Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Un galardón para grandes y jóvenes (in)genios

Se entrega hoy el XXIX Premio Nacional Don Bosco al que se han presentado más de 50 proyectos de investigación e innovación elaborados por estudiantes.

Un proyecto para abandonar la bombona de butano. Una aplicación para trabajar inteligencias múltiples. Una silla de ruedas bípeda para mejorar la movilidad del discapacitado. Un sistema de seguridad contra el robo de cable y otro que evita accidentes en el gimnasio. No son diseños de la NASA ni trabajos actuales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Son solo algunos ejemplos de trabajos elaborados en clase por estudiantes de Secundaria y Formación Profesional que se han presentado al Premio Nacional Don Bosco, que se entrega hoy, y que ayer mostraron al público sus creaciones en el Colegio Salesianos de Zaragoza.

En esta particular feria de innovación, que cumple ya 29 ediciones, los alumnos compiten, pero también se enseñan unos a otros el resultado de su trabajo, que presentan a través de expositores. La presente convocatoria, la primera desde que falleció su creador e impulsor, el salesiano Mario Rubio, ha traído a Zaragoza 33 proyectos, de los 53 que en principio concurren al galardón. En ellos han estado involucrados 87 participantes –entre alumnos y tutores–, que se han desplazado desde Almendralejo, Cádiz o Vitoria. En total, diez comunidades autónomas tienen presencia en esta convocatoria anual.

Los proyectos se dividen en tres áreas: construcción mecánica, ciencias e informática y nuevas tecnologías. Y cada vez es más habitual, según apuntaron los organizadores, trabajos de mejora en el ámbito social. Este año, por ejemplo, un método para enseñar a leer a niños con síndrome de Down o un mecanismo de ayuda a los invidentes. "La calidad de los proyectos va en aumento cada año, igual que la ilusión de los competidores, que se esfuerzan por trabajar por una sociedad mejor", dijo ayer el director del centro, Pepe Domingo, quien destacó que Don Bosco fue un pionero en la formación de jóvenes en oficios. "Trabajó en el norte de Italia y quiso formar a las personas en un oficio, por lo que empezó a formar colegios de Formación Profesional, que eran su especialidad", informó el docente.

El premio nacional que lleva su nombre está patrocinado por empresas e instituciones y el jurado está compuesto por miembros de la Universidad, del Colegio de Médicos y Químicos y de compañías tecnológicas colaboradoras.

La consejera de Educación y Cultura, Mayte Pérez, será la encargada de presidir esta tarde, a partir de las 18.30, la gala de entrega de este galardón. En esta ocasión se otorgarán seis reconocimientos, que tienen recompensa económica. Aunque, a juzgar por el ambiente de colaboración que se vivió ayer durante la sesión de muestra, la mayoría de jóvenes se sentían suficientemente gratificados tras presentar públicamente sus proyectos, que demuestran que existe cantera investigadora en el país.

Etiquetas
Comentarios