Despliega el menú
Aragón

El Papa llama a que se depongan las armas en todo el mundo

Visita un campo de refugiados en la República Centroafricana.

Francisco sonríe a una madre y su bebé, ayer en Bangui (República Centroafricana) .
El Papa llama a que se depongan las armas en todo el mundo
daniel dal zennaro/efe

El papa Francisco hizo ayer un llamamiento a "todos los que empuñan injustamente las armas de este mundo" para que depongan "estos instrumentos de muerte".

"Ármense más bien con la justicia, el amor y la misericordia, garantías auténticas de la paz", dijo durante la homilía de la misa oficiada en la catedral de Bangui, capital de la República Centroafricana y última escala de su viaje por tres países de África.

Antes de la misa, el pontífice había declarado el inicio anticipado del Jubileo de la Misericordia en la República Centroafricana con la apertura de la ‘puerta santa’ de la catedral de Bangui, un gesto en favor de la paz para un país inmerso desde hace dos años en un conflicto entre cristianos y musulmanes que ha dejado miles de muertos. Se espera que la visita del Papa permita rebajar la tensión entre musulmanes y cristianos a fin de lograr las condiciones de seguridad necesarias para celebrar las elecciones presidenciales previstas para el próximo 27 de diciembre.Campamento de desplazados

Francisco visitó un campo de desplazados internos en Bangui, donde los residentes celebraron su llegada como un presagio de "paz y reconciliación". El Pontífice fue recibido con entusiasmo en uno de los numerosos recintos de Bangui que acogen a parte de las 440.000 personas que se han visto forzadas a abandonar sus hogares pero que han permanecido en el país. "Bienvenido, papa Francisco. Estamos muy honrados por su visita. Ha venido a compartir nuestra alegría y nuestra pena. Que su visita a la República Centroafricana aporte la paz, la reconciliación y la felicidad en todo el país", declaró una mujer en nombre de los residentes del campo.

Cerca de 40.000 personas viven hacinadas allí desde el estallido de violencia entre los Séléka, rebeldes musulmanes que llegaron al poder en marzo de 2013 por un golpe de Estado, y las milicias cristianas que comenzaron a perseguir y asesinar musulmanes en represalia.

Etiquetas
Comentarios