Despliega el menú
Aragón

Un estudio identifica las humedades como el principal problema de la colegiata

Presentado en Caspe un diagnóstico del estado actual del edificio, paso previo a la redacción de un plan director.

Una de las zonas del templo afectadas por las humedades.
Una de las zonas del templo afectadas por las humedades.
Mª Carmen Ribó

"La colegiata de Caspe está bien, desde el punto de vista de estabilidad, con algunas grietas fáciles de corregir, pero, sobre todo, tiene problemas de humedad, tanto capilares y de condensación, como filtraciones". Esta es la principal conclusión del informe-diagnóstico del monumento que presentaron ayer por la tarde en el Castillo del Compromiso sus autores, profesores de la Universidad Politécnica de Madrid.

Un estudio que revela la ‘salud’ de un edificio en el que, a lo largo de su historia, "se han ido añadiendo distintos espacios" y que ha soportado también "varias intervenciones en las cubiertas". El catedrático Juan Monjo Carrió indicó que "hemos estudiado la humedad que existe en el templo, que es uno de los principales problemas", por la existencia de "un pozo en el este y oeste de su subsuelo donde incluso se ve el nivel del agua". Además, ha padecido "filtraciones continuadas a lo largo de los siglos" que, a pesar de los arreglos que se han realizado, "aún persisten".

En el acto que se celebró en el salón del trono del castillo, y en el que participaron Rosa Bustamante y Pilar Rodríguez, profesoras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, se puso de manifiesto las deficiencias que existen también por las humedades por condensación en las cubiertas y en la parte superior de los muros.

Para elaborar este informe han realizado distintas pruebas y análisis, como un estudio termográfico, con cámaras que miden las diferencias de temperatura, y otro geotécnico. 

El alcalde de Caspe, Jesús Senante, recordó ayer que el ayuntamiento solicitó a la Agencia de Planeamiento de la Diputación de Zaragoza la redacción del plan director de restauración de la colegiata de Santa María la Mayor, para poder ejecutar posteriormente las actuaciones en este edificio. Como cuestión previa, se requirió el diagnóstico constructivo que se dio a conocer ayer en la población zaragozana, y que ha estado financiado, tal y como señaló el alcalde, por la Diputación Provincial de Zaragoza, que ha aportado el 70%, y por el ayuntamiento, que se ha hecho cargo del 30% restante.

"Es fundamental –insistió Senante– identificar correctamente los problemas que sufre para saber dónde tenemos que actuar". Al mismo tiempo, el responsable local destacó la importancia del plan director para recuperar "un edificio que está en una situación delicada". Según subrayó, "está declarado monumento nacional" por su importancia histórica, ya que en su interior se celebró, en 1412, la misa de proclamación del Compromiso de Caspe.Intervención completa

Los profesores universitarios, autores del informe, dieron a conocer también una serie de propuestas para paliar los desperfectos estructurales del templo. Juan Monjo destacó que estas medidas estarán pendientes de un proyecto concreto para acometer la mejora del monumento.

En su opinión, las acciones irían encaminadas a paliar todos los tipos de humedades que afectan a la colegiata, con una cámara ventilada, mejoras en la cubierta o armarios de electroósmosis inalámbrica para reducir, por medio de ondas, la entrada de agua. También plantean una limpieza del templo, "afectado por sales, plantas y organismos".

Etiquetas
Comentarios