Despliega el menú
Aragón

Las estaciones del Pirineo esperan un animado final de la campaña de Navidad

?La bajada de las temperaturas permite fabricar nieve en los complejos de esquí aragoneses y la previsión meteorológica anuncia nevadas para los próximos días.

Cañones de innivación funcionando ayer en la estación turolense de Aramón-Valdelinares.
Cañones de innivación funcionando ayer en la estación turolense de Aramón-Valdelinares.
Aramón

Las previsiones meteorológicas se están cumpliendo y la nieve y el frío han llegado a las estaciones de esquí del Pirineo aragonés, donde no nevaba desde hacía casi 40 días. Las precipitaciones que empezaron a caer el sábado por la mañana continúan, lo que sumado a la actividad de los cañones de innivación ha incrementado el dominio esquiables, que suma ya 154 kilómetros.

Los frentes fríos se sucederán en los próximos tres días, lo que augura un buen final para la campaña de Navidad. De hecho, la nieve ya caía anoche en el norte de Huesca y la DGT alertó a los conductores de pavimento deslizantes en las carreteras A-136, en el Portalet, y A-2606, a la altura de Baños de Panticosa.

Durante buena parte de la jornada de ayer estuvo nevando en estaciones como la de Aramón Formigal-Panticosa, con 20 remontes y 38 pistas en funcionamiento, cuatro más que el sábado. La nieve recién caída permitió disfrutar a los aficionados que se acercaron hasta el complejo invernal e incrementó de 33 a 42 los kilómetros para el esquí. También aumentaron los espesores, 20 y 45 cm de calidad polvo.

En Aramón-Cerler también se vivió un buen día de esquí con temperaturas frescas y un gran ambiente. Gabriel Mur, director de la estación, explicó que la noche del sábado al domingo fue muy fría. De hecho, el termómetro llegó a 7 grados bajo cero en la cota más alta, "así que hemos podido fabricar mucha nieve y la estación nos ha quedado fantástica". El centro invernal de la Ribargoza mantiene 14 remontes y 18 pistas abiertas, con 23 kilómetros para el esquí y espesores de 20 a 45 cm de nieve polvo.

Ayer por la mañana continuaba nevando. Aunque las precipitaciones no eran muy fuertes, los copos se depositaban sobre las pistas para mejorar su calidad. Y la previsión para los próximos días es la misma. Este cambio propició que "desde que el viernes por la tarde pusimos los cañones en marcha no hemos parado", comentó Mur. Para el caso de que las nevadas se intensificaran, en el complejo están preparando la zona del Rincón de Cielo (cota 2.322) y Basibé (2.723).

El director de Aramón-Cerler se mostraba optimista respecto a la recta final de las fiestas. Según dijo, el sábado fue "el mejor día de la Navidad". "La estación está abierta y a tope y el valle está muy animado".

En la zona del Aragón, la noche del sábado al domingo fue muy fría, con temperaturas entre -3 y -5 grados. "Hemos estado fabricando nieve en todas las pistas y ha nevado unos cinco centímetros", comentó Andrés Pita, director comercial de Astún. Ayer por la mañana continuaba nevando débilmente. La estación ofrece 8 remontes y 23 pistas con 21 kilómetros esquiables y espesores de 15 a 30 cm de nieve polvo.

La previsión indica que en esta zona continuarán las precipitaciones níveas durante las próximas tres jornadas. Con estas y con la actividad de los cañones "espero que en los próximos días podamos abrir las cintas de abajo y los telesquíes de Sarrios, pero depende la nieve que podamos fabricar". Ahora, las bajas temperaturas nocturnas permiten seguir con la innivación.

Frío en Teruel

El termómetro también cayó en Teruel, lo que posibilitó poner los cañones en marcha para mejorar la calidad de las pistas de Aramón-Valdelinares. La estación tenía ayer 6,8 kilómetros, con 6 remontes y 4 pistas funcionando y espesores de 10 a 20 cm. Javalambre, en la misma provincia e integrada igualmente en el ‘holding’ aragonés de la nieve, continúa cerrada pero anteanoche se pusieron en marcha los cañones y se espera que puedan reabrir el fin de semana que viene.

Etiquetas
Comentarios