Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

“El entramado fraudulento de Vitaldent nada tiene que ver con nuestras clínicas”

?Franquiciados de Zaragoza aseguran que siguen con su funcionamiento normal.

Una de las franquicias de Vitaldent en Zaragoza.
Una de las franquicias de Vitaldent en Zaragoza.
Guillermo Mestre

"Lo principal que queremos transmitir es confianza, porque en nuestros centros todo sigue funcionando con total normalidad. Lo que ha salido en los medios es que Vitaldent está en un entramado fraudulento que nada tiene que ver con nuestras clínicas, pero como estamos bajo ese nombre nos ha perjudicado", subraya Blanca Mené, portavoz de las franquicias zaragozanas del Actur, el Arrabal y Delicias, que han decidido hacer público mañana un comunicado insistiendo en la total independencia de sus negocios y en su correcto funcionamiento.

"Hay que agradecer a los pacientes la respuesta que han tenido, porque todo el mundo lo ha entendido y eso es una recompensa a tantos años de trabajo bien hecho", dice Mené. Cuenta que el día en que se conoció la detención en Madrid por fraude fiscal del empresario Ernesto Colman, propietario de la marca Vitaldent (pero no de las franquicias), hubo clientes que preguntaron "qué había pasado, si los tratamientos seguían, y se les dieron las explicaciones oportunas".

"Queremos dar la cara, demostrar que no hay nada que esconder ni ocultar, y que estamos al pie del cañón y así pensamos seguir", asegura Mené. Agrega que estas franquicias son "empresas totalmente independientes, con contabilidades y gerentes independientes".

Por eso lamenta que alguna asociación de consumidores haya recomendado a la gente que no inicie nuevos tratamientos en clínicas que lleven la enseña de Vitaldent. "¿Fundado en qué dieron ese consejo? ¿Por qué esa alarma?", se pregunta, e insiste en que lo ocurrido en Madrid no pone en tela de juicio "el servicio ni la praxis" de los franquiciados, a los que está perjudicando de forma injusta lo sucedido con Colman. Por fortuna, dice, "los que nos conocen están contentos y siguen viniendo, saben que somos gente honrada". "El problema es la duda que se crea a quienes no han estado aquí", argumenta, y señala que las clínicas del Actur y Delicias tienen más de una década de buen funcionamiento a sus espaldas y siete años la de la calle Sobrarbe.

Con respecto a las informaciones aparecidas acerca de que algunos franquiciados habían denunciado que Colman los obligaba a entregarle pagos en dinero negro, la empresaria zaragozana afirma rotunda que en su caso "no se ha pagado jamás nada en dinero B, ni se nos ha pedido ni insinuado siquiera que lo hiciéramos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión