Despliega el menú
Aragón

El Gobierno ejecutará con recursos propios las depuradoras de los municipios

Según el acuerdo adoptado se plantea estudiar con detalle la situación en cada municipio.

Las depuradoras de Castelserás, Mas de las Matas, La Iglesuela del Cid, Cantavieja, Castellote, Maella, Valdealgorfa, Calaceite, Mazaleón y Nonaspe serán proyectadas y ejecutadas con recursos propios de la Administración autonómica y no mediante la fórmula de concesiones de obra pública.

El Consejo de Gobierno ha autorizado este martes al consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, en su calidad de presidente del Instituto Aragonés del Agua (IAA), a iniciar los procedimientos para renunciar a la celebración de contratos de concesión de la obras de las citadas depuradoras.

Concretamente, se renunciará a la redacción de proyectos, construcción y explotación de las actuaciones incluidas en las zonas 10-B y 10-C, donde están los citados municipios, del Plan Especial de Depuración de Aguas Residuales de Aragón.

El sistema de concesión se adoptó con el establecimiento del plan de depuración en 2004, pero se reveló ineficaz con la crisis y las consecuentes dificultades para encontrar financiación por parte de las empresas contratistas y de la propia Administración, además de generar contestación social.

En la denominada Zona 10, el concesionario redactó y entregó la totalidad de los proyectos constructivos pero no ejecutó ninguna obra, por lo que en septiembre de 2012 se rescindió el contrato, ha recordado en un comunicado el Ejecutivo.

Posteriormente, con el objetivo de optimizar la construcción y la explotación de las depuradoras, esta zona se dividió en tres áreas: 10-A (cuyas obras se encuentran en ejecución) 10-B y 10-C.

El Gobierno de Aragón decidió replantear el procedimiento de contratación y analizar la situación para priorizar los proyectos y su ejecución en función de su necesidad y de la disponibilidad presupuestaria, además de la necesaria participación ciudadana a través del procedimiento de revisión del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración (PASD).

Según el acuerdo adoptado este martes, se plantea estudiar con mayor detalle la situación en cada municipio y arbitrar las fórmulas más ajustadas a la realidad poblacional, física y económica de los problemas que estamos obligados a resolver desde nuestro ámbito de competencia.

Etiquetas
Comentarios