Despliega el menú
Aragón

Los superordenadores y laboratorios para acercar la ciencia a la sociedad llegan a Etopia

Zaragoza será desde marzo un referente mundial en experimentos colaborativos.

Fermín Serrano (Ibercivis), Javier Galán, Francisco Sanz y David Íñiguez.
Fermín Serrano (Ibercivis), Javier Galán, Francisco Sanz y David Íñiguez.
Francisco Jiménez

Hay un científico en cada persona y cada persona es materia prima para la Ciencia. Esa es la piedra sobre la que se va a sustentar un proyecto que afianzará a Zaragoza como una de las sedes de la investigacióncon ciudadanos a nivel mundial. Y el epicentro estará en Etopia.

Los investigadores del Bifi (el instituto de la Universidad de Zaragoza dedicado a la Biocomputación y los Sistemas Complejos) han sido el germen de esta revolución. En el año 2011, lograron hacerse con dos millones de euros de fondos Feder (europeos) para el proyecto. La cantidad se financia al 50% por Europa y por el Gobierno de Aragón y se invertirá en dotar del mejor equipamiento al proyecto para impulsar hasta siete líneas de investigación.

La mayor parte (1,5 millones) se ha destinado a comprar dos supercomputadores que, por cuestiones logísticas, se ubicarán en el campus RíoEbro, pero que darán servicio a los experimentos ciudadanos de Etopia. Pero no solo a ellos.

"Cuando empiece el año queremos ofrecer esta tecnología a las pequeñas empresas de Aragón, para las que todo este potencial podría ser muy valioso", explica David Iñiguez, investigador Araid que trabaja en el Bifi, y que es uno de los coordinadores responsables de este proyecto. El ordenador más potente tiene 4.000 nodos (es cuatro veces más potente que el archiconocido Janus) y será una joya para realizar grandes ecuaciones y analizar enormes conjuntos de datos (‘Big Data’). A las empresas se dedicará el segundo ordenador, que trabajará en la Nube (Cloud). Los dos se acaban de instalar.Mudanza hacia el futuro

Pero la parte que convertirá a los aragoneses en auténticos vectores del avance científico se está montando ya en Etopia con el objetivo de que pueda estar funcionando en marzo. Decenas de cajas esperan su momento para participar en una mudanza hacia el futuro cargadas de prismáticos astronómicos, microscopios, herramientas para la simulación 3D, altavoces holosónicos, arduinos y kits de prototipado, robots programables, sensores y visión de última tecnología. También habrá ordenadores, impresora y escáneres 3D, cortadoras láser, fresadoras y osciloscopios. En total, se han invertido 500.000 euros en equipamiento.

A lo largo de las próximas semanas, se irán distribuyendo en tres laboratorios bien diferenciados. El primero estará centrado en la ciencia ciudadana, y podrán interactuar en él los propios científicos y los voluntarios que quieran participar en experimentos participativos organizados por el Bifi o la Fundación Ibercivis.

También estará equipado para que quienes lo deseen puedan hacer investigaciones ‘amateur’ (teniendo contacto directo con referentes en esa materia), para chavales que estén desarrollando proyectos en sus centros de estudio y para pymes que quieran hacer prototipos o avanzar en nuevas líneas y diseños. Esta es la continuación natural del proyecto ‘Remix’, activo en Etopia hasta hace muy poco, y se dotará, además, de una cueva de proyección y una zona infantil. Francisco Sanz, investigador del Bifi, y Fermín Serrano, vinculado a la Fundación Ibercivis, insisten en el potencial de hacer ciencia con una tecnología tan puntera y la colaboración ciudadana. "Esto va a ser como una biblioteca del futuro, en la que el conocimiento y el saber se comparten de una forma muy diferente a la tradicional", explican.

El segundo laboratorio estará centrado en la fabricación y prototipado y tendrá laboratorios (por ejemplo, uno de biología) y material muy específico que también estará al servicio de los ciudadanos. "Por ejemplo, si un grupo de estudiantes quieren analizar la calidad del agua de varios ríos, podrán usar estas instalaciones", explican.

El tercer espacio, muy vinculado al arte y la creación, contará con la máxima tecnología en proyección audiovisual e incluso es posible que se den las condiciones para volar y probar drones.

La Universidad de Zaragoza aportará 60.000 euros al año para becar a investigadores en formación y el Ayuntamiento de Zaragoza pondrá otros 60.000 para nóminas y ayuda a estudiantes.

Etiquetas
Comentarios