 años después.
L. Izquierdo/ G. Romeo

"Como éramos los pioneros, nuestro campamento fue el más largo. Estuvimos 106 días, tres meses y medio que parecía que no iban a acabar nunca", recuerda Luis Izquierdo. Tanto él como sus 28 compañeros fueron los primeros en pasar por el Centro de Instrucción de Reclutas (CIR) número 10, instalado en el campo de maniobras de San Gregorio en los años 60 e inaugurado el 2 de mayo de 1966.

Los CIR eran un conjunto de edificios, instalaciones y explanadas de instrucción que abarcaban una extensión de 55 hectáreas y albergaban de 2.500 a 3.000 hombres. Surgieron a partir de una orden delMinisterio del Ejército del 4 de diciembre de 1964 para recibir y vestir a todos los individuos llamados al servicio militar, instruirlos en los cometidos básicos del soldado, buscarles un puesto adecuado a sus capacidades y destinarlos al cuerpo correspondiente.

Ha pasado medio siglo desde que estuvieron allí, pero estos antiguos voluntarios de Sanidad, que ahora ya peinan canas, recuerdan con cariño su entrenamiento en el campamento zaragozano. Por eso, dos de ellos decidieron intentar encontrar a todos los miembros que inauguraron el CIR 10 para compartir sus memorias. "La idea surgió en conversaciones con Luis.Ya nos habíamos reunido unos cuantos alguna vez, pero queríamos conectar a todos los voluntarios de la primera promoción", detalla Joaquín Soguero, uno de los promotores del encuentro.

"Recurrimos a los alcaldes, a la Guardia Civil, al Facebook, a listines telefónicos viejos... Muchos se habían cambiado de teléfono o incluso de domicilio", explica Luis Izquierdo, el otro impulsor. Conforme los localizaban, se trasladaban a los pueblos para buscarlos y comentarles su propuesta en persona. De los 29, cuatro habían fallecido, tres estaban completamente desaparecidos y otros cuatro no pudieron viajar por "estar flojos de salud", aclara Luis Izquierdo. Los otros 18 acudieron el pasado 2 de mayo desde diversos puntos de España –incluida Palma de Mallorca– al restaurante Tik Tak de Zaragoza para compartir una vez más aquellos recuerdos de juventud.

Entre las anécdotas, los veteranos rememoraban cuando a uno de ellos le robaron el reloj, un regalo de su novia. "Hubo una gran solidaridad, pasamos por todo el cuartel recogiendo dinero y le compramos otro exactamente igual", rememora Izquierdo. Otra de las ‘historias de la mili’ que se acogió con agrado tenía por protagonista el agua. "En aquella época, no a toda la gente rural le gustaba la ducha. Por eso, había gente que pasaba pegada a la pared para no mojarse", comenta risueño Luis.

Así, entre recuerdos y anécdotas, los 18 exsoldados volvieron por una tarde a aquella época. "Para cosas así, o pones el alma o no se hacen", resume Izquierdo sobre el encuentro. Pero estos jóvenes en espíritu aún guardan fuerzas para otra conmemoración. "¡Dentro de 25 años nos volveremos a reunir!", exclama uno de los veteranos durante la comida. "Hay moral para ello", tercia entre risas JoaquínSoguero.

Etiquetas
Comentarios