Despliega el menú
Aragón

Los impuestos y los roces con la DGA tensan de nuevo la relación entre ZEC y el PSOE

El pleno pide a Lambán 25 millones para la ley de Capitalidad y que no gire aún el impuesto del agua.Reproches entre las fuerzas de la izquierda a las puertas del inicio de la negociación del presupuesto.

El concejal de Economía, Fernando Rivarés, dialoga con el edil del PSOE Javier Trívez.
El concejal de Economía, Fernando Rivarés, dialoga con el portavoz adjunto del PSOE, Javier Trívez. g. mestre
g. mestre

El último pleno del año sirvió para confirmar que la relación entre Zaragoza en Común y el PSOE no es fácil de reconducir. Ya sin las elecciones generales como elemento distorsionador, la sesión estuvo trufada de reproches entre las fuerzas que propiciaron la investidura del alcalde Santisteve, con dos elementos centrales: la aprobación definitiva de las ordenanzas fiscales –en las que los socialistas volvieron a unir sus votos a PP y Ciudadanos– y las relaciones del Ayuntamiento con el Ejecutivo PSOE-CHA del Pignatelli –al que el pleno municipal mandó ayer varios mensajes–.

Todo ello a solo unos días de que empiece la negociación del primer presupuesto de Zaragoza en Común, ya que el Gobierno municipal tiene previsto aprobar la semana que viene su borrador, y a continuación comenzará a hablar con la oposición para buscar los ansiados 16 votos. Unos apoyos que, como se confirmó ayer, no ha logrado con las tasas e impuestos. PP, PSOE y Ciudadanos impusieron un proyecto de ordenanzas fiscales a ZEC que permitirá al Ayuntamiento recaudar 3,5 millones de euros más que el año pasado, pero muy lejos de las previsiones del Gobierno.

El concejal de Economía, Fernando Rivarés, dijo que los impuestos se aprueban "en contra del Gobierno", y que el proyecto fiscal "es malo para Zaragoza" e "impide recaudar más a quienes más tienen". El portavoz adjunto del PSOE, Javier Trívez, fue duro con ZEC, al que acusó de crear con las ordenanzas "un proceso de confusión interesada", de "hacer política de la mala con el bolsillo de los ciudadanos" y de lanzar "medias verdades y mentiras completas". Y avisó: "En 2015 ha habido presupuesto, en 2016 está por ver".

El portavoz adjunto del PP, Jorge Azcón, recordó a ZEC la responsabilidad que IU tuvo en el actual presupuesto, así como en el efecto que el ‘catastrazo’ tuvo en el IBI. "Las ordenanzas son fruto del fracaso de la capacidad de diálogo del Gobierno", señaló. Sara Fernández (Ciudadanos) dijo que han tratado de buscar "lo mejor para los zaragozanos y para el tejido productivo", mientras que Carmelo Asensio (CHA) criticó el acuerdo PP-PSOE-C’s porque los ingresos serán "insuficientes". Además, avanzó que harán al Gobierno una propuesta "imprescindible" para aprobar el presupuesto, con la que se bonifiquen los gastos en la vivienda, para paliar las subidas del IBI en hogares de bajo valor catastral.

Además, el pleno lanzó ayer un par de ‘recados’ al Gobierno de Aragón. Para empezar, ZEC votó con el PP una moción popular con la que se pide que la DGA –y la DPZ– incluya en su presupuesto al menos 25 millones para el Ayuntamiento en concepto de Capitalidad. El alcalde, Pedro Santisteve, pidió al PSOE "pensar menos en las siglas y más en la ciudad" en una cuestión que considera "clave" para Zaragoza.

Además, el pleno aprobó, con los votos de PP, ZEC y CHA, una moción de urgencia presentada por ZEC para que el Gobierno de Aragón inste a las Cortes a rechazar el Impuesto de Contaminación de Aguas que quiere aplicar en la capital. Este asunto, que Zaragoza podría llevar a los tribunales, se ha convertido en el nuevo foco de conflicto entre la plaza del Pilar y el Pignatelli.

Etiquetas
Comentarios