Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Antonio Cosculluela: "No voy a renunciar a la alcaldía de Barbastro"

El presidente de las Cortes y secretario general del PSOE-Huesca rechaza dejar el cargo, como dijo en junio, y afirma que es por respeto y para no defraudar a sus vecinos.

Antonio Cosculluela, presidente de las Cortes de Aragón.
Antonio Cosculluela, presidente de las Cortes de Aragón.
Asier Alcorta

-La acumulación del cargo de presidente de las Cortes y de alcalde Barbastro ha suscitado polémica, ¿por qué no ha renunciado ya a la alcaldía, como anunció al ser elegido al frente del Parlamento de Aragón?

-Yo no me comprometí. Dije que los ciudadanos de Barbastro se merecen el máximo respeto, porque yo concurrí a las elecciones locales del 24 de mayo y anuncié que mi interés era quedarme en la ciudad y desarrollar mi actividad municipal. Mi partido me pidió que encabezara la lista a las Cortes por Huesca, tras 16 años de presidir la DPH, y yo accedí sin pretensión de presidir el Parlamento. Tengo un compromiso con mis vecinos de Barbastro y eso lo he trasladado siempre.

-Por concretar, ¿va a dejar la alcaldía, sí o no?

-En un futuro no lo sé, pero en estos momentos no lo haré. Insisto en que no voy a defraudar a mis vecinos ni a incumplir el compromiso que adquirí con ellos. Son dos cargos compatibles desde todos los puntos de vista, incluido el jurídico. Reitero que durante 16 años he ejercido de presidente de la Diputación de Huesca y de alcalde Barbastro, y de cómo ha sido la gestión en ambas instituciones nadie puede dudar y los resultados lo dejan claro.

-¿Y si se lo reclama el presidente Javier Lambán o el propio partido que la pasada legislatura se mostraron en contra de la acumulación de cargos?

-En primer lugar hay que distinguir entre ejercer dos cargos compatibles y acumular dos sueldos públicos. Nunca he recibido una retribución del Ayuntamiento de Barbastro, por pequeña que sea. Más bien todo lo contrario. Yo pertenezco a la federación aragonesa del PSOE y a la altoaragonesa que son las que me solicitaron encabezar la lista. Tomaré la decisión en cada momento que deba tomar.

-¿Y si eso afecta para que salgan adelante iniciativas del PSOE e incluso del Gobierno?

-Si la gobernabilidad de Aragón pasa porque yo sea o no alcalde Barbastro, algo no entiendo. Eso es que nos hemos vueltos locos. No hay que confundir ejercer dos cargos con cobrar de dos instituciones. A mí me supone más tiempo de dedicación, incluidos los fines de semana. Si yo entendiera que estoy perjudicando los intereses de mi ciudad o del Parlamento, lo tendría claro, pero no es así y no he dejado de atender nada en una u otra institución.

-¿En algún momento, el presidente Javier Lambán o alguien dentro del partido le han exigido expresamente que deje la alcaldía o la presidencia parlamentaria? ¿Cree que su decisión puede generar tensiones internas en el PSOE?

-No, y espero que no sea así. Eso sería darme mucha más importancia que la que tengo. Yo soy un diputado al que le ha sobrevenido el cargo de presidente.

-Pero es la presidencia de las Cortes de Aragón, el segundo cargo de la Comunidad.

-Es verdad que desde el punto de vista institucional es una representación de alto nivel, pero en esta Cámara hay muchos parlamentarios con enormes responsabilidades, como presidencias de comisión, portavocías o ponencias, que tienen también otras actividades políticas en diferentes ámbitos institucionales. Y todos atienden muy bien su trabajo y sus responsabilidades.

-¿No es contradictoria la duplicidad de cargos y propugnar reformas -del reglamento como una medida de regeneración?

-Yo propuse como un reto reformar el reglamento con el objetivo de que los grupos aceleren sus propuestas. Una vez impulsada por la presidencia y la Mesa, corresponde a los grupos elaborar esa reforma, que a mí me gustaría que fuera rápida y estuviera lista en este periodo próximo de sesiones. Sobre la regeneración hay una reflexión que traslado: no sé qué pensarían mis vecinos si a los siete meses de salir elegido alcalde me voy. Alguno, me vote o no, puede pensar que los dejo tirados porque tengo un mejor y más cómodo sillón. Eso sí que genera desafección ciudadana hacia la política. Por eso pido el tiempo suficiente para hacerlo con normalidad y con respeto. Siempre se asocia la duplicidad de cargos a doble remuneración económica, cosa que no sucede ni sucederá nunca por mi parte.

-¿Esa reforma del reglamento en qué dirección tiene que ir?

-Sería deseable agilizar el funcionamiento y mejorar los cauces de participación de los ciudadanos. Es decir, facilitar la iniciativa legislativa popular. También hay que potenciar la aportación de las entidades locales. Porque a veces se hacen leyes que afecta a ayuntamientos y comarcas sin contar con el territorio y sin tener claro cómo afectan. El objetivo es darles voz a todos. El Parlamento tiene que abrirse, escuchar más y modificar algunas cosas. No se trata de legislar mucho sino de hacerlo mejor.

-El actual Parlamento está muy fraccionado. ¿Eso le da más protagonismo y más actividad que en legislaturas anteriores?

-Es evidente. Los que estamos en la Cámara por primera vez nos damos cuenta de la intensidad y de la carga de trabajo que se lleva en el Parlamento, bastante mayor de lo que se aprecia desde fuera. Es verdad que en esta legislatura, las Cortes han tomado más protagonismo, pero tenemos que hacer más esfuerzo para que el trabajo de los diputados sea más visible. Ahora como no hay mayoría cerradas de gobierno y hay más pluralidad es necesario trabajar más los acuerdos y buscar los consensos, pero eso en definitiva es enriquecedor y lo que han decidido los aragoneses.

-Si el reglamento sigue bloqueado, ¿por qué las Cortes no publican igual los bienes y el patrimonio de los diputados como hacen otras instituciones e incluso la mayoría de los partidos?

-Esa es una exigencia que tenemos que hacer. Debería ser de obligado cumplimiento. Los cargos públicos del PSOE ya lo hacemos en la web del partido, como también otros grupos, pero tendría que estar también las declaraciones de todos los diputados en la de las Cortes. Si la reforma del reglamento se retrasa, habrá que buscar alguna forma y manera de trasladar esos datos al conocimiento de los ciudadanos, mucho más por la transparencia que nos exigen en estos momentos. Por mi parte no hay ningún problema para que se hiciera de inmediato.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión