Despliega el menú
Aragón

Las vacaciones escolares de Navidad más largas en años ponen a prueba la conciliación

El calendario escolar establece 18 días de fiesta más un festivo este curso, lo que supone tres jornadas más que en 2014. Los padres piden nuevas aperturas de centros, mientras los sindicatos sugieren una organización "más equilibrada".

Grupos de alumnos, la pasada semana, disfrutando del ambiente navideño en la plaza del Pilar.
Grupos de alumnos, la pasada semana, disfrutando del ambiente navideño en la plaza del Pilar.
Oliver Duch

La Navidad es época de paz, familia y fiesta. Y, este año, para los escolares aragoneses, más de la habitual. Desde mañana, disfrutarán 19 jornadas libres –18 de vacaciones, a las que se suma el 8 de enero como día festivo para hacer puente–, hasta su retorno a las aulas el próximo día 11. Un tiempo mayor de lo acostumbrado –en 2014, fueron 16 días–, que pone en aprietos a sus padres por la dificultad en la conciliación.

El Gobierno de Aragón ultima a estas horas qué centros participarán en el programa Abierto por Vacaciones, al que están suscritos 112 colegios de Aragón (73 en Zaragoza, 22 en Huesca y 17 en Teruel). No todos ellos abrirán estas fechas, ya que son los mismos centros los que deciden en qué temporada festiva se suscriben al plan: Semana Santa, Verano, Navidad... o, incluso, dos de ellas o las tres.

De la dificultad que se encuentran los padres habla el auge de los campamentos urbanos. Por ejemplo, la empresa SEI, que organiza actividades para un público de entre 3 y 14 años, organiza este año un campus multideporte en el Club Deportivo Santiago, de 8.00 a 17.00, con dos grupos ya cerrados. "Otros años ha sido más difícil cubrir plazas, pero entendemos que no todos los padres tienen facilidad para tener vacaciones. Además, muchos prefieren que sus hijos estén en contacto con más niños en vez de estar tanto tiempo en casa o con los abuelos", explica Sergio Samatán, coordinador de actividades de SEI.

Esta misma opinión la comparten en EsCiencia, empresa de divulgación científica que oferta campamentos urbanos en diferentes puntos de la Comunidad. Esta Navidad, en Zaragoza programan un campus que mezcla ciencia y arte en el Museo Pablo Serrano de Zaragoza, otro de cocina en el Joaquín Roncal para alumnos de entre 10 y 16 años y otro que combina superhéroes con experimentos en el Centro de Ibercaja de Huesca. "En esta ocasión, hemos aumentado plazas, porque en Semana Santa nos quedamos justos. Los padres lo agradecen, porque a las 8.00 ya recogemos niños y, además, pueden comer aquí", informa Lorea Pérez, de Comunicación de EsCiencia.

Asociaciones de padres y sindicatos concuerdan en que el calendario general, y el escolar en particular, han decidido que estas vacaciones fueran más largas. Y aunque no tienen excesivas quejas, sí apuntan mejoras o sugerencias para otros cursos. Desde Fapar, que agrupa a los padres de la pública, consideran que la apertura de centros ha funcionado muy bien en el pasado, por lo que solicitan que se extienda, con una mayor subvención. "Para familias con problemas de conciliación, es bueno ofrecer el espacio del cole a un precio razonable", declaró ayer Flor Miguel, presidenta de Fapar.

Por su parte, Fecaparagón ha recibido bien este calendario. "Que haya tiempo después de los Reyes nos encanta y creemos que están bien repartidos los días. El problema de este calendario está, para nosotros, en la distribución de la jornada continuada en junio y septiembre", comentó su presidente, Miguel Ángel García Vera.

Tampoco los sindicatos ponen especiales peros a este largo periodo vacacional, que no causó problemas cuando se negoció con la comunidad educativa. De hecho, se mantienen los 175 días lectivos, aunque su reparto varíe en función de cómo caen los días festivos. Sin embargo, las organizaciones sindicales sí sugieren trabajar en una nueva distribución. "Este año, las fechas caían así y, al final, los días son los mismos, pero habría que buscar un calendario más equilibrado", opina Javier García, de CSIF. Igualmente, Gloria Pardillos, de UGT, cree que en ocasiones un fin de semana situado cerca de un festivo obliga a empezar las clases más tarde. "Es una cuestión casual, el conflicto está en que quizá son demasiado largos los periodos seguidos de vacaciones y, luego, muy seguidos también los lectivos. Quizá sería mejor un calendario tipo francés, más equilibrado, pero no es posible si la distribución sigue vinculada a festividades religiosas", indica. En este sentido, los sindicatos asturianos han propuesto de forma unánime en su Comunidad un cambio de modelo que rompe con el calendario tradicional y establece repartir las vacaciones en cinco periodos.

Etiquetas
Comentarios