Despliega el menú
Aragón

¿Qué horario tendrá mi colegio el próximo curso?

La posibilidad abierta para introducir la jornada continua en los centros escolares aragoneses provoca dudas en las familias, que al final son las que deciden si se implanta o no.

Una experiencia pionera. Diez centros aragoneses -en la foto, Los Albares, de La Puebla de Alfindén- organizaron una votación hace dos años sobre la jornada continua, aunque no se aplicara, para saber la opinión de las familias.
Una experiencia pionera. Diez centros aragoneses -en la foto, Los Albares, de La Puebla de Alfindén- organizaron una votación hace dos años sobre la jornada continua, aunque no se aplicara, para saber la opinión de las familias.
Maite Santonja

Con la presentación de 148 proyectos de innovación que incluyen una reorganización horaria, se ha abierto esta semana la posibilidad de instaurar la jornada continua el próximo curso. El proceso no está cerrado y Educación aún tiene que validar qué propuestas seguirán adelante. Pero la escasez de tiempo para redactar los documentos y los requisitos que establece la orden han provocado incertidumbre. Estas son las respuestas a algunas de las cuestiones que se plantean.

Y ahora, ¿qué?

Los colegios que no han presentado ningún plan seguirán como hasta ahora. Los que sí han enviado propuesta recibirán la semana que viene respuesta de Educación. Los que tengan algo que modificar tendrán de plazo hasta el miércoles a las 14.00. Los que consigan el visto bueno deberán someter el proyecto a la aprobación de su consejo escolar y del claustro –que tendrán que validar la medida, en una votación que puede ser secreta, con un apoyo mínimo de dos tercios­– y, finalmente, se producirá la votación de las familias. Padres y madres están llamados a dar su opinión. Para que la flexibilización horaria se produzca, debe lograrse el 55% de votos positivos del total de las familias. Aquellas personas que no voten se considera que lo hacen en contra.

¿Qué ocurre si no se pasa alguno de estos trámites?

De no aprobarse el proyecto en alguna de estas fases, los centros mantendrán su horario actual. Si el claustro o el consejo escolar lo rechazan, la escuela puede volver a intentarlo el año siguiente. Si son las familias las que dicen no, el colegio no podría pedir cambio horario hasta dentro de dos cursos.

Una vez aprobado por las familias, ¿ya se instaura el cambio horario?

No. Aún queda remitir toda la documentación a Educación con fecha límite el 11 de abril. Y esperar a que el Departamento emita su veredicto final.

el nuevo horario

¿Es para siempre?

No. Los centros que superen todos los pasos, podrán mantener el nuevo horario durante tres años. Además, Educación revisará anualmente cómo se han puesto en marcha estos nuevos planes en cada centro, y puede suspenderlos si comprueba que no cumplen lo explicitado en su proyecto.

Las clases ¿comenzarán antes?

No. El horario lectivo de los alumnos es el mismo en cualquier caso: 25 horas semanales, incluidos los recreos –30 minutos en primaria y 45 en infantil–. Los centros que tengan servicio despertador deberán mantenerlo, pero las clases en ningún caso podrán iniciarse antes de las 9.00. Y tendrán que permanecer abiertos las mismas horas que en la actualidad.

Si la jornada lectiva es de mañana, ¿habrá comedor?

Los centros que tengan servicio de comedor en la actualidad, al igual que los que ofrecen transporte escolar, están obligados a garantizarlo en el mismo horario que lo ofertan hoy. Los alumnos, además, tendrán que permanecer en el colegio durante todo ese periodo intersesiones –el que va desde la última sesión lectiva de la mañana hasta la primera de la tarde–, aunque no tengan ninguna clase tras la comida. Y durante ese tiempo, además del equipo directivo, es obligatorio que esté presente al menos un docente. Las monitoras de comedor denuncian que este servicio se ha perdido en más de 500 escuelas con la implantación de la jornada intensiva, ya que muchos padres deciden llevar a sus hijos a casa tras finalizar el periodo lectivo.

Y ¿qué ocurre en las escuelas sin comedor?

Los centros que no cuentan con comedor también deben garantizar el mismo periodo de apertura actual.

Por la tarde, ¿qué actividades se llevarán a cabo?

Las actividades que se lleven a cabo por la tarde, en el horario que hasta ahora se mantenía, no se consideran extraescolares y, por lo tanto, son gratuitas. La orden alude expresamente a sesiones de refuerzo educativo de al menos 50 minutos, que para el docente que las dirija sí tendrán consideración de lectivas. Estas clases no son para todo el alumnado y los equipos docentes determinarán a qué estudiantes se les ofrece. La consejera, Mayte Pérez, ha manifestado en más de una ocasión su intención de introducir en el currículo el ajedrez, que podría reservarse para ese tiempo. Muchos de los proyectos que han elaborado los centros establecen tutorías personalizadas o talleres específicos sobre alguna materia durante estas horas de tarde.

¿Dónde existe ya la Jornada intensiva?

La modificación de la jornada escolar ya es un hecho en doce comunidades (en Canarias y Galicia, desde hace ya 25 años), donde la intensiva es la opción mayoritaria. Cataluña, Navarra, País Vasco y Comunidad Valenciana siguen manteniendo la jornada lectiva de mañana y tarde, aunque hay experiencias piloto en distintos centros. No obstante, como informó el Justicia en uno de sus informes, lo más habitual es que haya dos o tres modalidades de jornada escolar en cada autonomía.

¿Por qué provoca tanta división?

La polarización de las opiniones en este asunto es extrema. Al calor de este debate ha surgido una plataforma a favor de la jornada partida –que la gran mayoría de centros concertados seguirá manteniendo–, que denuncia que cinco horas seguidas de clases para los alumnos más jóvenes, con un solo descanso de apenas media hora, son demasiadas. Por contra, los defensores de la continua, que también tienen una asociación detrás, esgrimen que da más tiempo libre a los niños y facilita la conciliación familiar.

Etiquetas
Comentarios