Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Retenciones kilométricas para despedi r un fin de semana de récord en las estaciones

?Los esquiadores que regresaron desde Formigal hacia Huesca padecieron tráfico lento durante 40 kilómetros hasta Sabiñánigo, en Hostal de Ipiés y en Monrepós.

La circulación fue muy lenta durante unos dos kilómetros en la subida al puerto  de Monrepós (N-330) en sentido Huesca, donde los conductores se veían obligados a parar y a arrancar continuamente.
La circulación fue muy lenta durante unos dos kilómetros en la subida al puerto de Monrepós (N-330) en sentido Huesca, donde los conductores se veían obligados a parar y a arrancar continuamente.
Rafael Gobantes

Las estaciones de esquí cerraron ayer el mejor fin de semana de esta temporada y aunque no han batido su propio récord histórico, algunas han estado a punto de hacerlo. La consecuencia de la afluencia de miles de esquiadores fueron las retenciones en un total de 40 kilómetros, aunque en distintos puntos, que se produjeron ayer por la tarde al cierre de las estaciones por el regreso de los turistas a sus lugares de proceden.

La circulación fue lenta a partir de las 17.00 desde la salida de Formigal, en la A-136. Primero, solo en el tramo hasta Escarrilla, pero después las retenciones se prolongaron por los 21 kilómetros hasta Biescas. Poco después, a las 17.24 según la alerta de la Dirección General de Tráfico, se registraron 13 km de congestión en la N-260 desde Biescas hasta Sabiñánigo. Los escasos kilómetros de autovía fueron un alivio pero en cuatro kilómetros desde Hostal de Ipiés hasta Lanave, que es uno de los puntos críticos con una travesía limitada a 70 km/hora, se volvió a congestionar. Por último, en el alto de Monrepós, una vez que se acaba el tercer carril, fue necesario parar y avanzar en primera hasta llegar a los túneles. También hubo retenciones a primera hora de la mañana para acceder a los centros invernales, pero no tan importantes como las del sábado y el tráfico fue algo más fluido.

Como ya ocurrió el sábado, la tónica dominante fue el sol, la gran cantidad de kilómetros esquiables y la buena calidad de la nieve. Cuando estos factores se juntan, el éxito está garantizado, y para muestra lo ocurrido este fin de semana en Formigal-Panticosa, Cerler, Astún, Candanchú, Javalambre y Valdelinares. La masiva afluencia de esquiadores ha llenado los aparcamientos de estos centros y el ambiente vivido en pistas ha sido "muy bueno". Todas las estaciones han batido el récord de clientes en lo que llevamos de temporada, aunque desde Aramón se apuntó que también han tenido otros fines de semana "casi igual de buenos" que este, aunque prefirieron no dar cifras. Al igual que Astún, que ha cerrado este fin de semana registrando "uno de los mejores fines de semana desde hace algunos años", tal y como apuntaba su director comercial, Andrés Pita. "Hemos estado cerca, pero no hemos batido nuestro récord", añadió. Este año la temporada es más corta que la anterior, al caer la Semana Santa a finales de marzo, pero aún con todo, Pita confía en que se vuelvan a repetir estos días "en los que se juntan todos los factores". A corto plazo, y para el próximo fin de semana, "las predicciones no dan malo, pero aún es pronto para saberlo".

Por Candanchú han pasado este fin de semana 11.000 esquiadores, "una cifra muy buena para la estación que cierra un fin de semana redondo", apuntó su director Pere Gómez. Por poco no se ha alcanzado la cifra de la anterior campaña, que en un día pasaron por la estación 6.100 personas. "Han sido dos días espectaculares, ya que además de la nieve, los usuarios han podido disfrutar de actividades como la música, el ‘freestyle’ o el voleibol en la nieve", añadió. Y la situación podría mejorar de cara al próximo fin de semana "porque podría nevar el jueves", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión