Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El viento y el sombrero

Me acurruco en el sofá, bebo un poco de té y rememoro las conversaciones de verano.

- Recuerdo el campo sembrado de verde borraja. Nuestra familia tenía unas tierras en las afueras de la ciudad así que todas las mañanas me despertaba con el gallo y mi padre y yo nos dirigíamos a…

Y así continuaba el viejo durante horas, hasta que la abuela le decía:

- Vamos Fermín, deja a la niña que se vaya a dormir. Mañana puedes terminar de contar la historia. –decía la abuela mientras me guiñaba un ojo y ambas sonreíamos. Las dos habíamos oído esa historia miles de veces.

- ¡Pero Rosalía! - protestaba mi abuelo. – ¡Todavía no la he contado cómo el viento hizo volar tu sombrero! – Posaba sus ojos en mi abuela y volvía a contar esa historia. – Era domingo y como manda la tradición teníamos que ir a misa. Me dirigía con paso ligero hacia la puerta cuando me tropecé con un sombrero. Levanté la mirada y vi correr hacia mí a la muchacha más hermosa que había pisado nunca la plaza del Pilar. Cuando llegó…

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión