Despliega el menú
Aragón

Tiina Mäkelä: "Ante un caso de acoso escolar, hay que ser responsable y hablar"

Investigadora en la Universidad de Jyväskylä (Finlandia) y miembro
de Instituto Escalae, presentó ayer en Zaragoza el exitoso programa Kiva contra el acoso escolar.

Mäkelä, ayer, en el Patio de la Infanta de Ibercaja.
Mäkelä, ayer, en el Patio de la Infanta de Ibercaja.
Asier Alcorta

La inquietud ante el creciente número de casos de ‘bullying’ llevó a Finlandia, el país que corona los ránquines de educación, a idear un programa para combatirlo. Así nació en 2009 Kiva, un plan que ya aplican el 90% de los centros del país y que ha reducido de forma significativa el acoso. La profesora e investigadora finlandesa Tiina Mäkelä está presentando este método en países hispanohablantes. Y ayer lo hizo en Zaragoza, dentro del ciclo ‘Educar para el Futuro’ organizado por la Obra Social de Ibercaja.

-¿Por qué Finlandia es el gran referente educativo?

-Porque en Finlandia creemos que sin la educación no hay mejora social. Y apostamos por ella.

-Y ¿con qué medidas se han convertido en la primera potencia en educación?

-No son tanto medidas como que en Finlandia la educación no es un tema politizado, sino algo en lo que todos estamos de acuerdo en que debemos trabajar juntos, colaborando con las familias, con la escuela, con los partidos políticos...

-¿Qué les diferencia del resto?

-Somos un poco rebeldes. No hacemos caso a la mayoría del mundo, que basa su educación en la competición. Nuestra pedagogía es humanista, muy de crecimiento personal, desde el punto de vista integral. No hacemos tanto caso a lo académico, sino también a la educación social, a la emocional...

-Y todo esto ¿se puede trasladar a otros países o cada uno debería tener su modelo propio?

-No se puede hace un copia-pega de ningún sistema. Pero sí hay cosas que se pueden aprender. En Finlandia, el cambio ha sido lento y muy bien planificado, a 5, 10, 15 años... Nuestra recomendación es no trasladar nunca un modelo a través de un cambio radical.

-Usted ha trabajado en España, ¿las comparaciones son odiosas o no estamos tan mal?

-Cada país tiene algo en lo que destaca. Los españoles, por ejemplo, sois muy buenos en competencias sociales. Y es una competencia transversal y necesaria. Nosotros apostamos por el aprendizaje mutuo y no nos importaría importar vuestro ejemplo en esto.

-Pero ¿qué tenemos de malo?

-Yo creo que lo malo proviene de que, últimamente, no se ha valorado de forma suficiente. Y si la sociedad habla mal de la educación, entonces la carrera no es la más popular y no todos los mejores entran porque bajan las vocaciones. Y hay docentes buenísimos, pero el sector ha tenido mala imagen. Y eso afecta a todo.

-Su charla de ayer se tituló ‘¿Se puede prevenir el acoso escolar?’. ¿Se puede?

-Se puede, pero no hay milagros. Por eso hablamos de prevención, unida a la intervención. Con la prevención podemos disminuir el acoso, pero el acoso nunca desaparecerá. Siempre lo ha habido y por eso se precisa intervenir.

-Y ¿cómo puede existir esa violencia desde tan temprana edad?

-Es algo que existe en el ser humano. El acoso escolar tiene que ver con el deseo de tener poder, una persona quiere un estatus y abusa de su posición de superioridad contra los que tienen menos. Esto no es exclusivo de las escuelas, claro, se da en toda la sociedad.

-Los centros de su país celebran que han rebajado el acoso escolar. ¿Cómo lo han logrado?

-El 90% de las escuelas tienen el programa Kiva, que empezó en 2009. Desde entonces, el acoso no ha desaparecido, repito, pero, por ejemplo, el número de acosadores, ha pasado del 11 al 6% en seis años.

-Siguen siendo muchos. Los datos del Defensor del Menor hablan de que en España, en cada clase de 25 alumnos, hay dos maltratados y tres o cuatro acosadores.

-Sí, sí, son cifras parecidas a las que se dan a nivel internacional, es más o menos lo mismo.

-Y su programa ¿cómo le para los pies a un acosador en ciernes?

-Es un programa integral y tiene distintos componentes básicos. Hemos hablado de prevención, que se da a través de clases, de lecciones para todos, sobre convivencia, respeto a las diferencias...

-Pero ¿es una asignatura?

-No, son sesiones y la recomendación es tener como mínimo dos de 45 minutos cada mes. En cuanto a la intervención, hay un protocolo muy estricto de cómo tener las entrevistas, con los participantes en el acoso (no me gusta llamarlos acosadores porque es un rol, un papel que tienen) y con la víctima. Y, sobre todo, seguimiento.

-En el acoso, ¿solo participan el acosador y la víctima?

-No, hay mucha más gente. También los espectadores tienen un papel. Y se trabaja mucho en un cambio de actitud hacia lo que están viendo. También se busca el apoyo de amigos, de líderes, para que ellos apoyen a las víctimas. Se trabaja mucho la dinámica del grupo y en cambiar las actitudes.

-Muchos de esos casos se viven en silencio. ¿Cómo logran detectarlos?

-Justamente este programa está enfocado a enseñar que hay que hablar. Yno solo los pequeños, también los adultos: si ves algo, hay que hablar. Te tienes que responsabilizar como persona. Y esto ayuda a que cada vez más niños denuncien. Pero es cierto que en muchos casos los adultos nunca sabrán. Y por eso tenemos que seguir trabajando en ese mensaje de responsabilidad compartida.

-Este año, la serie ‘American Crime’ denuncia cómo los centros miran hacia otro lado en asuntos de racismo u homofobia en su seno. ¿Eso pasa? ¿Pasamos de puntillas por los problemas?

-Eso pasa. Y por eso hay que trabajar con la sensibilización a nivel general, en toda la sociedad. Hay que hablar de estos temas. Son cosas difíciles, pero hay que abordarlas. Y en España últimamente se habla de acoso escolar y está bien que se haga, por muy incómodo que resulte.

-Si es tan efectivo, ¿por qué el método Kiva no llega a todo el mundo?

-Los finlandeses somos de mucha planificación, no queremos ir revolucionando todo. No somos colonialistas. La idea no es ir muy rápido, porque nosotros seguimos aprendiendo, es un proceso.

-Pero está presente en muchos países ya...

-Sí, está en nueve países europeos, ya está en Nueva Zelanda, yo he estado en Argentina y México informando y dando capacitación... En España empezamos este otoño, en Madrid y en Fuengirola, pero con las sesiones en inglés.

Etiquetas
Comentarios